Ubisoft ha visto la oportunidad de expandir todavía más su Assassin’s Creed y no ha perdido la oportunidad, ya que está buscando formas para que su franquicia estrella tenga nuevos desarrollos más allá de las entregas ‘canonical‘ que van poniendo a la venta todos los otoños puntualmente. Y producto de esa necesidad, nace Assassin’s Creed Chronicles China para PS4, Xbox One y PC.

Hay muchas teorías para explicar de dónde salen estas aventuras, pero hay una que justifica su existencia. Esta ramificación ‘Chronicles‘ de los Assassin’s Creed no es nueva ni esta nueva protagonista puede presumir de ser la primera. Ya Altaïr hace unos años tuvo un juego de plataformas, 2,5D en algunos momentos, donde simplificaba el desarrollo de los juegos de consolas para adaptarlos a las pantallas de los iPad e iPhone.

Ahora en Ubisoft han entendido que hay un hueco en las tiendas digitales de PlayStation y Xbox para productos más discretos, que cuenten con algún elemento diferenciador en su manufactura que nos invite a comprarlo: ya sea la historia, su innovador apartado gráfico o el ‘gameplay‘, hay ejemplos en la propia Ubisoft que bendicen esta nueva ramificación de la orden de los asesinos.

Análisis Assassin's Creed Chronicles China.

Seguro que recordáis títulos que han llegado el año pasado, de Ubisoft y con el ‘engine‘ UbiArt que eran auténticas maravillas, como Child of Light o Valiant Hearts, que ofrecen un tipo de entretenimiento más sencillo pero haciendo hincapié en elementos estéticos y artísticos muy claros.

Viajamos hasta China

Así que ubicados ya en lo que podremos ver en este Assassin’s Creed Chronicles China, hay que decir que controlaremos a una asesina, Shao Jung, en el año del señor de 1526. Una mujer entrenada en las habilidades de los asesinos italianos que descubrimos en Assassin’s Creed II (ojo a la aparición de algún personaje ‘icónico‘) y que no le queda otra que volver a su tierra, en plena época de gobierno de la dinastía Ming.

Análisis Assassin's Creed Chronicles China.

Como siempre, tendremos que acabar con una serie de enemigos al estilo de los juegos de la franquicia principal valiéndonos de las armas de un buen ‘assassin‘: que son la rapidez, la fuerza, el valor, el sigilo y, por supuesto, el instinto asesino.

Plataformas por doquier

Ubisoft ha concebido un juego inspirado en la esencia de otro que desarrolló una tal Broderbound y que con los años sus derechos terminaron en las oficinas de los franceses. Prince of Persia podría ser la más inmediata comparación que nos podría llegar a salir, aunque por el camino se le han añadido algunas cosas que mejoran aquella primera idea original.

La más importante es que Assassin’s Creed Chronicles China se basa en el sigilo, en la ocultación, en esperar a que el enemigo pase para que no nos descubra y mucho de lo que consigamos será aplicado esta máxima. Para conseguirlo Ubisoft ha dotado a los enemigos de unas opciones que nos señalan cuál es el estado en el que se encuentra cada uno. Si están alerta o no. Si nos han visto y vienen a atacarnos o si nos hallamos dentro de su foco de atención.

Con todas esas herramientas y datos, nuestra asesina podrá ocultarse, quedarse tras los obstáculos de la pantalla y decidir cómo actuar en cada momento. Como es lógico no todo será ‘sota, caballo y rey‘ y habrá algo de improvisación dentro del juego.

Análisis Assassin's Creed Chronicles China.

Por ejemplo a la hora de escoger el camino hasta el objetivo. Los mapas no es que sean muy laberínticos ni tampoco lineales. Hay pequeños desvíos, atajos o accesos a zonas a las que hay que llegar y que podríamos alcanzar de más de una forma. Esto no quiere decir que de repente Assassin’s Creed Chronicles China sea un ‘sandbox‘ que ofrezca multitud de oportunidades, pero sirve para que una vez completado (de ‘collectables y todo) podamos decir que es ‘rejugable’.

También hay armas, y habilidades

Dentro de esta aventura Assassin’s Creed hay sitio para viejos conocidos de la orden, como son los cuchillos. Esos que se esconden una vez que los usamos y que pillan por sorpresa a nuestras víctimas cuando les atacamos desde la oscuridad.

Pero a medida que vamos avanzando, veremos que es posible encontrar algunas otras armas, del mismo modo que Shao aprende habilidades que serán necesarias para superar un obstáculo en el juego. Esta combinación de armas y nuevos aprendizajes es una de sus partes más importantes ya que no podremos pensar en visitar nuevas zonas si no contamos con las herramientas justas para superarlas. Es como en los viejos Metroid, donde vamos aprendiendo cosas nuevas en cada fase y eso es, precisamente, la llave que da la oportunidad de avanzar y no atascarnos.

Análisis Assassin's Creed Chronicles China.

Esas armas hay que usarlas con cuidado. No es que nos vayan a delatar, pero en la mayoría de ocasiones terminar con todos los enemigos de la pantalla nos hará perder mucho tiempo cuando hay una alternativa sigilosa, sin tener que derramar una gota de sangre. Ya, ya imaginamos que de hacerlo así nos llevamos la sensación de que dejamos de hacer cosas importantes, pero no creáis que esto es así. Assassin’s Creed Chronicles China se disfruta simplemente con el sigilo y eliminando a los enemigos solo cuando es casi una obligación para el devenir de la partida.

Eso sí, la complejidad de otros juegos a la hora de poder combatir se ha perdido y en este Assassin’s Creed Chronicles China nos limitamos a un ‘toma y daca‘ donde debemos esperar a que nos ataquen, contrarrestarlo y devolverle el intento asestándole un golpetazo con la espada o lo que sea que tengamos equipado.

Viejos conocidos

Que Ubisoft haya optado por un desarrollo tan ‘Prince of Persia’ no significa que sea igual. Es más, uno de los detalles que honran a los franceses es que no han dejado fuera elementos que son, por definición, los que nos indican que estamos en un Assassin’s Creed.

Así, y como ya ocurría en los Assassin’s Creed Chronicles para iPhone o iPad, siempre tenemos la percepción de estar dentro de un juego de la franquicia gracias a cosas como los saltos de fe, los carros de heno para ocultarnos, la visión del águila para ver los puntos importantes de la misión, etc.

Vuelve el Ubisoft más ‘indie’

La compañía francesa es una de las que más suelen arriesgar cuando se trata de lanzar un tipo de producto más pequeño, en tamaño, que sus grandes producciones, pero que cuenta con un apartado artístico realmente impactante. Ya lo consiguió con esos juegos que antes os mencionamos, con Child of Light jugando a ser un JRPG japonés y con Valiant Hearts flirteando con desarrollos didácticos y aire de cómic. Para obtener esos soberbios resultados se han encomendado muchas veces a su UbiArt y en esta ocasión parece que lo podrían haber hecho de nuevo.

Análisis Assassin's Creed Chronicles China.

En Assassin’s Creed Chronicles China vuelven a conquistarnos con un apartado técnico soberbio, con unos gráficos a 1.080p que brillan por su definición, por la suavidad de los movimientos y por que el gusto que han empleado se aprecia en cada detalle. Para conseguir esa atmósfera oriental han recurrido a técnicas artísticas chinas, con un uso preciso y realmente acertado de los colores, las formas y las texturas.

Esa apariencia de tener algunos elementos simplemente  ‘bocetados‘ junto con otros que parecen sacados de un pincel de acuarela le dan un realce al resultado muy atractivo, que invita a jugarlo para descubrir nuevos entornos, escenarios y enemigos. Evidentemente estas cosas van en gustos, pero el trabajo que se ha pegado Ubisoft es de los que invitan a jugar, casi más que el propio desarrollo de ‘plataformas a la vieja usanza’.

Assassin’s Creed Chronicles China es el primero de una trilogía que nos llevará también a la India y Rusia. Esperamos impacientes para probarlos también y, si mantienen la línea tan buena conseguida aquí, seguro que nos encontraremos ante una de esas sagas que hay que tener bien guardada en el disco duro de la consola por los siglos de los siglos.

Un gran juego. Modesto pero grande.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios