Los Youtubers y la estafa de pedir juegos gratuitos

Escrito por Nacho Requena
Generales
3

El fenómeno Youtuber está más que consolidado dentro del mundo de los videojuegos y poco hay que explicar sobre él. Ahora bien, los Youtubers profesionales, es decir, los que ganan dinero con sus vídeos, son una pequeña minoría dentro del montante total.


El resto de Youtubers intenta sacar tajada como buenamente puede, es decir, o consiguiendo juegos gratuitos o haciendo publicidad a determinados productos. ¿Pero qué pasa si esos juegos nunca se llegan a probar? Y lo que es peor: ¿y si se venden? Precisamente esto es lo que ha destapado “sin querer” Leszek Lisowski, director de Wastelands Interactive y creador de Worlds of Magic (2014). Lisowski recibió decenas de mails de personas pidiendo claves para su juego, ya que alegaban ser Youtubers con una gran cantidad de reproducciones.

Éste, como suele ser habitual, dio un código a cada usuario para que probara el título en cuestión. Sin embargo, la sorpresa vino después, cuando el diseñador se dio cuenta que en una popular web de reventa de claves (G2A.com) se estaban vendiendo los códigos de su juego a precio reducido. Por curiosidad, le dio por comprar una y destapó el fraude: era una de las claves que había regalado por mail.

Frustrado y enfadado, Lisowski mandó un mail de contestación a todos esos supuestos Youtubers que habían pedido un código, todo con la intención de ver los vídeos grabados de su juego. Y nuevamente se destapó el engaño: de 20 personas a las que envió el mail, sólo dos contestaron y les mostraron los vídeos capturados. El resto nunca llegó a dar señales de vida.

youtube_690 (1)

Para corroborar aún más el fraude de los Youtubers, Lisowski decidió hacer él mismo un experimento. Creó una serie de mails fraudulentos y pidió juegos a más de 50 compañías, siempre con la vitola de que contaba con 50.000 suscriptores. Al cabo de unas horas, tenía 16 claves para 15 juegos diferentes. El diseñador devolvió los códigos y dejó una advertencia a esas compañías: cualquiera puede hacerse pasar por Youtuber, corroborad la información.

Esta situación se vuelve aún más tediosa cuando existen incontables páginas webs que trabajan diariamente dando cobertura a los videojuegos del sector, y las compañías muestran su indiferencia hacia estas publicaciones. Una pequeña lección que ha dado Lisowski tanto a editoras como a desarrolladoras.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

3 comentarios
  1. LaRubiaDelMustang 05 Oct, 14 17:29

    Cojones , esque si no lo comprueban…

    0
  2. Anxo 06 Oct, 14 4:03

    Gracias por la idea

    0
    1. JuegosGratisssss 06 Oct, 14 22:44

      Jajaja, a ver si sacamos algo xD

      0