Need for Speed the Run exhibe acción total con su demo en el Gamefest

Escrito por Redacción
Juegos
0

Otro de los juegos estrella expuestos al público en este Gamefest, es Need for Speed: the Run, que se muestra en sus versiones para PlayStation 3 y Xbox 360 a través de una demo que hemos probado Gamerzona. Las sensaciones son claras: el título apuesta por la acción al volante a velocidades supremas.


Día grande en el Gamefest 2011. El pabellón está a rebosar. Lo celebramos frente a las pantallas del Need for Speed the Run, la próxima entrega de la clásica franquicia que se está mostrando en la feria.

Comenzamos eligiendo nuestro coche, para lo cal nos ofrecen dos modelos: un elegante Porsche 911 Carrera 2 de color rojo y el expectacular Lamborghini Gallardo LP550-2 azul oscuro. Elegimos éste último.

En la demo disputaremos dos circuitos completamente diferentes uno de otro. El primero, Desert Hill, ambientado en el Death Valley National Park, situado entre los estados de California y Nevada, y próximo a la mítica ciudad de Las Vegas. Un terreno desértico y árido. El circuito no dispone de mucha dificultad en sí, tan sólo una salida brusca de la carretera a la izquierda que puede suponer un fuerte golpe a los más despistados para adentrarse en las entrañas del desierto. Una pista, pues, propia para la velocidad más pura. Nuestro objetivo, ser el primero de los diez coches del circuito. Tras algo más de tres minutos de intensa velocidad, la carrera acaba dándonos la opción de continuar. Obviamente, elegimos que sí.

Pasamos al segundo circuito, Summit, localizado en el Independence Pass de Colorado, una montaña completamente nevada que deberemos descender compitiendo contra un solo corredor. La dificultad estriba ahora en el propio terreno, no sólo por las cerradas curvas sino por los continuos obstáculos que encontramos por el camino; los peores, las rocas que no paran de precipitarse sobre la carretera. Por todo ello, es lógico que cada cierto tiempo, nuestro coche sufra espectaculares colisiones, recreadas por escenas cinemáticas que nos hacen ver cómo ha quedado nuestro coche (por contra, en las salidas de pista hacia el vacío, la imagen se corta y nos devuelve a la pista). También podremos apreciar en nuestro chasis los efectos de los diferentes golpes de menor importancia que inevitablemente sufriremos.

El coche va fluido, sin aparentes limitaciones y luciendo un potencial gráfico bastante destacable, especialmente los fondos del escenario, que es lo único apreciable con detalle (junto al coche), dada la velocidad con que pasan los diferentes objetos. La sensación de peligro durante la lluvia de rocas está muy conseguida, creando incluso la te viene a la cabeza de que el golpe es inevitable (solo salvable con un golpe de reflejos), especialmente la avalancha a la que te diriges.

En resumen, un juego que luce como se intuía, acción y velocidad pura en este arcade de conducción: saltos, derrapes más o menos controlables y nitros que nos recuerdan un estilo más parecido a Hot Pursuit que Shift. Los seguidores más clásicos de Need for Speed pueden estar tranquilos: a pesar de la inclusión de muchas escenas cinemáticas con quick time events (que en esta demo no hemos podido ver), The Run es pura y dura conducción.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios