Impresiones de Lightning Returns Final Fantasy XIII en PS3 y Xbox 360

Escrito por Redacción
PS3
0

Siempre que llega un Final Fantasy es una noticia que hace temblar (para bien) los cimientos del mundo de los videojuegos ya que estamos hablando de una de las sagas más importantes desde aquellos primeros cartuchos para NES de finales de los 80 y principios de los 90 ya con SNES. Así que este Lightning Returns Final Fantasy XIII no iba a ser menos.


Además, se da la curiosidad de que nos enfrentamos ante una tercera parte (espiritual) de aquel espectacular, y polémico, Final Fantasy XIII aparecido en 2010 y que es, hasta el momento, la última entrega de la famosa serie de Square Enix. Así, tras un Final Fantasy XIII-2 llega ahora (febrero de 2014) un título que sin ser una continuación exacta, sí que recoge algunos de sus elementos como el mundo en el que se inspira (que no se desarrolla) y los personajes, que por azares de ese mundo fantástico creado por Hironobu Sakaguchi acaban en otro que está a punto de irse al garete.

Motomu Toriyama y Yuji Abe visitan Madrid

El caso es que el pasado 18 de octubre el director del juego, Motomu Toriyama (derecha) y el director de diseño del juego, Yuji Abe (izquierda), visitaron Madrid y nos presentaron Lightning Returns Final Fantasy XIII, que llegará a las tiendas el próximo 14 de febrero de 2014. En el evento pudimos preguntarles algunas cosas pero hubo una, sobre todo, que se llevó todo el protagonismo: el nuevo sistema de combates.

Toriyama y Abe, de Lightning Returns Final Fantasy XIII.

Precisamente, fue Yuji Abe el encargado de contarnos todas las novedades ya que esta nueva forma de combatir es prácticamente obra suya. Aunque luego os comentaremos más en profundidad cómo funciona, quedáos con que vamos a ganar algo más de libertad y la línea que separaba nuestros turnos de combate con los del enemigo desaparece prácticamente por completo.

Lightning, la protagonista de este Final Fantasy XIII…

Como antes os comentamos, este juego es una especie de tercera parte de Final Fantasy XIII pero no es exactamente una continuación. Nos explicamos. La protagonista sí apareció en alguno de esos juegos y el mundo en el que se desarrolla, Paals, también. Pero en esta ocasión, los acontecimientos nos llevan a otros lugares cientos de años después de lo jugado en el Final Fantasy XIII-2 del año 2011.

Lightning Returns Final Fantasy XIII impresiones.

Para que os hagáis una idea, Lightning despierta en el mundo Novus Partus que está compuesto por cuatro islas rodeadas por el Océano del Caos, suspendido sobre el vacío. Estas extensas islas sirven como último reducto para la humanidad y representan Gran Paals, mientras que el nuevo Nido se cierne sobre el cielo. A tan sólo trece días de su fatídico final, Lightning debe luchar para salvarlo. A partir de ahí nos sueltan en un mundo donde podemos hablar con otros NPC, recoger sus historias y misiones e ir completándolas como queramos.

Con bastante más libertad

Aunque en la partida que nos jugamos con Lightning Returns Final Fantasy XIII no tuvimos tiempo para profundizar en exceso (por tiempo), debemos decir que nos dejaron manejarnos por el escenario que en español se llamará Las Marcas Libres, en un momento de la historia donde tendremos que ir en busca de un Chocobo muy especial que corre un peligro de muerte. Para que sepáis de lo que os hablamos, mirad este vídeo. Es justo esta parte la que hemos jugado.

Si habéis visto cuál es la dinámica del juego, aunque en el vídeo van directamente a rescatar al Chocobo, nosotros pudimos darnos algunas vueltas y recabar mucha más información del escenario, no sólo en el pueblo del que partimos sino de muchos NPC que había repartidos por las Marcas Libres.

Esto que viene siendo casi un ‘open world’, Square Enix lo ha decidido llamar ‘world driven’, es decir, que las decisiones que tomamos van reescribiendo todos los acontecimientos que se producen en el mundo del juego, por lo que hay que tener mucho cuidado con lo que hacemos.

Os debemos decir que tampoco tuvimos mucho tiempo para provocar algún cambio de esos y es de imaginar que, en todo caso, más que acontecimientos decisivos en el juego lo que sí podremos variar es la percepción que tienen algunos bandos y personajes según nuestros actos. Una especie de reputación que afecta a las cosas que conseguimos tanto de los NPC como de otros aliados. Pero ya os decimos que este punto, en concreto, tampoco pudimos comprobarlo con mucha profundidad.

Lightning Returns Final Fantasy XIII impresiones.

Los combates cambian y Square se la juega

Si a un aficionado de la serie le preguntamos (en su opinión) por cuál es la caracterísitca que adorna a los Final Fantasy casi desde su primer juego, muchos hablarían de sus combates por turnos. Pues bien, id quitando ya ese viejo concepto de vuestras cabezas: en Lightning Returns Final Fantasy XIII serán combates… sin turnos.

Lógicamente, una vez quitadas las barreras de los turnos era necesario darle a Lightning suficientes resortes como para evitar que la golpeen o, directamente, para esquivar o repeler con tiempo suficiente. Así que Yuji Abe (responsable de este cambio) ha decidido que podremos movernos por el escenario del combate, levvando y trayendo a nuestra heroína por do queramos, encarando a los enemigos o dándoles la espalda, lo que puede ser fatal si no nos protegemos.

Una vez probado, da la sensación de que esa libertad de movimientos no se produce con la suficiente rapidez ya que entre escudos, equipo y armas de un tamaño enorme parece como si a Lightning le costará un mundo moverse por el escenario. Esto, también lo entendemos, está hecho para que no podamos evitar fácilmente los ataques del enemigo así que si estás pensando en disponer de una movilidad como la que hay en los MMORPG, vete olvidando.

Lightning Returns Final Fantasy XIII impresiones.

Pero cuidado, no sólo cambia esa posibilidad de movernos libremente, es que Lightning ahora puede ir cambiando de apariencia durante el combate mismo, lo que ayuda a que sus distintas habilidades se vayan regenerando para no perder potencia de fuego. Nos explicamos.

Las apariencias, más de lo que parecen

Lightning puede ahora adoptar tres apariencias predeterminadas y activarlas en combate pulsando los gatillos del pad, lo que permite que las habilidades que conseguimos con cada una estén disponibles para la batalla al instante. Y es que si gastamos todos los puntos de energía en atacar con uno de esos perfiles y nos quedamos a cero, no podremos volver a golpear al enemigo, por lo que tendremos que cambiar a otra apariencia para seguir arreándole al enemigo y, si lo creemos conveniente, protegernos.

Con esta decisión, Lightning puede adoptar distintas estrategias de combate equipando los perfiles de lucha más variados: eléctricos, mágicos, de fuerza, etc. Además, Square nos deja modificarlos en cualquier momento y no sólo poniendo y quitando, por ejemplo, del soldado Dragón al mago Rojo o a la rosa Púrpura, sino dentro de cada perfil equipando o retirando cualquier arma, complemento o ítem que forme parte de la vestimenta.

¡Ah!, otro detalle a tener en cuenta es el de las habilidades en Lightning Returns Final Fantasy XIII. Hasta ahora en los juegos de Final Fantasy aparecían al principio de nuestro turno y como parte de un listado en el que podíamos elegir una. Ahora no. En Lightning Returns Final Fantasy podremos asignar a cada botón del pad una, que utilizaremos libremente durante la batalla.

Lightning Returns Final Fantasy XIII impresiones.

Como siempre ocurre, unas armas serán más poderosas que otras. Unos escudos más resistentes que otros y a su vez, unos más eléctricos que otros o más mágicos, por lo que según configuremos cada perfil así tendremos que comportarnos en la batalla.

Esto significa que si definimos el soldado Dragón como el auténtico DPS de Lightning tendremos que aprovechar mientras tenemos energía para provocarle mucho daño al enemigo y luego, cuando tengamos que cambiar a otra apariencia para que se recarguen las habilidades, ir a una que nos dé mayor protección ante los daños. Otra estrategia puede ser la de utilizar un perfil eléctrico, ralentizar o atontar al enemigo y luego activar el DPS para zurrarle mientras vuelve en sí.

Como veis las opciones son infinitas y en Lighting Returns Final Fantasy XIII cobra especial importancia ese vestidor enorme en el que Square Enix ha convertido este título, donde podremos colocar a nuestra protagonista pamelas al más puro estilo Ascott o espectaculares chaquetas con los estampados más ‘cool’. Las opciones de personalización son casi infinitas. Palabra.

Lightning Returns Final Fantasy XIII impresiones.

Eso sí, lo que no cambia es la naturaleza de cada enemigo, que necesitará de un determinado tipo de poder para infligirle mayor daño. Ya sabéis, el viejo sistema de piedra, papel y tijera que impera en estos desarrollos desde el principio de los tiempos.

¿Qué nos ha parecido este combate?

Aunque al principio a uno se le hace raro eso de poder mover a Lightning libremente por el escenario, al poco tiempo ya estás acostumbrado aunque cuesta cogerle el punto a saber en qué parte del mapa está cada uno de los adversarios (cuando son varios). Se echa en falta la pausa que dan los turnos ya que ahora no hay descanso pero será la práctica la que diga si al final es o no una buena idea de Yuji Abe el haber revolucionado tanto este apartado.

A preguntas que le hicimos a Yuji Abe sobre este aspecto nuevo de Lightning Returns Final Fantasy XIII, nos dijo claramente que esperaban que “los usuarios lo acogieran razonablemente bien porque se trata de una evolución, y no de una revolución”. Concretamente, añadió que “si los usuarios han jugado con los dos últimos (Final Fantasy XIII y Final Fantasy XIII-2) notarán que sienten el mismo ‘feeling’ en las batallas si bien es evidente que muchas cosas han cambiado”.

Lightning Returns Final Fantasy XIII impresiones.

Aunque es cierto, lo que sí se pierde es la pausa, la tranquilidad de tomar una decisión y ver qué ocurre luego en cada turno de combate. Ahora, con Lightning Returns Final Fantasy XIII no existe ese momento ‘a ver qué pasa’ ya que controlamos cada instante del enfrentamiento.

También, le preguntamos a Yuji Abe por la posibilidad de que dejaran elegir a los jugadores con qué tipo de control quedarse en las batallas pero tanto él como Motomu Toriyama afrmaron que “es el momento de evolucionar, de dar el salto mortal y enfrentarse a los cambios con la esperanza, lógica, de que gusten a los fans de la serie”.

Lo que sí os podemos decir es que el control directo le da mucho más protagonismo a nuestras decisiones y si acaso ahora, ese punto de estrategia y táctica que antes podía encontrarse en las decisiones de cada turno se encuentran escondidas en el ropero, en el armario de perfiles con los que podremos vestir a Lightning y que son, por sí mismo, una pata del juego realmente importante. Como ocurre en cualquier título de rol, donde el equipo es siempre vital para vencer en una batalla en la que necesitaremos del más mínimo punto de vida.

Lightning Returns Final Fantasy XIII impresiones.

Impresiones de la beta que jugamos

Aunque no nos dio tiempo a hincarle el diente con mucha profundidad, hay que decir que el juego mantiene el listón de calidad típico de la serie, por lo que apenas han cambiado temas como los gráficos. Donde sí se nota un trabajo mucho más profundo en es eso que antes llamábamos ‘world driven’ que rompe con la vieja linealidad de la que los fans se quejaron en el Final Fantasy XIII de 2010.

Ahora podemos salir de un poblado e irnos al norte, al sur, al este o al oeste según queramos, enfrentarnos a enemigos más o menos grandes y buscando otras misiones que nos irán dado los NPC que hay repartidos por los mapas. Aquí sí que tenemos la sensación de que algunas cosas han cambiado, para bien, aunque no quita para decir que el tiempo (en la historia) pasa y Lightning sólo tiene 13 días para salvar su mundo. Así que si nos perdemos por los montes sin resolver los enigmas que nos imponen puede acabarse la partida antes de tiempo.

Lightning Returns Final Fantasy XIII es un Final Fantasy que cambia muchas cosas, sobre todo de las esenciales y está por ver que la comunidad de fans dé su aprobación. A nosotros, por lo menos, nos gustaron los combates y, sobre todo, el sistema de apariencias, de perfiles de ataque o defensa con sus cientos de objetos que podemos equipar en tiempo real para las batallas.

Así que nosotros, al menos por lo que hemos jugado, podemos decir que está muy bien esta osadía de Square Enix de intentar hacer evolucionar una fórmula que saben que funciona pero a la que, también es cierto, ya le hacía falta una manita de pintura desde hace tiempo. Así que bienvenidos los cambios y bienvenido Lightning Returns Final Fantasy XIII.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios