Silent Hill Downpour : Primer contacto con el terror más oscuro

Escrito por Redacción
Juegos
0

En Gamerzona te contamos las impresiones que nos han dejado los primeros minutos de Silent Hill Downpour, el título llamado a ser el mejor survival horror de los últimos tiempos. Una sensación de terror muy lograda a través de una constante incertidumbre en una ambientación tétrica y, sobre todo, de profunda oscuridad.


¿Cuál es la clave del terror? ¿Cuál es la fórmula necesaria para crear dicha sensación a los espectadores y jugadores? Muchos optan por la sucesión de sustos, fórmula algo facilona y que, en la mayoría de los casos, asusta más por la irrupción de un ruido ensordecedor que a la propia imagen. Otros optan por la inclusión de criaturas a cada cual más repulsivas; otra receta facilona y también efectiva.

Pero sin duda, si se quiere hacer verdadero terror, simplemente lo más aconsejable es crear ambigüedad. Crear en el espectador la sensación de no saber qué sentir ante las diferentes situaciones; algo que se logra poniendo un escenario, a priori relajante o normal, pero con una ambientación que lleve a pensar que algo puede pasar…aunque luego no pase nada.

Y ésa es la fórmula de Silent Hill, o al menos la de sus mejores títulos. Y la que ha recuperado para su nueva entrega Downpour. Desde el primer minuto, esa ambigüedad nos envuelve, creándonos una sensación de estar más bien perdidos, aunque no lo suficiente para abandonar el juego, sino todo lo contrario.

Ambigüedad presente en el accidente de autocar que desencadena la historia. No nos da tiempo a saber qué fue lo que provocó el impacto que nos trasladó al maldito pueblo de Silent Hill. Ambigüedad igualmente en el propio carácter del protagonista, Murphy Pendleton, convicto que es trasladado junto a otros reos en dicho autocar, y del que no sabemos prácticamente nada: ¿Es un asesino? ¿Ha sido acusado injustamente? No lo sabemos, y con dicha incertidumbre nos meteremos en su piel para poder sobrevivir. Y ambigüedad, en definitiva en ver si estamos o no en un lugar seguro o el peligro nos acecha constantemente.

Dowpour empieza de manera espectacular, con una cinemática no muy extensa pero si muy acorde a lo que nos encontraremos posteriormente: oscuridad. Y la duda nos asalta rápidamente sobre la verdadera ética de nuestro personaje. Tras el accidente, Murphy intenta escapar, pero es sorprendido por la agente que nos custodiaba. Pero ésta tropieza y queda colgada en el aire, para finalmente precipitarse al vacío ante nuestros ojos. ¿Le hemos intentando ayudar o le hemos dejado caerse? Al principio no nos queda muy claro.

Así, plenos de incertidumbre, llegamos al primer escenario: una estación de servicio abandonada, invadida por una espesa niebla que nos va poniendo los pelos de punta para erigirse completamente cuando vemos estupefactos una silla de ruedas abandonada, pero con algo estremecedor: una de las ruedas está girando. ¡Hay alguien!

Continuando, alcanzas un teleférico que te llevará al centro del pueblo (no sé por qué diablos queremos llegar allí), pero la máquina de fichas necesarias para su funcionamiento ha sido arrancado: las huellas de su arrastre te llevan a un lugar que no parece muy alentador, pero que has de ir: un restaurante de los más repugnante. Allí encontraremos al primer personaje del pueblo, el cartero, que rápidamente nos crea una sensación algo inquietante. Ya se verá el porqué.

Dentro del restaurante llegaremos, a tientas, dada la oscuridad imperante en el juego, hasta la cocina, momento en el cual comienza a arder. Ello provoca la puesta en funcionamiento del sistema de riego que va inundando la sala y que introduce otro elemento esencial de Silent Hill Downpour: el agua.

Hasta aquí, este primer contacto con un juego que se antoja imprescindible si eres amante de este tipo de juegos. Si no quieres momentos de terror, ni se te ocurra acercarte a él.

Silent Hill Downpour tiene previsto su lanzamiento para finales de este mismo año, para PC, PlayStation 3 y Xbox 360.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios