¿Sabéis cuáles son las razones de que Konami e Hideo Kojima hayan roto?

Escrito por Redacción
Juegos
0

Como suele decirse cuando se produce una ruptura, siempre es cosa dos y seguro que tanta culpa tienen unos como otros. Pero a pesar de que eso es algo tan evidente, habrá quien prefiera cargar las tintas más en un lado que en otro y vendrán los problemas, o mejor dicho, los bandos.  Ya sabéis, quienes creen que los buenos son los señores de Konami o el programador estrella de los Metal Gear.


Las razones de la ruptura

La información actual viene directamente de un tal Daley, el responsable del llamado The Codec Podcast, que aprovechó su programa para hablar de una entrevista en la que había participado y en la que andaba Rika Muranaka, compositora de la música de algunas de las entregas del juego y que parece que siempre que ha habido presupuesto ha participado. Eso ocurrió en el primer y tercer Metal Gear Solid.

Imaginamos que esta chica (o mujer) tendrá hilo directo con Konami e Hideo Kojima y sabrá por qué dice que los problemas entre la compañía y su megaestrella vienen por una simple cuestión: el dinero. La pasta. La plata. O como queráis llamarla. ¿Y eso?

Hideo Kojima el asalariado

Pues todo parece indicar que aunque pudiera parecer lo contrario, Hideo Kojima cree que no está bien pagado porque no cobra por las mayores o menores ventas que tienen sus juegos, sino que simplemente se lleva a casa un salario como cualquier otro empleado. Bueno, imaginamos que lo que gana el japonés no será lo mismo que otros compañeros, pero aun así, al padre de Metal Gear le seguirá pareciendo escaso para lo que podría llevarse.

Kojima Productions.

Exactamente, Daley afirmó sobre esa entrevista que “El motivo principal de la ruptura, al menos en su opinión [de Muranaka], fue el hecho de que Kojima recibía un salario y no obtenía beneficios por las ganancias que generaran sus juegos. Se le pagaba cierta cantidad sin importar el resto, y gastaba demasiado dinero además de retrasar el proyecto, añadiendo características y asegurándose de que el título fuera lo más ambicioso posible […] a Konami no le pareció ya que los constantes retrasos del proyecto no parecían afectar al director. Se gastaba el presupuesto en esto y aquello, mejorando el Fox Engine y atrasándolo más porque el motor gráfico no estaba listo, Konami estaba insatisfecha porque finalmente él seguía recibiendo su salario sin preocuparse por lo que se estuviera gastando en el juego”.

¿Vosotros creéis que ese afán perfeccionista ha sido el problema que puede haber detrás de este divorcio, o efectivamente es una cuestión de dinero? Contadnos.

También te puede interesar…

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios