Blog: SEGA, Konami, Capcom… o cuando confias más en el pasado que en el futuro

Escrito por Redacción
Juegos
2

Hay un fenómeno que se produce puntualmente cada vez que hay un cambio de generación y que consiste en que del autobús en el que van montadas todas las compañías, hay siempre alguna que se cae y desaparece porque no es capaz de adaptarse a los cambios, a los nuevos tumbos, a las nuevas curvas. Y una veces ocurre por falta de presupuesto porque las nuevas máquinas necesitan de más dinero para hacer juegos y otras porque simplemente sus niveles de creatividad no alcanzan a satisfacer lo que pide el usuario.


En los últimos tiempos hemos tenido ejemplos justo de eso último con algunas de las compañías más importantes de la historias pidiendo árnica y otras que, por las noticias que nos llegan, tienen toda la pinta de acabar sepultados por la locomotora de la historia y fruto de esa cíclica inoperancia en la que entran las más insignes instituciones.

Grandes clásicos

SEGA es uno de esos ejemplos, que tras un paso bastante discreto por PS3 y Xbox 360, ha terminado por tirar la toalla en PS4 y Xbox One porque ve que, desgraciadamente, no está a la altura de las grandes compañías del sector. Los japoneses han comprendido que solo con ‘Sonics‘ no se puede sobrevivir en esta jungla de ‘open worlds’, ‘sandbox’ y RPG de 200 horas de juego.

SEGA_adios_consolas

Pero hay más casos. Codemasters se las está viendo y deseando para mantenerse a flote una vez certificada la defunción de PS3 y Xbox 360, y vuelve a recurrir a viejas fórmulas para intentar salvarse. De ahí que siga empecinada en sus juegos de coches o en recuperar franquicias que estaban felizmente olvidadas como aquel Overlord. Pero hay más, mirad.

En las últimas semanas se ha unido un nombre muy especial. No solo por lo que significa por culpa de sus Metal Gear Solid o PES sino por lo anterior, lo que le dio fama y cimentó una de las leyendas más adoradas del mundo. Estamos hablando de ‘la’ Konami de los 80-90, la de los ‘shoot’em up‘, de los Parodius, Gradius, Nemesis, Space Mambow o los deportivos Track’n Field o Hypersports, los Castlevania, o de las decenas de mágicos cartuchos que lanzó para aquel MSX.

Una Konami que en los últimos meses está viendo desfilar a algunas de sus estrellas más rutilantes y que según informan los ‘analistas’, estaría pensándose centrar su negocio en los móviles, como SEGA, para exprimir al máximo todo su anterior catálogo de clásicos. ¿Y qué me decís de Capcom? Ha descubierto lo que significa ‘remasterizar todo lo muerto’ hasta el último de sus grandes juegos y, si nadie la saca de ahí, acabará por hacer incluso una ‘remasterización‘ de la propia Capcom.

Arrastrando el pasado

Estos cambios de estrategia no dejan de ser malas noticias para todos, por lo que tiene de seguir queriendo vivir del agua pasada, de lo que ya salió hace uno, cinco, diez, quince o veinte años. Ese es el camino fácil, el de coger lo que ya está hecho y reciclarlo para una nueva plataforma, ya sea de sobremesa, portátil o móvil. Estas compañías están viendo lo que cuesta mantener el nivel, los enormes desembolsos que son necesarios y han decidido parar máquinas, volver a lo que fueron (no lo que son o lo que serán) para ver si al calor de su leyenda las cosas cambian o mejoran. Pero sus fans pasan, van creciendo y las nuevas generaciones ya no guardan, porque no lo vivieron, ese porcentaje de magia necesaria que convierte un juego de 8 bits en un clásico para siempre.

Es evidente que siempre habrá alguien dispuesto a rejugar un Castlevania, o un Resident Evil 2, o un Sonic CD o un lo que sea, pero por ese camino, desgraciadamente, perdemos a algunas de las compañías que han ayudado a forjar este mercado tal y como lo conocemos, que le han dado esa grandiosidad que tiene y que nos atrapa a todos con cada novedad que en él se produce.

Perder a SEGA para esta generación de PS4 y Xbox One ya es doloroso. Que Konami también lo haga tras lanzar Metal Gear Solid V The Phantom Pain es incluso insoportable. Pero que se le unan al club nuevos aspirantes porque no le ven salida a su situación, es una hecatombe de dimensiones bíblicas que dice mucho de lo complicadas que están las cosas.

Porque muy mal deben ir cuando ante la opción de seguir el camino, prefieres pararte, mirar atrás y decidir que eso de vivir de las rentas no es una mala opción. Que existir con un retrovisor puesto es lo único que te queda. Que tu futuro solo existe recordando el pasado.

Una pena. ¿No os parece?

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

2 comentarios
  1. Anónimo 24 May, 15 21:35

    no entiendo porque sega no vuelve a intentar hacer consola me gustaria volver a ver con la tecnologia de hoy en dia una nueva consola de sega ojala y que lo piensen

    0
  2. Anónimo 26 May, 15 5:03

    El problema es el mercado actual no son ni los rpgs ni los open world es lo comercial que se ha vuelto todo el asunto de los videojuegos donde practicamente si no dice call of duty o GTA en la portada no lo compran a eso le sumamos que una minoria se preocupa por la historia y el gameplay la mayoria se van por los graficos ademas de la necesidad enfermiza de querer meterle un multiplayer a todo si pudieran hasta los juegos de solitario tendrian una version mmo

    0