Análisis y conclusiones finales de Forza Horizon 2 para Xbox One

Escrito por Redacción
Xbox 360
0

La rama más ‘arcade’ de la franquicia Forza de Microsoft ya está aquí, para Xbox One… tras ponernos hace un par de años en Xbox 360 a los mandos de cientos de coches por las carreteras americanas de Colorado. Ahora sus creadores han querido llevarnos a la siempre idíliza costa sur de Francia, para competir por ser los mejores en el festival Horizon.


El juego es, de verdad, de los que sorprenden y no tanto por que sea 100% original, sino por lo bien que tiene todo perfectamente sincronizado. La pata online y offline se confunden que da gusto y mucha culpa de esa sensación se la debemos a los celebérrimos drivatars que ya estrenó Microsoft y Turn 10 con Forza Motorsport 5.

Si lo recordáis, estos drivatars son los perfiles de usuarios de todos los jugadores que encienden su consola y se ponen a jugar con Forza Horizon 2, que mandan sus datos a los servidores del juego y luego este los coge para llevarlos a nuestras partidas offline. De esta manera se consigue que el tráfico que veamos no parezca irreal, controlado por la IA de la máquina que casi siempre suele ser bastante perfecta y precisa a la hora de marcar trazadas, giros, etc.

forza_horizon_2_analisis_gamerzona_11

En Forza Horizon 2 no busquéis un realismo brutal en la conudcción ya que se ha rebajado lo suficiente como para acercarlo más a los ‘arcades’, a los juegos donde el derrapaje es parte fundamental. Hay que recordar una máxima de esta franquicia que es la de no solo sirve ganar, sino también hacerlo bien. Tan bien como que no choquemos, golpeemos a los adversarios o nos apoyemos en ellos para tomar las curvas.

Esa conducción nos permitirá obtener mayores recompensas y, por supuesto, ganar más créditos y recompensas para aumentar el tamaño de nuestro garaje. Pero ya que estamos, si queréis leer el análisis completo de Forza Horizon 2 para Xbox One, recordad que podéis acceder desde aquí.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios