Era el tapado. El ausente. El olvidado. Tras el anuncio de Assassin’s Creed Unity, Ubisoft desveló que había otro título de la saga en desarrollo para PlayStation 3 y Xbox 360. Sin embargo, el tiempo fue trascurriendo y no supimos nada sobre él hasta la pasada Gamescom, es decir, hace “sólo” tres meses aproximadamente. Con poca repercusión para lo que respecta en esta saga tan mediática llega Assassin’s Creed Rogue, el punto final de los asesinos en PlayStation 3 y Xbox 360.

assassins_creed_rogue_655 (6)

Surcar los mares

La impresión que uno tiene jugando a Assassin’s Creed Rogue, durante toda la aventura, es que éste es un refrito en cuanto a mecánicas de juego de la tercera y cuarta entrega. Sin más. ¿Es esto malo? Para nada, ya que potencia lo visto en estas partes, pero siempre sin llegar a sorprender. Y quizás este sea el punto negativo: todo lo jugado tiene esa toque antiguo que al seguidor de la franquicia le sonará, con el que va a disfrutar y entretenerse, pero siempre sin llegar a las cotas de los anteriores.

Assassin’s Creed Rogue es más mapas, más barcos y más acción, los tres pilares sobre los que se sustentó su antecesora y a la que tan bien le fue en ventas. Sin embargo, y curiosamente, vuelve a flojear en el mismo: la historia.

assassins_creed_rogue_690 (5)

La narrativa de esta parte corre a cargo de Shay Cormac, un asesino deslenguado que no duda en poner en entredicho todos los designios de la Hermandad. Debido a determinados sucesos que vamos viviendo durante el juego, Shay vira hacia los Templarios y tiene un nuevo objetivo: acabar con todos sus antiguos compañeros que quieren sumir al mundo en el caos.

La idea original es cojonuda –y perdonad la expresión-, pero pierde fuelle en la ejecución final. El título está estructurado en siete secuencias, seis de las cuales pertenecen al groso del argumento. Para que os hagáis una idea, el “cambio” a templario sucede entre la segunda y la tercera, por lo que tarda en arrancar y se mete mucho relleno de por medio. Asimismo, la narración base, que es la búsqueda de un artefacto de los precursores y un libro con escrituras antiguas, termina prácticamente pasando desapercibida.

Uno tiene la sensación de que se ha intentado meter con calzador varios elementos argumentales de la franquicia, cuando podría haber sido más sencillo enfocarse sólo en la redención de Shay como templario. Centrarse en una idea y no en varias.

A pesar de que esta amalgama de conceptos pueda inducir a una mayor duración de la historia, ésta se completa bastante rápido. Las seis –o siete- secuencias principales se pueden finalizar en siete u ocho horas, una duración pequeña para lo que viene siendo Assassin’s Creed (y se podría prescindir de tres de estas ocho horas). No obstante, en secundarias el tiempo se triplica; y no es una exageración.

assassins_creed_rogue_690 (4)

A diferencia de Black Flag, uno de los aspectos más positivos de este Rogue es la vida que tienen todas las islas o poblaciones que se visitan. Aquí no hay cofres y fragmentos sueltos en medio del océano, sino que siempre hay un pequeño reducto de personas, ya sea una colonia pesquera o un simple puerto marítimo.

Parece una tontería, pero era muy tedioso anclar el barco en medio del mar para coger un fragmento del Animus o un simple cofre, elementos que se encontraban en un pequeño montículo de arena. Aquí no: se desecha esa idea y se introduce a gente en cada parte del mapa, un escenario que está dividido en varias áreas como puede ser el Atlántico Norte, Nueva York o River Valley.

assassins_creed_rogue_655 (8)

Precisamente, aquí hay también que anotarle un tanto a Rogue, ya que los mapeados son preciosos, sobre todo los que podemos ver en la nieve. Otros, como pueden ser Nueva York o la Hacienda Davenport, se nota que están tomados directamente de Assassin’s Creed 3 con leves variaciones y el esfuerzo realizado es menor (eso sí, especial atención a algunas misiones que nos llevarán a Europa y que son, sin lugar a dudas, las mejores de toda la aventura).

El apartado gráfico cumple y demuestra que PS3 y 360 no dan más de sí. Sin embargo, a nivel jugable es “más de lo mismo”. No es malo, ya lo hemos dicho al comienzo de esta crítica, pero uno ya puede estar cansado del sistema de combate con espadas y derivados: contraataque y eliminado. El que lleve muchos años jugando a la saga no verá ningún cambio grandilocuente, más allá de algunas animaciones nuevas. De igual manera, tampoco lo verá en el sistema naval respecto a Black Flag.

assassins_creed_rogue_655 (7)

Sigue entreteniendo y divirtiendo, y aquí servidor se lo pasa como un enano hundiendo barcos rivales –que ahora te pueden abordar, por ejemplo-, pero el factor sorpresa lo ha perdido y la innovación – en todos los campos jugables- no deja de ser un: “Anda, mira, han puesto esto”. Y se acabó.

Al fin y al cabo, no hay que engañarse: este Assassin’s Creed Rogue es una manera de contentar y despedir la saga en PlayStation 3 y Xbox 360. El número de jugadores en estos sistemas es bastante considerable, y dado que la nueva generación todavía no está todo lo implantada que a Ubisoft le gustaría, es bastante comprensible que quisieran sacar una entrega para explotar tan vasto universo.

assassins_creed_rogue_690 (3)

Assassin’s Creed Rogue entretiene y divierte, pero el fan de la saga puede aborrecerlo si tiene los otros demasiado frescos. El jugador nuevo, en cambio, tendrá la entrega más completa, a nivel jugable, de todas las lanzadas, con más treinta horas de juego en su haber (contando secundarias).

La saga Assassin’s Creed se despide de la generación que le vio nacer con una notable entrega; que, por cierto, hará las delicias de los nostálgicos, ya que aparecerán muchos personajes reseñables. Esperemos que PlayStation 4 y Xbox One reciban el mismo nivel durante los próximos años. Y recuerda, asesino: “Nada es verdad, todo está permitido”. Gracias por tanto, y hasta siempre.

assassin's_creed_rogue_pc_soon

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

1 comentario
  1. Anónimo 26 Jun, 15 20:44

    Fumo para apestar

    0