Primeras impresiones de Mass Effect 3

Escrito por Redacción
Juegos
0

Sublime, emocionante, con una fuerza narrativa extraordinaria y un sistema de combate casi perfecto. Éstos podrían ser los primeros calificativos al contactar con Mass Effect 3. Una experiencia total que logra mitigar algunos aspectos algo chirriantes que pueden surgir, especialmente al comienzo del juego. La batalla por recuperar la Tierra ya ha comenzado.


Algunos afortunados ya los tienen en sus manos. Otros, por el contrario, deberán esperar unas cuantas horas más antes de verlo en el escaparate de sus tiendas. Mass Effect 3 ya está aquí, o al menos, en una parte del globo, donde los Segadores ya han aterrizado y el Comandante Shepard ha partido rumbo a otras galaxias para reclutar un frente común contra los invasores. A estas horas muchos estarán ya intentando convencer a Salarianos y/o Krogans para que se unan a sus filas. La última aventura de Shepard ya ha comenzado.

Y, hay que se sincero, no comienza del todo bien. Para que os vayáis preparando, hemos de decir que el episodio introductorio flojea en cierta medida; o quizá sería más justo decirlo: no cumple del todo con las altísimas expectativas con que uno afronta Mass Effect 3. Sobre todo después de lo ofrecido en el tráiler Take Earth Back. No es una impresión sólo nuestra, y muchos son los portales que coinciden en que no es precisamente el mejor comienzo que uno se podía esperar.

Pero no os asustéis, no se necesitan apenas minutos para que dicha sensación se desvanezca una vez inmerso totalmente en el juego. Como ya es de sobra conocido, Mass Effect 3 comienza con la invasión de la Tierra por parte de los Segadores. No estaremos mucho tiempo en nuestro querido planeta, al menos por ahora, y ese escaso tiempo nos servirá para adquirir experiencia con los controles y el sistema de juego (algo que posteriormente será esencial).

Una vez familiarizados con ellos, y mitigado ya en parte esa primera “no tan buena” impresión, nos subimos a bordo de la nave Normandía, rumbo a otros planetas donde desarrollaremos una de los principales bases del juego: las negociaciones con otras razas. El objetivo está claro: conseguir alianzas interplanetarias para crear un Frente contra el imperialismo de los Segadores.

Quizá en este aspecto es donde radica la mayor dificultad del juego, y donde se han de exprimir todas tus habilidades. Porque no consistirá en llegar, decir un par de frases bonitas y apuntarlo en la agenda como aliados. Aquí se trata de verdadera diplomacia, intentando convencer a pueblos enteros que presten sus fuerzas e incluso, aliarse con otras razas históricamente rivales y enemigas. Porque en el Universo de Mass Effect no solo hay guerras provocadas por los Segadores. Los conflictos entre los diferentes pueblos (Salarianos, Turianos, Krogan, etc.) existen a lo largo de las galaxias, y por ello se nos exigirá un plus a la hora de convencerlos a todos (o a la mayoría) para que superen sus diferencias y unan sus fuerzas contra la mayor de las amenazas. Algo que nos ha gustado, y mucho.

Otro aspecto que nos ha deleitado de principio a fin son los combates, que es quizá dónde esta tercera entrega ha experimentado una mayor mejora, y si ya nos gustaban los de los dos primeros capítulos, con este ME3, se alcanza casi la perfección. Porque los combates adquieren en este juego un papel mucho más relevante que en los anteriores, y por ello BioWare se ha esforzado tanto en ofrecernos un sistema mucho más complejo y, sobre todo, ampliado, con muchos más movimientos y estrategias a elegir. Es una gozada ver los diferentes ataques con los que abordar a nuestro enemigo cuerpo a cuerpo, dependiendo, simplemente, la manera de presionar el botón correspondiente. Otro sobresaliente.

A medida que vamos avanzando vemos cómo nuestras habilidades van mejorando. En realidad, vamos acumulando puntos que se pueden canjear en el menú por mejoras de nuestras capacidades, con ciertos cambios con respecto a las anteriores entregas. Diferentes clases y diferentes tipos de armamentos y mejoras en nuestros trajes completan una buena parte del aspecto rol del juego.

La otra parte la constituye la exploración y las misiones secundarias; un aspecto que se ha visto reducido considerablemente con respecto a las anteriores entregas. BioWare ha concebido este Mass Effect 3 mucho más centrado en la acción y, sobre todo, en la historia principal, intentando evitar caminos paralelos que puedan complicar la resolución de la narrativa, por lo que quienes busquen un mundo muy abierto, quizá se lleven un pequeño chasco. Con esta menor cantidad de misiones secundarias se entiende parte de la constante agonía con que se vive esta tercera entrega, que nos lleva a querer encaminarnos directamente en nuestra misión, perdiendo en buena medida la pausa con que nos movíamos por los dos primeros capítulos. Pongámosle un notable

Conversaciones, acción y rol. Son los tres elementos que definen este Mass Effect 3 y que, además, te da la posibilidad, antes de comenzar, de potenciar uno de ellos, según tu particular gusto. Es decir, podrás elegir si dar a ME3 un aspecto más rol, o más cercano al shooter o, por último, darle mayor importancia al aspecto estratégico.

Si hemos de subrayar un campo donde Mass Effect 3 nos ha encandilado sobre el resto, éste es sin duda el apartado visual, donde esta tercera entrega ha mejorado sustancialmente con respecto a las anteriores, llegando incluso a losublime en cuanto a unos escenarios gigantescos y extraordinarios, que te envuelven completamente. También los movimientos (con alguna que otra pega), han visto mejorados sus ejecuciones, así como es palpable también la recreación de los rostros. Todo ello acompañado de otros de los grandes apartados donde siempre ha destacado la saga, y que no desmerece en su última entrega: la banda sonora, que vuelve a ser sensacional y sin desentonar en ningún momento. Otro Sobresaliente

Por su parte, su multijugador cooperativo pasa por ser un complemento atractivo sin aires de convertirse en algo revolucionario. Se basa en el modelo de supervivencia, esto es, lucha contra hordas de enemigos que te hacen pasar un buen rato, y si bien tienen relación con la historia principal, no es que sea de lo más imprescindible. Aún así, mejor tener este atractivo que no tenerlo. Notable

Gráficos, historia, combates, acción y un fuerte componente estratégico son las principales claves de este Mass Effect 3, y alcanzan unas cuotas tan altas que logran hacer olvidar algunos aspectos un tanto decepcionantes, como la ya comentada introducción, la escasez y forma de generar misiones (algo caóticas y desorientativas) u otros pequeños episodios verdaderamente chocantes (la persecución de las naves de los Segadores a la Normandía en caso de que fuéramos descubiertos es propia de videojuegos de décadas muy pasadas). Repetimos, excepto estos pequeños traspiés, Mass Effect 3 nos ha resultado un título redondo. Nuestra nota media: Sobresaliente

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios