Análisis y conclusiones de Pokémon Rubí Omega/Zafiro Alfa (vídeo)

Escrito por Nacho Requena
3DS
0

Realizar un remake siempre es una controvertida decisión. Si el original era bueno, las discrepancias respecto al nuevo pueden ser palpables en cada tramo de juego. Sin embargo, cuando el remake se hace muy bien, todos los jugadores quedan contentos, y este es el caso de Pokémon Rubí Omega y Pokémon Zafiro Alfa.


Cuando en noviembre de 2002 llegaba a Game Boy Advance Pokémon Rubí y Pokémon Zafiro (dos ediciones que contaron con buenas ventas y acogida entre el público), pocos se esperarían que 12 años después llegarán dos remakes tan sumamente buenos. Porque Rubí Omega y Zafiro Alfa no sólo recuperan el planteamiento jugable, narrativo y técnico del original, sino que lo elevan hasta altas cotas, lo que proporciona muchas más horas de juego con suculentas novedades en todos los apartados.

Por ejemplo, y más allá del clásico planteamiento de conseguir las ocho medallas y atrapar a todos los Pokémon, aparece el DexNav. Este curioso artilugio permite a los jugadores adivinar los Pokémon que hay en cada zona, de manera que ya no es necesario entrar en la hierba y dar vueltas sin parar esperando a ver qué sale. De igual manera, se mete “el sigilo” entre las capturas: el jugador puede acercarse con cuidado a cualquier criatura que sobresalga por encima de la hierba, con la simple inclinación del stick (dos novedades muy divertidas).

El que los Pokémon sobresalgan por encima de la hierba es una de las grandes inclusiones de esta entrega, que potencia el apartado técnico visto en Pokémon X/Y. De hecho, se podría decir que este producto toma intacta la base técnica de X/Y (con sus correspondientes cambios) y la introduce en el colosal mundo de Hoenn.

Podríamos contar mucho más sobre esta aventura, pero para eso es mejor que os paséis por el análisis publicado.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios