Sonic Generations deja huella con su demo durante el Gamefest

Escrito por Redacción
Juegos
0

Sigue el festival de demos jugables en este Gamefest. En esta ocasión, hemos elegido un título que, por historia, se merece una atención especial: Sonic, que ahora regresa en portada con Generations, un sentido homenaje a los 20 años de carreras trepidantes. Y tras probarlo, también se merece un espacio por su calidad. Te contamos por qué.


Fenomenal despliegue el llevado a cabo por Sega en el homenaje que está preparando a su personaje más conocido, Sonic. Varios son los títulos inspirados en el famoso erizo que está ultimando, y muchos son los juegos de los que se puede disfrutar en este Gamefest 2011, entre ellos, la gran estrella: Sonic Generations.

El título nos llamó la atención por las impresiones dejadas a partir de los vídeos y promociones que Sega ha ido distribuyendo, pero sobre todo por la nostalgia por ver de nuevo en acción al clásico Sonic, al de toda la vida, al que protagonizó arduas disputas con el famoso fontanero de rojo.

La demo nos ofrece dos actos en cada uno de los dos escenarios propuestos: Green Hill y Scape the City. Cada uno de dichos actos nos ofrece las dos grandes variables en su jugabilidad, el tradicional 2D de izquierda a derecha (escenarios magníficamente recreados en tres dimensiones) y el novedoso 3D vertiginoso de visión frontal.

En los Actos 1 y 2 de Scape the City, avanzamos por una ciudad que nos recuerda inevitablemente (y tal como nos lo habían dicho) a la ciudad de San Francisco, repleta de rampas, e infestado de unos cuantos enemigos (no muchos). Pero no es un camino de rosas a toda velocidad. Pronto nos anuncian el gran peligro y la mayor dificultad de la pantalla: huir de un monstruoso tráiler que seguirá nuestros pasos en todo momento. Para agilizar la persecución, contaremos con una especie de tabla de snow-board con la que nos deslizaremos por el escenario.

Si nos ha gustado el modo tradicional, el de visión frontal alcanza cuotas sublimes: la velocidad se hace aún más palpable, con secuencias de saltos increibles, especialmente si eres capaz de dominarlo y apretar el botón X (versión para PS3) en el momento justo. No todo el escenario es con dicha visión, y de vez en cuando cambia a las 2D, por lo que su vuelta a la innovadora jugabilidad vuelve a engancharnos nuevamente. Otra vez, el maldito camión nos persigue, y esta vez durante un largo rato, siendo imprescindible el uso del turbo (botón cuadrado) si es que lo tienes activado (se rellena más fácilmente acabando con los enemigos)

Las sensaciones se repiten con la mítica fase Green Hill, donde volveremos a los lugares tan característicos de Sonic, aunque, esta vez, y sin ser repetitivos, de una manera nunca vista. Los saltos, ahora, son realmente increibles, como la nueva visión del clásico Green Hill. Decimos adiós a la nostalgia, y hola al futuro próximo de Sonic.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios