Cierre de Irrational Games : ¿Crisis económica o de grandes producciones?

Escrito por Redacción
Juegos
0

Irrational Games desaparece. Tras anunciar el fin de la saga con el último DLC para Infinite, Ken Levine, máximo responsable de los estudios, ha comunicado su cierre tras más de quince años de trabajos en la industria. Deja tras de sí franquicias como SWAT y, sobre todo BioShock, cuyo futuro parece ya totalmente decidido.


A algunos le habrá pillado por sorpresa, pero para otros supone la confirmación de lo que ya se venía especulando durante las últimas semanas. En realidad, los indicios sobre una situación delicada se multiplicaron cuando a comienzos de la semana pasada la todavía existente compañía dejaba entrever que con Panteón Marino 2 se daba fin a la historia de BioShock; algo que no acababa de creerse todo el mundo.

Pero de confirmarse ¿cómo iba una desarrolladora a renunciar a su mejor franquicia? ¿Cómo cerrar una saga en auge? Lógicamente, dicha decisión hizo pensar en que algo no iba bien en el interior de la desarrolladora. Lo primero que se pensó, claro está, fue una situación económica débil, aunque ello chocaría con los buenos resultados obtenidos por Infinite.

Y finalmente se ha confirmado. Sin llegar a explicar las razones concretas, Ken Levine, uno de los tres fundadores de Irrational, ha anunciado el cierre de los estudios a través de una carta abierta a sus fans publicada en la web oficial de éstos. Pero parece que la crisis económica no tiene nada que ver.

En ella, tras hacer un repaso a la evolución que durante diecisiete años ha tenido la compañía desde que se fundara en 1997, Levine explica su decisión de darle carpetazo, dando la sensación de un cierto agotamiento: “es mucho tiempo, incluso para los buenos trabajos”, escribe, al tiempo que anuncia su intención de crear un pequeño estudio de hasta 15 personas (todas ellas de Irrational) para comenzar con proyectos totalmente diferentes.

¿Cansados de las superproducciones?

Y es que muchos de los más veteranos en los juegos AAA parecen cansados de tanta superproducción, muy probablemente por el agotamiento de energías y estrés que ello supone. Unas exigencias que no todo el mundo parece dispuesto a aguantar, ya que en muchos casos lo obtenido no recompensa los esfuerzos realizados.

Porque a la decisión de Levine se une la que ya conocíamos de Cliff Bleszinski, quien también abandonó su propio estudio, Eidos, y su gran saga, Gears of War, para seguir un camino propio hacia títulos más alternativos, dejando entrever que la fórmula de las grandes producciones y sus feroces campañas publicitarias estaba caduco.

Un posible futuro

¿Es una crisis de este tipo de juegos? ¿Por qué hay cada vez más abandonos entre los juegos AAA? ¿Estamos evolucionando hacia títulos más alternativos y limitados en potencia? El propio Bleszinski consideraba recientemente que el modelo a seguir era el establecido por Minecraft, convertido en una especie de gurú, donde sus responsables había gozado de total libertad creativa, sin grandes presiones ni ambiciones mediáticas, pero consiguiendo millones y millones de adeptos. ¿Es éste el futuro de los videojuegos?

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios