Impresiones de DriveClub para PlayStation 4

Escrito por Redacción
Juegos
1

Cuando en enero PS4 fue presentada en el evento especial de Sony en Nueva York, muchos empezaron a preguntarse cuáles serían los juegos más importantes de esa primera remesa. Al poco tiempo nos enteramos de que los chicos de Evolution Studios (Motorstorm) estarían detrás de DriveClub, un juego de carreras muy particular.


El juego, al que pudimos echar unas cuantas partidas hace unos días, es un desarrollo de velocidad al uso pero que cuenta con algunos puntos diferenciadores que le hacen increíblemente atractivo. El primero es que será gratuito para los suscriptores de PS Plus aunque, eso sí, con una versión algo más recortada que la que se venderá en formato físico. Es decir, tedrá algunos coches y circuitos de menos. Pero bueno, no está nada mal para ser un regalo.

El otro elemento diferenciador es su vocación social que, aunque así lo ha definido Sony, en realidad quiere decir multijugador. DriveClub está orientado al pique entre amigos y no en vano su desarrollo permite competir a la vez a un total de 12 jugadores (máximo).

Impresiones de Driveclub en Gamerzona.

Coge un coche y… ¡a correr!

DriveClub no está concebido para ser un competidor de Gran Turismo ni para suplirle mientras Kazunori Yamauchi saca uno para PS4, sino que más bien se trata de un juego de ránkings, de retos y de clasificaciones. Así al menos es lo que nos pareció cuando nos pusimos manos a la obra con él hace unos días.

Para empezar, lo primero que nos pide es que nos hagamos una foto, que será la que nuestros competidores verán en pantalla pegada a nuestro coche y que servirá de cebo para picarnos de lo lindo ya que aqúi, lo que importa muchas veces no es llegar el primero. Nos explicamos.

En algunos modos de DriveClub el reto será ir haciendo lo que el juego nos pide: por ejemplo, en un tramo esquivar unos obstáculos, en la curva conseguir 1.500 ptos. derrapando y en la recta siguiente alcanzar una determinada velocidad. De esta manera el juego se convierte en una especie de ‘yincana’ donde cada vuelta es un rosario de minipruebas que son las que después confeccionarán la clasificación definitiva. ¿Y qué gracia tiene esto? Pues mucha.

Impresiones de Driveclub en Gamerzona.

Lo que nos va a picar de lo lindo es que, en ocasiones, aunque estemos jugando 12 a la vez en la misma prueba, no veremos 12 coches en el circuito sino sólo el nuestro y los coches fantasma de los otros 11, con indicadores de cuáles están siendo sus marcas en esos tramos de velocidad, derrapaje o habilidad. Así, tenemos la pista libre para correr sin obstáculos para picarnos y mejorar las marcas que van fijando cada uno de los 12 contendientes.

Compartir, ver y vencer

Pero no creáis que esos datos van a aparecer en un típico menú (de esos que no leemos) de clasificación en alguno de los lados de la pantalla. No. Para hacer valer ese ‘aspecto social’, cada uno de esos coches fantasma llevará pegada la foto del conductor (la que nos hemos hecho antes) y la marca que va consiguiendo aparecerá bien a la vista cada vez que se produzca algún cambio y siempre comparada con la nuestra. Así, el pique no sólo se produce al ver lo que consiguen al final de la carrera sino que tenemos tiempo de reaccionar cuando todavía estamos dentro.

Estas minipruebas se identifican por tramos y sabemos que entramos en uno nuevo cuando crucemos una bandera a cuadros que ocupa todo el ancho del trazado y que puede ser de color amarillo, naranja, azul, etc., dependiendo del tipo de conducción que nos exijan.

Este constante enfoque ‘versus’ es una auténtica maravilla porque en las partidas que echamos entre 4 jugadores, el grado de ‘vicio’ que alcanzamos intentando batir al de al lado fue brutal. Tanto que, sin duda, este aspecto hay que colocarlo en importancia por encima de los mismos gráficos o la recreación de los coches y escenarios.

Impresiones de Driveclub en Gamerzona.

Lo que no pudimos comprobar (porque no estaba operativo) eran las opciones de ‘share’ o de meternos en la partida como espectadores, o cómo serán las repeticiones que podremos subir a la comunidad. Esos son cosas que tendremos que probar ya con el juego definitivo entre manos, pero por ahora, nos quedamos con su mecánica.

Gráficos y demás coches

DriveClub presume de ser lo suficientemente real como para obligarnos a conocer en profundidad el coche que vamos a pilotar. El caso es que hemos notado pequeñas variaciones en la forma de manejar unos y otros y, como ocurre siempre en este tipo de juegos, acabaremos por tener unos modelos preferidos que se ajustan más a nuestro modo de conducción.

Un servidor, que gusta de los derrapes a los ‘Ridge Racer’, encontró en algunos modelos esta forma de tomar las curvas mientras que en otros se notaba que el agarre era infinitamente mayor y debíamos recurrir a una conducción menos ‘arcade’. Esas distintas percepciones de los coches son fundamentales para que tenga entre los amantes de este tipo de juegos algo más de predicamento y puedan llegar a tomárselo en serio. Y es que su parte simulador está muy presente y tendremos que practicar mucho para domar a los coches y no salirnos en cada curva como si fuéramos unos novatos.

Impresiones de Driveclub en Gamerzona.

Gráficamente está muy, muy cuidado y por encima incluso de los modelados, está el sistema de daños, que lo tiene, y que nos recordó vagamente al de Forza 5 aunque sin tanto destroce en los coches. A lo mejor tiene algo que ver la presencia de marcas como Maserati, Aston Martin, BMW o Mercedes que no quieren que sus modelos acaben pareciendo chatarra.

DriveClub, si lo miramos con ojos de PS3, podría pasar por un juego un poquito mejor de lo que será (técnicamente) un Gran Turismo 6, pero es en ciertos detalles donde se ve lo sobrada que puede ir la ‘next-gem’ respecto de las consolas actuales. Si echáis un vistazo al vídeo y lo ponéis a tope de calidad, en 720p, veréis (minuto 0:35) cosas tan impresionantes como los reflejos del salpicadero en el cristal, donde pueden apreciarse hasta las rejillas de ventilación y otras manchas absolutamente reales.

Está claro que estos detallitos no ayudan en la experiencia de juego pero juntos, lo convierten en algo tremendamente atractivo.

Impresiones de Driveclub en Gamerzona.

DriveClub es un gran juego (por lo que hemos probado) si nos lo tomamos como la experiencia multijugador y social que es. Si vamos en busca de una profundidad parecida a la de Gran Turismo 6, entonces le estaremos pidiendo peras al olmo y no nos convencerá.

Ojo, pero también hay una mala noticia. Y es que si iba a ser uno de los juegos de lanzamiento para el 29 de noviembre, ahora resulta que ha sufrido un retraso que lo llevará hasta 2014 (sin especificar fecha), por lo que no podremos echarnos las carreras prometidas, al menos, en un par o tres de meses. Es de imaginar que será cuando PS4 salga a la venta en Japón el momento en el que ya lo tengamos entre nosotros. Pero está por confirmar.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

1 comentario
  1. LALALAXD 13 Nov, 13 19:59

    me sienta igual que forza,los 2 juegos estan buenos pero para mi economia esta bien con ps4 y driveclub si esque me lo tendria que comprar

    0