Análisis y conclusiones finales de Far Cry 4 para Xbox One, PS4 y PC

Escrito por Redacción
Juegos PC
1

Nunca es bueno ser tan categórico pero Far Cry 4 es seguramente de las mejores apuestas ‘open world’ que podríamos tener actualmente en la nueva generación. Para la anterior ya existen otras muchas opciones, pero es en PS4 y Xbox One (y PC por su afinidad técnica), por lo que este juego adquiere una dimensión todavía mayor.


Y mira que conocíamos los antecedentes de los otros dos juegos que se desarrollaban en África y en la selva, pero este del Himalaya hay que reconocerle su mérito de enseñar el mismo concepto que los anteriores y seguir tan atractivo como siempre. Como si no pasara el tiempo por él. Y por varias razones aunque la de más peso es la del escenario escogido, el argumento y la mejora gráfica que ha sufrido la serie.

Pero tampoco creáis que ha sido tanta, ya que nos da que bajo esas texturas con mayor nitidez o efectos de luces y sombras más avanzados se esconde un ‘engine’ que bien podría ser un poquito mejor que el que es posible ver en PS3 y Xbox 360… aunque para suerte de Far Cry 4, no fía todo su éxito a ese apartado.

far_cry_4_analisis_gz_52

Lo que Far Cry 4 viene haciendo desde siempre es entregarse a un desarrollo ‘open world’ que desde 2008 ha ido evolucionando a partir de una idea original que ya empezamos a percibir en el Far Cry de Crytek. Aquel ‘shooter’ que nos dejaba afrontar las misiones por sitios distintos en lo que fue uno de los grandes hitos de la historia de los videojuegos en la década pasada.

De esa sencillez ya no queda nada en Far Cry 4, que coge el esqueleto principal de sus dos últimas entregas y los amolda a sus necesidades de guión actuales. Esas que tienen que ver con Kyrat y la dictadura de un tal Pagan Min que es un auténtico demonio.

De todos modos, su queréis leer el análisis completo de Far Cry 4 para Xbox One, PS4 y PC, podéis acceder desde aquí.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

1 comentario