Análisis y conclusiones finales de Funk of Titans para Xbox One

Escrito por Redacción
Generales
0

Estamos en la antigua Grecia, donde vivían los dioses del Olimpo y todo parecía estar en paz salvo por un pequeño detalle: el ‘funky’ está sucumbiendo ante el rock, el pop y el rap y debemos guiar al intrépido de Perseo para evitar tamaño descalabro. ¡¡el ‘funky’ debe triunfar!! Ese es el ‘plot’ de Funk of Titans.


A partir de ahí se desarrolla un ‘endless runner’ con matices, que bien podría haber llegado a las pantallas táctiles de móviles y tablets pero que finalmente ha salido en Xbox One dentro del programa de desarrollo de juegos ‘indie’ que Microsoft tiene en marcha y al que ha dado en llamar ID@Xbox.

Este título tiene la particularidad de que es de las primeras incursiones hispanas dentro del desarrollo para las consolas de nueva generación, territorio realmente complejo al que llegar por los enormes desembolsos económicos que hacen falta si se quieren llevar proyectos de un nivel AAA al mercado.

funk_of_titans_analisis_gamerzona_06

Es por eso que a Funk of Titans ni se le ocurre compararse con esos grandes nombres y prefiere quedarse más abajo, en el fondo, en el terreno de las pequeñas experiencias, limitadas y sin mayor recorrido que el de echar una partida rápida, superar un par de niveles y descansar para no terminarnos este Funk of Titans en muy pocas horas.

Esa es la clave y por eso a la hora de enfrentarnos a este título no es posible pedirle ‘peras al olmo’, por que el desarrollo de A Crowd of Monsters está muy centrado en lo suyo (aunque tiene carencias), en sus pequeñas partidas y su discreta puesta en escena que debe servirle a sus creadores como primer paso en este mundillo que les permita alcanzar cotas mayores en el futuro.

De todas formas, si queréis leer el análisis completo de Funk of Titans para Xbox One, podéis acceder desde aquí.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios