Recordad que cuando el año pasado nos enteramos de los planes de Ubisoft con su franquicia estrella, muchos ya dejamos caer que eso de volver a las andadas con Unity no iba a ser muy recomendable. Sobre todo si erais de los fans de la franquicia que con Assassin’s Creed IV Black Flag os lo pasasteis bomba navegando, combatiendo, recorriendo el mundo y, por supuesto, haciendo de asesino.

Assassin’s Creed Rogue es la demostración de que esa rama en PS3 y Xbox 360 es más divertida que la iniciada en PS4 y Xbox One en 2014. A pesar de que gráficamente, obviamente, no existe comparación posible.

El caso es que a lo ‘tonto’ ha sido el PC el que ha demostrado más agilidad para quedarse con las dos franquicias del año pasado ‘en exclusiva’. Es decir, que si no tenemos una PS4 o una Xbox One, o una PS3 o una Xbox 360, con disponer de un PC ‘potentillo’ podremos contar con los dos juegos de Assassin’s Creed: Unity y Rogue.

Análisis de Assassin's Creed Rogue para PC en Gamerzona.

De todos modos, ya os avanzamos que no queda mucho para que Ubisoft anuncie que la ‘remasterización’ de Assassin’s Creed Rogue está en camino para la ‘next-gen’. Pero bueno, no es momento de saturar el mercado y lo mismo se esperan hasta el veranito, en plan ‘avance’ de lo que llegará con Assassin’s Creed Victory.

El mismo juego que en PS3 y Xbox 360

Como ya es costumbre en estas versiones que salen a destiempo y con una distancia de meses respecto de los originales, no vamos a contar desarrollo, argumento y esas cosas por que realmente no merece la pena: se trata del mismo título de cabo a rabo y lo que tuvimos que hacer en PS3 o Xbox 360 se replica de la misma forma aquí.

Análisis de Assassin's Creed Rogue para PC en Gamerzona.

Como sabéis, desempeñamos el papel de Shay Patrick Cormac, una especie de antepasado de los Kenway que ya vimos en Assassin’s Creed III y a cuyo juego antecede por ubicación temporal de sus acontecimientos. Viene a ser algo así como la revelación de algunas cosas que pasaron en esos años de la guerra de independencia americana contra los ingleses.

Es más, si por algo pasará a la historia este Assassin’s Creed Rogue es por ser el primero en el que vamos a desempeñar el papel de Templario, algo inédito si miramos en su conjunto a todos los títulos de la saga y solo por eso, ya merece la pena echarle un vistazo a ver qué se siente.

Sigue manteniendo el tipo

Por esos azares de la vida, apenas jugué con Assassin’s Creed Rogue en PS3 y Xbox 360 por lo que me centré en la última parte del año pasado con su hermano mayor, Assassin’s Creed Unity. Y reconozco que tal y como está puesto en el análisis que publicamos, nos pareció un error que los franceses volvieran a fórmulas que habían superado con Assassin’s Creed IV Black Flag, donde habían conseguido abrir el mundo de la franquicia hasta convertirlo en un complejo y espectacular ‘sandbox’ de verdad. Siempre lo fue, pero no tan variado ni tan grande.

Análisis de Assassin's Creed Rogue para PC en Gamerzona.

Con Unity Ubisoft volvió la franquicia más pequeña, más ensimismada, reincidiendo una y otra vez en lo que ya habíamos disfrutado en sus primeros cinco juegos y, la verdad, se echaba de menos la brisa del mar en la nueva generación.

Es por eso que ahora que hemos vuelto a coger con la distancia de varios meses Assassin’s Creed Rogue, nos hemos alegrado de que Ubisoft rediseñara su franquicia para el juego que llegó en 2013, que le pusiera barcos, batallas navales, recolección y fabricación de objetos, investigación de un mundo gigantesco y que no todo estuviera flanqueado por las paredes de una ciudad llena de edificios.

Análisis de Assassin's Creed Rogue para PC en Gamerzona.

En PC esa magia sigue funcionando. Sigue dejando en mal lugar lo realizado por Assassin’s Creed Unity y nos pone en la mano disfrutar de una experiencia ‘assassin‘ mucho más fresca. Eso sí, repetida pixel por pixel de la que vimos en Assassin’s Creed IV Black Flag, pero infinitamente más interesante que la del título ‘next-gen’.

De todas formas, al colocar el mismo Assassin’s Creed Rogue de PS3 y Xbox 360 en PC, os vamos a referir al análisis que realizamos el año pasado cuando salió a la venta, por que todo lo dicho entonces sirve perfectamente ahora (salvo algunas opiniones que, como siempre, son subjetivas).

¿Qué aporta el PC al juego?

Bueno, pues aquí hay que decir que nada. Assassin’s Creed Rogue simplemente lo que hace es salir a la venta para PC, ya está. No hay añadidos con forma de contenidos que no estuvieran en las consolas, o una preparación exclusiva para resoluciones 4K con texturas más detalladas, o efectos de luz y sombreado que se aprovechen de la mayor potencia del hardware en los ordenadores.

Análisis de Assassin's Creed Rogue para PC en Gamerzona.

Pero curiosamente, es ‘port’ es, a su vez, una de sus principales ventajas por que como es tan liviano técnicamente (comparado con los nuevos ‘engines’ que vienen de PS4 o Xbox One) no hará falta una configuración muy escandalosa para moverlo.

Nosotros los jugamos en un Intel Core i5 a 3,2 GHz, 8GB de memoria RAM y tarjeta gráfica Nvidia 675GTX y hemos disfrutado del juego a 2.560×1.440 píxels de resolución y una tasa de ‘frames’ que rozaba los 60 permanentemente. Así que como os decimos, no hace falta tener lo último de lo último para hacerlo funcionar.

Eso sí, lo que sí os vamos a recomendar es que tengáis un mando, un gamepad que bien podría ser el de Xbox One o el de Xbox 360. En el caso de este último, si tenéis el modelo USB o el inalámbrico pues perfecto, pero si no, el de Xbox One es una solución sensacional ya que gracias a su conexión microUSB (la de los móviles Android) nos permite tener un dispositivo extraordinario para este tipo de desarrollos.

Análisis de Assassin's Creed Rogue para PC en Gamerzona.

Así que, ¿mejora Assassin’s Creed Rogue en su llegada a los ordenadores? Pues no excesivamente por que pone las cosas tal cual las vimos en PS3 y Xbox 360. Y no sé a vosotros, pero a mí que quedé tan desencantado con Assassin’s Creed Unity, volver a surcar los mares, abordar a los enemigos, mejorar el Morrigan, visitar decenas de islas o ciudades como Nueva York o Lisboa me sigue pareciendo mucho más interesante y divertido. Tanto, que deja en un segundo plano la polémica de si Ubisoft podría haber añadido más polígonos, texturas o modelados a este ‘Rogue‘.

Si tengo que elegir entre jugar con Assassin’s Creed Unity o Assassin’s Creed Rogue en mi PC, tengo claro que lo haré más gustoso con el segundo que con el primero. Cosa que ya pensábamos cuando el año pasado los franceses descubrieron sus cartas.

Así que ya sabéis: ¿merece la pena tener este Assassin’s Creed Rogue? Sin duda sí. Es el mejor de los dos que salieron el año pasado y un foco de entretenimiento a largo plazo asegurado, sin demasiadas complicaciones técnicas.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios