Polémica en torno a la violencia de Battlefield 3

Escrito por Redacción
Juegos
0

De nuevo salta la polémica en torno a un shooter de inspiración bélica. Es ahora Battlefield 3 el que ha generado la polémica, al permitir a los jugadores poder disparar a objetivos fuera del ejército enemigo; algo que gusta poco a determinados sectores. De nuevo, la búsqueda de realismo choca con la sensibilidad de la sociedad.


Videojuegos y polémica han ido siempre de la mano. La principal razón de este longevo “entendimiento” es, sin duda, alguna, la violencia con la que muchos títulos se han caracterizado e incluso hecho su principal reclamo (nunca olvidaremos el gran shock que supuso el estreno de Mortal Kombat); a ello se une el lenguaje poco adecuado que se puede oír en muchos otros títulos (¿no os viene a la cabeza Nuke Dukem). Todo ello ha tenido como consecuencia el desarrollo de numerosas agencias de rating encargadas de elaborar las clasificaciones de cada juego, convirtiéndose en muchos casos como catalizadores de dichas polémicas.

La cuestión alcanza tintes delicados cuando se trata de shooters inspirados en conflictos bélicos, especialmente si su contexto es el actual. El control sobre este tipo de juegos se hace más patente que en otro tipo de géneros, puesto que el tema de las guerras actuales es en cierta medida un tema delicado para muchos países actualmente beligerantes. Por ello, en muchas ocasiones, se nos presentan juegos que en ocasiones pierden todo realismo para presentarnos la guerra con tintes menos dramáticos de lo que es en realidad.

En un título inspirado en una guerra actual el ejército (por lo habitual Norteamericano o Europeo) del que formas parte no puede acabar con la vida de civiles (en algunos, directamente ni aparecen) como sí ocurre habitualmente en la realidad. Un aspecto que no se puede plasmar en los juegos “realistas”. Por ello hubo tanta polémica con la famosa campaña No Russian de Modern Warfare 2, en la que podías tener la posibilidad de acabar con civiles en pleno aeropuerto.

Se esgrimió entonces que dicha posibilidad podría resultar sádica, especialmente en Norteamérica, por ese hecho de poder acabar con rusos de manera indiscriminada, aunque probablemente lo que más molesto fue que se pudiera retratar la guerra tal y como es, donde la mayoría de las víctimas son civiles.

Ahora, la polémica salta al otro bando dentro de la batalla, esta vez más provechosa, entre Call of Duty y Battlefield, ya que el último objetivo de aquélla ha sido el esperado Battlefield 3 (Modern Warfare 3 tampoco se ha librado con su escenario en el Metro de Londres). La agencia de clasificación ESRB ha advertido de la violencia desatada en el próximo título de EA y DICE y de su lenguaje poco educativo: “En una secuencia, un soldado es degollado […] Las palabras “fuck” y “shit” se pueden oír con frecuencia en los diálogos”, ha subrayado la audiencia.

Pero quizá lo que mayor controversia ha suscitado es no ya la posibilidad, sino la obligación de disparar contra oficiales de policía para poder completar la misión, lo que puede herir la sensibilidad de muchos usuarios.

La cuestión se abre ahora: ¿Una guerra real o ficticia? ¿Experimentar la guerra en su lado “positivo” o de manera completa? En otras palabras, ¿realismo o autocensura?

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios