Blog: mucho ruido y pocos pixels en una Gamescom que sobrevivirá

Escrito por Redacción
3DS
1

Hoy cierra Gamescom 2014, una feria que siempre que llegan los viernes se vacía de profesionales y toman el control los usuarios, los que quieren disfrutar de los juegos y que ‘pasan’ del componente negocio que siempre alumbra estas citas. En eso se diferencia mucho esta feria de la del E3 de Los Ángeles, que es en realidad donde ‘se parte el bacalao’ del ‘business’.


Debo reconocer que siempre me ha resultado curioso el interés que tienen las compañías con esta feria europea ya que al menor resquicio que tienen te acaban preguntando aquello de “¿vas a la Gamescom este año?”. Y da igual que estemos en Madrid o Los Ángeles. Esto acaba por hacerle pensar a uno “¿me estaré perdiendo mucho al no ir?”.

No sé, un servidor estuvo en el embrión de la Gamescom que se celebró en 2007 y 2008 en Leipzig (que se llamaba la CG) y todo lo que tuvo de bueno e interesante fue por que a los organizadores del E3 les dió una ‘pájara’ y decidieron cargarse la feria de Los Ángeles durante esos dos años. Al no abrir sus puertas (con ‘stand’, pabellones, etc.) en esas ediciones, tal y como la conocemos hoy, a los estudios y distribuidoras no les quedó más remedio que viajar hasta Alemania para enseñar algo.

Esta semana de Gamescom ha sido realmente ‘light’ con conferencias donde no se ha enseñado nada nuevo, nada que no hubiéramos visto ya en EE.UU. o sabido en las semanas siguientes. Bueno, me diréis que lo de Tomb Raider y su exclusiva Xbox es un notición. O que el nuevo RPG de Bioware para PC también. O que eso de que Metal Gear Solid V The Phantom Pain vaya a salir en Steam. Pues no sé qué deciros. De todo, lo más destacable podría ser lo del nuevo Silent Hills (alis P.T.) de Kojima y Del Toro.

gamescom_2014

A mí esto de Gamescom me ha recordado a los ‘viejos tiempos’ de Mega Drive, SNES y los primeros escarceos de PSX. A esos años en los que convivieron a mediados-finales de los 90 dos ferias, una en EE.UU. y dos en Reino Unido. Una era el E3 que estuvo de paso en 1998 por Atlanta, y la otra era el ECTS de Londres, que tenía dos citas, una en abril y otra en septiembre.

El ECTS fue la pionera en Europa y la referencia durante muchos años donde venían las compañías a enseñarlo todo pero, cuando nos dimos cuenta los que asistíamos a ella que nos veíamos las caras los mismos en Reino Unido, luego en EE.UU., y luego otra vez en Reino Unido, alguien debió pensar: “¿tiene sentido enseñar lo mismo en tres citas distintas? Hagámoslo en una y borremos las demás”.

Dicho y hecho. Las compañías dejaron de ir al ECTS y esta murió. ¿Pero qué puede salvar a Gamescom esta vez que no tenía el ECTS? Pues el público general, los ‘gamers’, los aficionados que, al fin y al cabo, somos los que mantenemos el chiringuito comprando juegos todos los años. Es por ellos que Sony, Microsoft, Electronic Arts, etc., siguen yendo con (casi) toda su artilería. Para enseñar en lo que están y, sobre todo, lo que van a vender en navidades.

Solo desde ese punto de vista puramente comercial se entiende lo poco que hemos visto ‘a futuro’ y lo mucho ‘de presente’. Es decir, de cosas que se podrán tocar de aquí a los próximos meses. Es por eso que Gamescom no es un foco de ‘noticias bomba’ sino más bien un ‘fijador de fechas y productos’, como la laca que se echa uno en el pelo para que no se mueva.

Si el E3 es el País de Nunca jamás donde todo es posible (‘downgrades’ incluidos), sin importar cuándo vayan a salir los juegos, la Gamescom es lo contrario, es la cruda realidad. Y gracias a ese reparto de papeles, puede que a los alemanes no les ocurra lo que a los ingleses del mítico ECTS.

Pero aun así, todo esto no quita para que hayamos vivido una semana con muy poquitas noticias reseñables de verdad.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

1 comentario
  1. maldito rockero 19 Ago, 14 23:35

    Un poco pobre la nota, yo fui a la gamescom como jugon y fue una gran feria. Titular así tu critica no Mr parece aunque tengas razón que la gamescom no es feria de bombazos si no de realidades.

    0