Nintendo trabaja en mejorar la calibración del GamePad de Wii U

Escrito por Redacción
Consolas
0

Una vez conocedores de la serie de problemas detectados en torno a calibración entre el mando de la Wii U, el GamePad, y la posición del televisor durante el pasado E3, Nintendo ha anunciado que está estudiando la manera de mejorar el sistema de reajuste, e integrarlo como parte de la jugabilidad.


No todo fueron sonrisas en la participación de Nintendo durante el pasado Electronic Entertainment Expo. Junto a las grandes sensaciones y alegrías que iban dejando todos y cada uno de los juegos que se exhibían en el West Hall del Convention Center de Los Angeles, se detectaron una serie de pequeños problemas en el funcionamiento de Wii U; algo por otra parte lógico a estas alturas de desarrollo.

En concreto, fueron algunos de los asistentes quienes reportaron que en determinados momentos había una cierta descoordinación entre el mando de la nueva consola, el Wii GamePad, y su posición en el televisor. En otras palabras, unos pequeños problemas de calibración.

Dichos inconvenientes vienen a raíz del hecho que el GamePad no emplea una barra sensora como sí hace el Wiimote, sino que emplea un sensor propio. Habiendo prevenido la posibilidad de una pérdida de calibración, el mando cuenta con un sistema de reajuste, a través de un botón específico que resetea el mando y lo recalibra.

Sin embargo, a pesar de ello, Nintendo quiere seguir mejorando dicha cuestión, con el fin de evitar que esa pérdida de coordinación sea ni siquiera poco habitual así como facilitar la re-calibración, e incluso introducirla como parte de la jugabilidad y evitar cortes drásticos en pleno juego.

Así lo ha manifestado Shigeru Miyamoto, quien ha asegurado al portal Kotaku que “es cierto que con algunos de los sensores que se están utilizando [en el GamePad] hay límites en la precisión a la hora de calcular. Nuestro trabajo es ver cómo podemos gestionarlo o cómo hacer que la re-calibración sea parte de la jugabilidad”, y sentencia con un “Eso es en lo que estamos trabajando en estos momentos”.

E incluso, si fuera necesario, no descartan introducir con posterioridad sensores más precisos; eso sí, siempre y cuando no repercuta sustancialmente en los costes de producción: “Si llega un momento más adelante en el que podamos introducir sensores mucho más precisos y ofrecerlos a un coste no demasiado elevado, sería una oportunidad para mejorar el sistema”, ha concluido Miyamoto.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios