Xbox One y el poder de la nube

Escrito por Redacción
Consolas
1

¿Qué puede ofrecer un sistema como éste a la nueva consola de Microsoft? El camino que se abre con la inclusión de la nube en la nueva generación de consolas abarca muchos sectores, entre ellos, el del rendimiento. Las últimas voces apuntan a que llegaría a aportar en el caso de Xbox One hasta cuatro veces más su potencia original.


La colaboración entre ambos campos de la tecnología se veía venir desde tiempo atrás, especialmente tras la compra por parte de Sony del servicio Gaikai; movimiento que ponía sobre la pista lo que finalmente se ha confirmado no sólo en PlayStation 4 sino también con la nueva Xbox.

Y ahora, ¿qué debemos esperar de este servicio? Obviamente, lo primero que viene a la cabeza es una mejora de la capacidad de almacenamiento (origen de este sistema), que permitirá ampliar de manera infinita las posibilidades de guardar datos (juegos, demos, etc.) sin menoscabar el espacio disponible en nuestra consola.

Lógicamente, ello supondrá un paso hacia delante y dará salida a uno de los problemas más habituales de las consolas hasta la fecha: la necesidad de adquirir discos externos para almacenar todos esos datos, una vez que nuestras consolas o no eran capaces de hacerlo, o se saturaban relativamente temprano.

No sólo guardar

Pero no sólo ofrecerá ventajas en en este aspecto. De hecho, se puede afirmar que a nivel general la nube aportaría una potencia hasta cuatro veces más de lo que puede ofrecer la consola por sí misma. Así lo declaró recientemente Jeff Henshaw, uno de los primeros responsables en el desarrollo de la consola al la revista OXM, quien aseguró que el servicio aportaría un CPU y un almacenamiento equivalente a tres nuevas Xbox. 

Algo que ha ratificado Adam Pollington (según recoge TomsHardware), representante de Xbox Australia, quien ha comparado la potencia de la actual consola con su sucesora con o sin servicio en nube: “Empezó con que Xbox One es diez veces más potente que Xbox 360, así que en teoría somos cuarenta veces más grandes que Xbox 360 en cuanto a capacidades de procesamiento” una vez incluida la nube y haciendo mención a esa primera consideración.

Otra consecuencia

Pero eso es sólo el principio, ya que, a diferencia que la consola física, este servicio seguirá creciendo y ampliándose con el tiempo, por lo que dicha capacidad de procesamiento va a seguir ampliándose con el tiempo. Ello, sin duda, dará una larga vida a las consolas, que eliminan ya los límites que les obliga tener el hecho de ser un producto físico.

¿Tendrán un ciclo vital aún más largo que las actuales consolas? ¿Permitirá prolongar la vida de las futuras consolas durante más tiempo? Lo que sí parece claro es que aportará un mayor rendimiento a unas plataformas ya de por sí mucho más potentes que las actuales. ¿Dónde estará el límite, si lo hay?

 

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

1 comentario
  1. Jonatan Subirats Prats 28 May, 13 7:45

    Esto pinta muy bien, si es verdad esto, es una burrada, pensar que se puede llegar a 40 veces la potencia de una xbox 360 es brutal. Si son capaces de confirmarlo de una manera veraz y transmitirlo sin rodeos, la se irá de cabeza a la nueva generación, eso si dependiendo del precio. Pero hasta hoy tenía dudas, y sin embargo con este dato y los mas de 300.000 servidores de la nueva xbox one, creo que empiezo a tomar un camino claro.
    Saludos

    0