The 3rd Birthday, vuelta de tuerca al género del “survival horror”

Escrito por Ángel Fran
Consolas
0

Nos encontramos ante el nuevo capítulo de Parasite Eve, en una historia situada en la Nueva York del 2012, y una mujer como la única esperanza de la humanidad en su lucha por la supervivencia contra los “Twisted”, “los torcidos”.


Resident Evil popularizó el “survival horror“, un género donde normalmente los zombies y otro tipo de monstruos son creados por las malas prácticas de empresas multinacionales con pocos escrúpulos. Ha influido enormemente en sagas como Parasite Eve, desarrollada por el equipo de Square Enix que participó en producciones como Final Fantasy XIII y Kingdom Hearts. En esta ocasión, Parasite Eve presenta su tercer capítulo en exclusiva para la PSP. Su argumento nos conduce a la ciudad de Nueva York devastada por extrañas criaturas denominadas “twisted” cuya traducción al castellano sería los” torcidos”, con ese nombre ya nos podemos imaginar a qué tipo de criaturas nos tenemos que enfocar.

Para combatirlos, se ha creado un equipo de investigación llamado CTI. Aya Brea es la protagonista de la historia y el miembro más útil del equipo, gracias a que es la única agente compatible con el sistema overdive, que permite realizar misiones para averiguar información sobre los twisted y enfrentarse a ellos.

Parasite Eve combina lo mejor del genero del survival horror, junto con la acción 3D y los juegos de rol. Esto permite crear un personaje a medida que se desarrolle en una historia llena de giros y que huye del clásico concepto de “mata mata” sin que aporte nada más.

Pero a la hora de la acción, The 3rd Birthday no tiene nada que envidiar a otros shooters para PSP en cuanto a gráficos y física de movimiento. Casi pone al límite la potencia de la portátil de Sony y ofrece escenas intensas y llenas de acción. Pero no olvides que no hay que disparar sin más, pues la estrategia en el combate y la mejora del equipo y las armas serán imprescindibles para poder sobrevivir.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios