Primeras impresiones de la Beta de The Order 1886 para PS4

Escrito por Redacción
Juegos
5

The Order 1886 es, con diferencia, uno de los juegos más esperados por los usuarios de PS4, o los que todavía no tienen una ‘next-gen’ y están a la espera de ver por cuál se deciden. Y es que el título de Ready At Dawn parece que va a contar con más cosas originales que las puramente gráficas, que se le suponen simplemente por el hecho de llegar a la máquina de Sony.


El caso es que por sorpresa nos ha llegado una versión Beta de The Order 1886 que hemos podido saborear durante unos cuantos minutos, exactamente algo menos de una hora que es lo que nos ha durado el quinto capítulo del juego llamado Agamemnon Rising y que se desarrolla en las alturas, en el cielo, dentro de una operación de asalto a un Zeppelin gigante llamado, precisamente, Agamemnon.

Así que, por desgracia, no sabemos ni lo que ocurre antes ni lo que sucederá después por que desde el estudio han querido simplemente mostrarnos los tipos de juego que vamos a encontrarnos dentro de The Order 1886. Por lo que no os podemos contar nada más, salvo que en esa aoronave viajan personalidades importantes a las que tenemos que proteger de unos llamados rebeldes.

the_order_1886_avance_gz_03

La acción se desarrolla en varias secciones de ese enorme mamotreto volador, como la propia estructura del hinchable, el control de mando y la cabina de la aeronave, donde también hay asientos para viajeros, y luego una zona que podríamos llamar como el ‘cuartel general’ donde están atrincherados los malos de turno y que cuenta con habitaciones, salas de comunicaciones, etc.

Finalmente, este Agamemnon tiene una zona más lujosa, donde viajan esas dos personalidades y que está compuesta por enormes salas de madera, bien decoradas y cocinas que están utilizando los rebeldes para escaparse de nosotros. Objetivo, por cierto, de este quinto capítulo del juego: capturar a los cabecillas.

Cinematográfico a más no poder

Una de las primeras sorpresas (gratas) que uno se lleva es que ese espíritu cinematográfico que ya os contamos hace algunos meses en el primer artículo de avance, se mantiene. Hay momentos en los que, aunque parezca que seguimos viendo una ‘intro’, en realidad estamos ya dentro del juego y tenemos cosas que hacer.

the_order_1886_avance_gz_04

Esto es lo que ocurre al principio, cuando asaltamos desde el aire el Agamemnon y tenemos que tirarnos con cuerdas por el exterior del hinchable para infiltrarnos. Aunque parezca que seguimos viendo una secuencia CG, en realidad ya se trata del juego y es posible mover el stick para descolgarnos.

Esto tiene la parte buena de que la historia y lo que ocurre lo vivimos de una manera muy cercana, muy inmersiva, pero sin embargo corremos el peligro de quedarnos esperando a que nos diga algo el juego mientras nuestros compañeros se marchan. De todas formas, esto es más un problema de haber empezado a jugar The Order 1886 en el capítulo cinco que de otra cosa, ya que no tenemos la dinámica de la historia asimilada.

Esto se repetirá en muchas partes de esta fase que hemos jugado, donde de la acción pasaremos a un encuadre más dramático para, inmediatamente, volver a la partida. Así que estad atentos cuando ocurra no sea que de por medio aparezca uno de estos rebeldes y nos la líe.

¿Mucho ‘quick time event’? Pues no, pero lo parece

A The Order 1886 todavía le quedan algo más de dos meses para llegar a las tiendas y todo lo que tiene parece estar atado y bien atado. Y os debemos decir que hay un punto que nos ha sorprendido y, a esta hora, tras jugar la Beta tres veces, no sabemos si para bien o para mal.

El caso es que hay momentos en los que nos piden expresamente un objetivo, por ejemplo, llegar a la barcaza principal sin ser vistos por lo que toca infiltrarse. Ojo, no penséis que aquí se abre un abanico de alternativas dentro del juego donde es posible escoger un camino por que el escenario ofrece varias salidas. Para nada. Hay que pasar por ese pasilllo que tenéis delante y lo único que está en duda es si lo vamos a hacer eliminando al enemigo o no.

the_order_1886_avance_gz_06

Pues bien, llegado ese momento, y si por lo que sea alertamos al rebelde, este nos disparará y ¡zas!, muertos. De un único disparo. Como si se tratara de una tecla mal pulsada en aquel mítico Dragon’s Lair en Laserdisc. Volvemos a intentarlo. Nos acercamos por la espalda al enemigo, sacamos el cuchillo y cuando vamos a pulsar el botón triángulo, de repente el icono se pone rojo, fallamos, nos pegan el famoso tiro y toca volver a empezar. ¿Y esto? ¿Por qué pasa?

Pues muy sencillo. Aunque la muerte sigilosa del enemigo se lleve a cabo con ese botón triángulo, no podremos utilizarla cuando queramos sino cuando el juego considera que es el momento adecuado. Es por eso que veremos una animación advirtiéndonos de que se acerca ese instante y que esperemos, que no podemos pulsar todavía. Esto, que está muy bien, provoca que si no lo hacemos correctamente el enemigo se dé por enterado de nuestra presencia y nos cace, en una secuencia que parece predefinida y que no nos da la oportunidad de rectificar, escondernos y volver a intentarlo.

Sinceramente no es algo que nos haya gustado demasiado por que da la sensación de que está todo calculado y que nos ofrecen poca libertad para decidir qué hacer en cada momento.

Eso sí, donde sí protagonizamos un ‘quick time event’ de esos fue al aslatar la cabina de los pilotos del Agamemnon, donde para librarnos de un par de ‘dudes’ tuvimos que recurrir a pulsar en el momento justo los botones de cuadrado, círculo y triángulo. Pero poco más.

Cerraduras, pirateos y otras labores

Aprovechando nuestro paseo por los cielos, también tuvimos la oportunidad de utilizar un par de ingenios que serán fundamentales para ciertas tareas. El primero de todos los que vimos fue el TS-27 Inversor/Rectificador, una especie de ‘hackeador’ con tubos de vacío que nos permite desactivar circuitos eléctricos, abrir puertas de seguridad, etc. Y para conseguir el objetivo hay que conseguir que los péndulos que pasan por ambos tubos de los lados se detengan a la vez entre las barras rojas horizontales. No es sencillo de conseguir pero como con todo en esta vida, con la práctica los resultados mejoran que es una barbaridad.

the_order_1886_avance_gz_05

El segundo era una ganzúa mecánica, capaz de romper los pernos de las cerraduras y que se sirve del stick derecho para calcular el momento en el que es posible realizarlo. Lo cierto es que es bastante original, así como la forma en la que vemos el interior de la puerta con una animación que está muy en la línea de lo que es el resto del juego.

Los combates son a cara de perro

La verdad es que cuando ya pensábamos que el capítulo no iba a ser especialmente movido, de repente empezaron los tiros y de ahí hasta el final no paramos de apretar el gatillo. Aquí hay que decir que esta fase de la Beta da para probar muchas armas del catálogo que seguramente tendrá The Order 1886 cuando llegue a PS4.

the_order_1886_avance_gz_02

Aunque de serie nuestro protagonista lleva su cuchillo, una pistola y el rifle de francotirador, en seguida y a medida que derrotemos a los rebeldes podremos recoger del suelo todo lo que dejen, que no es poco, para hacernos con escopetas, ametralladoras, pistolas, etc. Por la cantidad que vimos nos da que está hecho así aquí simplemente para que podamos comprobar (en la Beta solo) esa variedad y que luego en el título final no habrá tanto donde escoger.

Decir que los enfrentamientos son relativamente complicados por que los enemigos no paran de disparar, son unos auténticos fanáticos que atacan todos a la vez, lo que nos obligará a atrincherarnos en las coberturas que podemos utilizar. Aquí es como un Uncharted, donde es mejor esconder la cabeza a la espera de que tengamos a un enemigo a tiro para acertarlo.

the_order_1886_avance_gz_07

Por cierto, durante los enfrentamientos, vimos volar y pudimos tirar alguna que otra granada de humo para escudarnos en la cobertura que proporciona. ¡Ah!, y mención especial al humo, que parecía completamente real.

Otro de los detalles de los combates que nos ha gustado mucho es que el juego apenas ofrece datos de por dónde nos vienen el enemigo o los disparos. Es todo mucho más caótico y, por tanto, más real ya que nos tendremos que servir de lo que vemos y no de lo que ponga en un mapa que, siempre, suele ayudarnos bastante para dirigir nuestra arma a la hora de apuntar.

¿Y eso de los gráficos y las bandas negras?

The Order 1886 es, sin duda de los juegos que más han llamado la atención, no solo por la perfección gráfica que parece tener amparada en la potencia de PS4, sino por la originalidad del diseño de producción: lo que son escenarios, personajes, armas, tecnología, etc.

the_order_1886_avance_gz_10

En este punto el juego es una auténtica delicia, un paseo visual por uno de los mejores trabajos que hemos visto nunca y que se inspira en ese aire decimonónico de las novelas de Julio Verne mezclado con mucho del ‘steam-punk’ que ya pudimos saborear en el sobresaliente Dishonored de Bethesda.

A cualquier parte que miremos vamos a ver un elemento trabajado, desde la vigas de acero del Agamemnon hasta el terciopelo verde de los asientos para los viajeros, la madera de las barandillas y el atuendo de nuestros protagonistas, que cuentan con un grado de detalle abrumador.

Y ojo, que si eso primero que os contábamos al principio de su ‘aire cinematográfico’ puede mantenserse es, precisamente, por la perfección de los modelos, de las caras, sus gestos, su iluminación y hasta los movimientos, que parecen completamente reales. Y es que hay detalles tan increíbles como que al comienzo de la misión, cuando andamos sobre el globo del dirigible, vemos cómo los pies de nuestros protagonistas se hunden en la lona.

the_order_1886_avance_gz_01

Las ropas son otro de los logros del juego, que se mueven de una manera impactante, con un realismo que alcanza su cénit con las casacas de los protagonistas cuando suben, bajan, saltan, se esconden o desenfundan algunas de las armas que llevan dentro escondidas. Todos estos detalles rezuman realismo y un nivel que no habíamos visto hasta ahora.

Todo lo que tiene que ver con los gráficos es digno de mención, por lo detallados que son y por que todo está pensado para hacer avanzar la historia, arroparla y darle la mayor credibilidad posible. ¿Que si tiene algún defecto? Pues sí, uno, el uso de las bandas negras. Un efecto que nos retrotrae a aquellos años 90 cuando los juegos que venían de Japón a nuestras PSX no estaban bien convertidos y apenas utilizaban la mitad de la superficie total de la pantalla.

Pero lo que en aquellos años era un problema de conversión NTSC a PAL, ahora es pura ‘triquiñuela’ de Ready At Dawn para conseguir una mayor fluidez en The Order 1886 y poder decir que corre a FullHD, es decir 1080p. Cosa que parece que no le cuesta salvo en un único momento donde el juego pegó un leve tirón, que achacamos más a su estado Beta que otra cosa.

En fin, grandes sensaciones para un título que promete elevar el listón de la nueva generación cuando salga a la venta el 20 de febrero y que podría convertirse en un ‘decididor’ sobre qué consola comprar: ¿PS4 o Xbox One? Pues eso ya lo decidirá cada uno pero perderse este The Order 1886, con lo que llevamos visto y jugado hasta ahora, seguramente va a ser un auténtico sacrilegio.

Os dejamos aquí abajo el vídeo de la fase que hemos jugado.


۞ por AGB-Media

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

5 comentarios
  1. Ion 12 Dic, 14 11:29

    Bueno, eso de decir que corre a Full HD es un poco de cachondeo, cuando tiene dos bonitas franjas negras en cada lado. xD

    0
    1. José Luis Sanz 12 Dic, 14 12:49

      Por eso lo explico en el texto. Que decirlo podrán decirlo, pero que sea real…

      0
      1. Ion 12 Dic, 14 17:11

        De todas formas, por mucho que diga por ahí, este juego se ve y luce de miedo…

        0
  2. Eric 12 Dic, 14 20:52

    Buenas, a principios de marzo querría comprarme un juego, y estoy entre Dying light, The Order1886 y Bloodborne. Alguna sugerencia? xD

    0
  3. Anny Katerin 14 Dic, 14 21:49

    que bien 🙂

    0