Hemos probado la Realidad Virtual de las Gear VR by Oculus (en vídeo)

Escrito por Redacción
Juegos iPhone
3

La Realidad Virtual está llamando a las puertas cada vez más y hay una compañía que, por encima de las demás, está haciendo un esfuerzo titánico por convertirse en la referencia, en el estándar que empiecen a seguir otros fabricantes. Y la compañía de John Carmak, comprada hace unos meses por una milmillonada por Facebook, ha convencido a Samsung.


O lo mismo el camino fue al revés, y ha sido Samsung la que ha querido meter la cabeza en esto de la Realidad Virtual de la mano del que más sabe y conseguir, así, que sus Gear VR (el accesorio exclusivo para el Galaxy Note 4) funcionen con una certificación ‘Oculus’ que le va a dar una especie de denominación de origen.

El caso es que el próximo día 20 de febrero Samsung lanzará las Gear VR en España y hace unas pocas horas hemos podido probar todo lo que dará de sí la primera experiencia Oculus que llega oficialmente a España, a un precio de 249,99 euros y que trae el casco de RV y un mando inalámbrico (para los juegos, sobre todo) Bluetooth.

Samsung Gear VR by Oculus, prueba en profundidad.

Pero cuidado por que el conjunto tal cual lo compramos no tiene pantalla ni nada que se le parezca y para eso hay que contar con un Galaxy Note 4, el ‘phablet’ de Samsung que él solito nos puede salir, libre, por unos 650 euros. Así que el conjunto roza los 900 o más, algo que se nos antoja exagerado para adquirirlo todo de golpe.

¿Cómo funciona la Realidad Virtual?

Aunque el casco en sí no tiene una pantalla, sí que cuenta con una serie de elementos que son decisivos para transmitirnos el realismo que da el vivir experiencias completamente inmersivas y diseñadas muchas de ellas en 3D para ser todavía más impactantes. Para conseguir eso, el casco está compuesto de una serie de sensores que van a permitirle al Galaxy Note 4 calcular perfectamente qué debe mostrar en su pantalla.

amsung_gear_vr_impresiones_1

Así, lo primero que tiene el Gear VR es un control de distancia focal (encima en la imagen podéis ver la rueda). Y es que no todo el mundo es capaz de enfocar lo que ve a la misma distancia y por eso las lentes pueden adaptarse a nuestro ojo para sentir siempre la imagen más nítida posible.

A partir de ahí, las Gear VR saben que nos hemos puesto las gafas y estamos intentando acceder al menú de Oculus por que cuenta con un sensor de proximidad, que podéis ver en la imagen inferior abajo a la derecha, en un orificio cuadrado blanco que hay justo debajo de las lentes. De esta manera sabe si queremos empezar a disfrutar de ellas o no y arrancará directamente el modo RV en el Galaxy Note 4.

Samsung Gear VR by Oculus, prueba en profundidad.

Todo lo que es el cuerpo de las Gear VR cuenta con una serie de sensores capaces de ubicar en el espacio cuál es la posición exacta de nuestra cabeza, si estamos levantando la mirada, bajándola, girando a un lado, al otro, o incluso inclinando levemente los ojos. Este tiempo de reacción es tan crucial para que la experiencia sea absolutamente real, que en Samsung se jactan de una velocidad de respuesta que es inapreciable: apenas 20 milisegundos, lo que significa que al más mínimo movimiento que hagamos, la perspectiva dentro del juego, la película o la experiencia, la notaremos.

Esa es la clave de que al probar las Gear VR hayamos tenido la sensación más increíble de inmersión que uno recuerda (solo igualada por las Oculus originales), con momentos en los que de verdad tenemos la completa percepción de que estamos dentro de lo ocurre en el casco.

¿Hay que estar cargando las Gear VR?

Las gafas de Realidad Virtual son completamente inertes, no tienen energía ni puerto ni batería por la que cargarla, así que todo lo que necesita de corriente lo coge del Galaxy Note 4 cuando lo enganchamos a su puerto microUSB. De esta forma, nos ahorramos un cable y el casco está siempre listo para utilizarse por que no depende de que su pila esté más o menos llena.

Tened en cuenta que es el smartphone el que se encarga de hacer todo el trabajo. Primero por su pantalla, que es la que nos muestra en cada ojo (tiene una amplitud de campo de 96 grados, una auténtica maravilla) la imagen correspondiente y después por que recoge los datos de los sensores de las Gear VR para generar la imagen 3D en la perspectiva correcta. Al final, todo es un truco que juega con nuestros sentidos para hacernos participes de un entorno que es completamente plano, pero que por culpa de cómo nos lo enseña, acabamos por convencernos de que tiene volumen y estamos allí.

Contrólalo con un panel táctil

Las Gear VR tienen una manera muy sencilla de controlarse que es a través de un panel táctil en la parte derecha. Aquí funciona como un trackpad de un portátil e incluso al tocar con el dedo con un golpe seco, el Galaxy Note 4 entenderá que estamos aceptando la opción resaltada dentro del menú en el que estemos.

Samsung Gear VR by Oculus, prueba en profundidad.

Si miráis en la foto que tenéis justo encima, y ya en la parte negra a la derecha del touchpad, está el control de volumen de las Gear VR (o mejor dicho, del Galaxy Note 4). Recordad que las gafas no tienen auriculares o unos altavoces propios y que todo sonará a través del teléfono. También, la salida de audio del smartphone no está cegada y podrá utilizarse por lo que es posible recurrir a unos cascos de cable o bluetooth para sentir todavía mejor la experiencia de inmersión.

Justo encima del touchpad podéis ver un botón que es el de retroceso y que nos sirve, como en el sistema operativo Android, para ir al menú anterior en el que estábamos. La verdad es que es muy sencillo de aprender y rápidamente nos haremos a todos ellos sin problemas… pero hubo un uso de este botón que nos pareció genial, sobre todo para espiar a los que creen que no les vemos.

Y es que si dejáis pulsado ese botón de retroceso, entraréis en una especie de menú principal de las gafas donde es posible pausar eso que estamos viendo (o jugando) con las Gear VR y activar la cámara para ver lo que ocurre fuera, en el exterior, justo delante de las gafas. Es una forma de no desconectar del mundo real y que cuando alguien nos hable, podamos ‘mirarle’ a través de la cámara del Galaxy Note 4.

Un gamepad de regalo para los juegos

Lógicamente Samsung no ha querido dejar que la experiencia Gear VR llegue coja a sus compradores y por eso nos introduce en el pack un gamepad para los juegos. Decimos que es de regalo por que así lo afirman, pero seguramente que el precio es un poco más alto por su presencia. De momento no tienen planes de quitarlo del ‘bundle’ básico pero ya nos avanzan que no hay por qué usar a la fuerza este que nos ‘regalan’.

amsung_gear_vr_impresiones_6

Y es que las Gear VR son compatibles con cualquier gamepad Bluetooth de los muchos que se venden para móviles y smartphones, así que si ya tenéis uno podréis sincronizarlo con vuestro Galaxy Note 4 y seguir manejándolo sin perder prestaciones y funciones. Por cierto, este ‘controller’ de Samsung que se incluye tiene un doble uso, ya que no solo nos sirve para jugar con las Gear VR sino que cuenta con un soporte en la cara trasera que se despliega y permite anclar el móvil para jugar como si se tratara de una consola portátil.

Sensaciones de lo que vimos

Lo primero que pudimos comprobar de las Gear VR fueron un par de experiencias 360º que vinieron a hacernos entender el concepto ‘inmersión’. A pesar de no estar en 3D, realmente la sensación fue increíble, no ya por la calidad de las imágenes sino por la respuesta instantánea de las gafas que reaccionaban al menor movimiento de nuestra cabeza.

Simplemente con mirar a un lado o a otro, o subir la cabeza para mirar al helicóptero que nos sujetaba en el cielo, obteníamos una sensación vertiginosa, de vacío bajo nuestros pies que pocas veces hemos tenido el placer de sentir sentados en el salón de nuestra casa.

El modo de visualización de películas es realmente original ya que nos lleva a una sala de cine (o a la Luna, literalmente) donde estamos sentados en una butaca y es posible ver el resto de filas, pasillos, luces del techo o el proyector a nuestra espalda lanzando la película que queremos ver a la enorme pantalla. Todo un lujo.

En cuanto a los juegos, vimos varios que servían perfectamente de ‘demos’ tecnológicas para probar el concepto VR pero estuvimos mucho más tiempo con el Temple Run VR que, de verdad, era absorbente. Cada repecho que subíamos o bajábamos lo sentíamos en el mismo estómago, como cuando se sube una montaña rusa y en cada curva notamos como si fuera a salirse nuestro corazón por la boca.

La tienda Oculus, la clave

Seguramente uno de los puntos que más dudas podrían surgir alrededor de la apuesta de Samsung (y Oculus) en esto de la Realidad Virtual podría ser la cantidad de contenidos que hay disponibles. Aquí los coreanos se han entregado a los americanos y han colocado en el Galaxy Note 4 una tienda oficial que agrupa todo el contenido que los de John Carmak van creando.

De momento, casi la totalidad de lo que hay en ese ‘store’ es gratis, en deferencia a la apuesta que los primeros compradores hacen al gastarse los 250 euros que vale, pero en el futuro se irán añadiendo otras cosas que sí nos costarán dinero: juegos, películas 3D, documentales, experiencias, etc. Otra cosa importante que hay que decir es que todo el contenido multimedia que tenemos en el Galaxy Note 4 podremos verlo en las Gear VR, en el modo cine por ejemplo, ya sea una película, un vídeo casero, fotos, etc.

Al preguntar al responsable de Samsung por si ese contenido va a ir creciendo, su respuesta obligada fue que sí. Aquí veremos en los próximos meses cómo evoluciona pero está claro que por encima de Samsung, está Oculus como principal interesado en que la burbuja de la Realidad Virtual no estalle y se consolide como una fiable garantía de futuro.

Si no tienes un Galaxy Note 4 recomendarte estas Gear VR podría ser desmedido por que seguramente los (casi) 1.000 euros que cuesta el conjunto no te reportarán el beneficio que podrías conseguir gastando ese mismo dinero en otras cosas. Pero si ya te hiciste con este ‘phablet’ en octubre pasado (o noviembre, o diciembre, o…), o lo has conseguido a través de una operadora y te pica la curiosidad de la Realidad Virtual, gastarte 250 euros para experimentar con lo que dicen que será el futuro te podría venir muy bien. Por que todo lo que tiene dentro es algo que sorprende, gusta y, si me apuráis, ‘engancha’.

Aunque los videojuegos, de momento, no estén a la altura de lo que podríamos esperar.

Por cierto, os dejamos un vídeo con una explicación más detallada de cómo son las Gear VR y su tienda de aplicaciones Oculus.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

3 comentarios
  1. Jose Ignacio Rubio Rodriguez 14 Feb, 15 1:22

    me encantaria ver paisajes con las gafas

    0
    1. José Luis Sanz 14 Feb, 15 11:42

      Pues puedo decirte que las panorámicas 360º eran realmente impresionantes.

      0
  2. Anónimo 02 Nov, 15 21:22

    Tengo la suerte que tengo el note 4 y las gafas jeje me las regalaron los de Samsung hasta yo no me lo creo aun!!

    0