The Elder Scrolls V Skyrim a fondo : Regreso al mítico mundo de Tamriel

Escrito por Redacción
Juegos
0

Bethesda ha presentado las primeras imágenes jugables de la próxima entrega de su gran saga, uno de los referentes del género rol de acción. Escenarios perfectos, música sublime y una ambientación magnífica pueden hacer de The Elder Scrolls V un juego que supere las expectativas creadas tras el éxito de su predecesor. ¿El juego de rol por excelencia de los próximos años? A tenor de lo visto, parece tener muchas papeletas.


Cuando uno alcanza la cima, ya sólo le queda descender. Y Bethesda GS, con la cuarta entrega de su más famosa producción, The Elder Scrolls, a la que subtituló Oblivion, parecía que había alcanzado su cima en el género de los juegos de rol. Era 2006 y aún hoy resuenan los ecos de Cyrodiil. Pero llegó la hora de despedirse de aquél, porque la compañía nos va abriendo poco a poco el apetito ante el cada vez más cercano lanzamiento de la quinta entrega: The Elder Scrolls V: Skyrim, llamado a ser el juego de rol no de este año, sino quizá de toda una generación. Bethesda sigue escalando.

La expectación por el nuevo título dio un salto cualitativo cuando el pasado mes Bethesda hizo público el primer tráiler de Skyrim, dejándonos a todos con la boca abierta y con ganas de adelantar el tiempo para ese 11 de noviembre que ya muchos han marcado en su calendario, incluso algunos no tan aficionados al género de rol. Y ahora, la compañía ha hecho una primera presentación de la joya de su corona: en ella se han mostrado los primeros minutos jugables de Skyrim. ¿Y cómo definir las impresiones creadas por esas imágenes? Vayamos por partes.

En primer lugar, la puesta en escena es sencillamente espectacular, no recordando un nivel similar en otro título. Los escenarios son increíbles, la música es envolvente, los fenómenos naturales inigualables, y así un largo etcétera. Me explico. En primer lugar, la recreación del paisaje es casi perfecta pasando de la espectacularidad de elevadas montañas y encantadores ríos y bosques, al realismo casi palpable de la aldea que se dejó ver en la presentación. A ello le acompaña una banda sonora espectacular, tanto por los logrados efectos sonoros de la naturaleza (agua corriente, sonidos producidos por los animales y por el viento, etc.) como por una música increíble, que acompaña de manera majestuosa a la puesta en escena y al propio desarrollo del juego, adaptándose a las diferentes situaciones del juego, y logrando así meternos aún más si cabe en el juego. Finalmente la visualización de los efectos naturales es otro de los puntos fuertes de un juego, recordemos, que aún no está acabado: hay que subrayar el nivel de realismo que adquiere la nieve, y cómo poco a poco el camino se va cubriendo del blanco manto de un modo que roza la perfección; así como el realismo del polvo transportado por el viento dentro del primer templo al que nos asomamos. Una ambientación, en definitiva, sin paragón alguno.

El escenario por tanto, inmejorable; de la historia, apenas se ha podido conocer algo. En primer lugar, los protagonistas, que en esta ocasión serán los nórdicos, ya presentes, aunque en a nivel secundario, en la entrega anterior: seremos un Dovahkiin, y gracias a que por nuestras venas corre sangre de dragón, podremos entender el lenguaje de estas míticas criaturas; algo esencial, pues los dragones tendrán un papel fundamental a lo largo de la historia del juego, y cuyo primer ejemplar se pudo ver custodiando ese primer templo. De nuevo, espectacular. El inicio del argumento es similar al de Oblivion, pero en lugar de escapar de una cárcel, en esta ocasión se inicia escapando de nuestra ejecución. Por lo demás, tan sólo se pudo ver el combate con una serie de enemigos, cuyo logro es igualmente fastuoso, aunque con pequeños detalles a mejorar (algunas heridas no parecían quedar marcadas).

En cuanto a su jugabilidad destaca, en primer lugar, la mejora considerable que experimenta el juego en cuanto a la recreación en tercera persona, con respecto a Oblivion. Se ha confirmado, por otra parte, la posibilidad de elegir entre numerosas razas, aunque no se ha especificado cuáles serán. Para el desarrollo de la historia contaremos con un mapa diferente a su predecesor, pues en esta ocasión será en tres dimensiones, que nos permitirá orientarnos con mayor precisión a lo largo del escarpado paisaje. En los combates que se han visto, se ha podido intuir que en ellos será esencial la táctica y estrategia a poner en marcha para poder sobrevivir, lo que efectivamente ha sido confirmado por la compañía. Para enfrentarnos contra los numerosos enemigos que saldrá a nuestro encuentro, nuestro personaje podrá equiparse con un arma, escudo o magia en cada mano, pudiendo, por tanto contar con dos armas a la vez a nuestro antojo, por lo que la combinación de ataques posibles será muy amplia.

Hasta aquí lo que se ha podido observar de las imágenes mostradas por la Bethesda en el evento celebrado en Utah. Los resultados no pueden ser mejores, y prometen no estar a la altura, sino superar con creces las expectativas, y hacer de The Elder Scrolls V el juego de toda una generación. Queda menos, aunque la espera se antoja larga. Los incondicionales del rol ya tienen una fecha que resuena en su cabeza: 11-11-11.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios