Análisis y conclusiones finales de Assassin’s Creed Rogue (vídeo)

Escrito por Nacho Requena
PS3
0

Shay Cormac. Quedaos bien con este nombre, ya que es el último asesino que pisará PlayStation 3 y Xbox 360. La saga Assassin’s Creed se despide de las consolas que la vieron nacer con Assassin’s Creed Rogue, una entrega que recupera todo lo bueno de sus antecesoras; aunque siempre sin llegar a sorprender.


La historia de Cormac es atípica, ya que comenzaremos siendo un asesino más de los muchos que integran la Hermandad. Sin embargo, el devenir de los acontecimientos provoca que éste termine convirtiéndose en un templario, es decir, en su archienemigo por antonomasia. El planteamiento es bueno, original y atractivo en la franquicia, pero su ejecución final no llega a encandilar. Además, se mete mucho relleno innecesario en la trama, que ya de por sí sólo dura ocho horas para esta ocasión.

Uno puede decir que “vaya palo” a la historia, pero no hay que engañarse: este Assassin’s Creed Rogue se sabía, desde un primer momento, que la narración no iba a ser su fuerte, y más cuando se “pasó” tanto del juego desde Ubisoft. ¿Cuál es su principal atractivo? Pues todas las actividades que pone en liza.

Assassin’s Creed Rogue recupera todos los elementos buenos de la tercera y cuarta parte, los potencia con novedades y ofrece más de 20 horas de juego en nuevos mapeados -y también reciclados-. Más barcos, acción y exploración, aunque siempre sin el factor sorpresa, ya que uno tendrá la sensación de “esto ya lo he visto”.

La saga se despide de PlayStation 3 y Xbox 360 con una notable entrega; aunque hay que recordar que en enero saldrá la versión para PC  (y todo apunta a que también recibiremos una remasterización para consolas de nueva generación). Si queréis leer más sobre lo bueno y lo malo de este Assassin’s Creed Rogue, no olvidéis pasarse por el análisis correspondiente que hemos publicado en Gamerzona.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios