Microsoft confirma que los usuarios de Xbox Live podrían ser víctimas de estafas online

Escrito por Redacción
Consolas
0

Microsoft tampoco se libra. La compañía acaba de comunicar su preocupación ante los numerosos casos de estafa y fraude que los usuarios están sufriendo en el canal de contenidos online de Xbox 360, Xbox Live. Un nuevo escándalo y una nueva brecha en la seguridad de su sistema.


Un duro golpe a los sistemas de seguridad. Mientras Sony intenta lidiar con un grave problema ocasionado en su servicio, PlayStation Network, Microsoft trabaja ahora por afrontar los repetidos casos de ‘pishing’ destinados a extraer información personal y bancaria de su comunidad de usuarios, en concreto, de aquellos que jugaban al Modern Warfare 2 . Desconocemos hasta que punto alcanza la magnitud de la estafa, frente a la cual, Microsoft, ya se encuentra en alerta y esforzándose por reducirla. La noticia, recogida por Europapress, muestra la preocupación de la multinacional ante la gravedad del asunto.

El ‘pishing’, que es como se conoce a cierto tipo de estafadores en la Red, hace referencia a personas que buscan cazar y pescar contraseñas, empleando técnicas de ingeniería social. Los usuarios son a menudo convencidos para que, bien para acceder a un servicio, o con la excusa de realizar algún tipo de mejora, den su contraseña en respuesta a mensajes que, frecuentemente, se identifican con el nombre de una gran compañía, en este caso, Microsoft.

Una vez más, vemos tambalearse los sistemas de seguridad que, aún siendo aparentemente cerrados e infranqueables, dejan pequeñas fisuras con el tamaño suficiente para que estos estafadores consigan sus objetivos. En el caso de Sony, el ataque al canal PlayStation Network, puede suponer un duro golpe si, más allá de los daños ocasionados por la sustracción de datos, tiene que remunerar a los clientes suscritos a PSN Plus u otros servicios de pago. Un duro revés que le ha costado duras críticas a la compañía.

Hace poco nos hacíamos eco del comunicado de Sony, respondiendo a todas las dudas y aceptando, finalmente, la gravedad del asunto. Esperemos que, por el bien de la industria y el consumidor, puedan solventar este tipo de problemas y fortalecer dichos sistemas que, con más frecuencia de la que desearíamos, ponen en entredicho su fragilidad.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios