Tim Schafer estuvo muchos años (unos siete) apartado de una de las actividades que más felicidad y clásicos ha producido a los videojuegos y aunque LucasArts está ya enterrada en algún solar cercano a los DisneyWorld de Orlando, Double Fine es de los pocos nexos de unión que nos quedan con aquel lejano y maravilloso mundo de las aventuras gráficas ‘pata negra’.

No lo dudéis. El éxito de Broken Age desde el mismo momento en que pisó Kickstarter tuvo más que ver con la presencia de Tim y con las promesas de que nos encontrábamos ante un retorno al viejo género de los point’n click que otra cosa, porque los nostálgicos de esos Monkey Island, Indiana Jones, Maniac Mansion y Zak McKraken buscaban reencontrarse con ellos necesariamente.

Análisis de Broken Age para PS4 y PC.

Pero aunque hubiera sido así, al final juegos como este Broken Age tienen que pasar por el filtro de las ventas y por mucho que se prometa en la campaña de crowdfunding, si luego no hay realidades todo se viene abajo. E incluso en esto, lo que han llevado a cabo los chicos de Double Fine es meritorio.

Dos actos para un único juego

Broken Age llegó con su primer capítulo el pasado mes de enero y no ha sido hasta esta misma semana cuando que se lanzará ya el segundo y las ediciones físicas con todo el conjunto en su interior. Dentro de un único disco.

En el capítulo de hace tres meses el juego nos sorprendió con un argumento de esos que a Tim Schafer no le pegan, al menos desde el punto conceptual. Los juegos de este buen hombre siempre han partido de supuestos absurdos, de situaciones inverosímiles y de personajes alocados. Ahora, con Broken Age se ha ahorrado lo primero y todo lo que ocurre parece hacerse con un manto de armónica poesía.

Análisis de Broken Age para PS4 y PC.

Así nos lo parece, al menos, cuando lo vemos y cuando vamos llevando a los personajes por este mundo que roza muchas veces escenas que podemos sentir en sueños. No hay profesores lunáticos ni piratas muertos, pero muy vivos, en el fondo del mar, ni calaveras intentando colocar seguros a sus semejantes. Y eso desconcierta.

Viajes iniciáticos S.A.

Vella y Shay son dos jóvenes que vivirán en este Broken Age su viaje iniciático hacia el mundo de los adultos. Dos aventuras que no dejan de ser alegorías de lo que cada uno desea en sus respectivos entornos. Una lleva una existencia que no la llena lo más mínimo y quiere vivir maravillosas aventuras, mientras que el otro está recluido en una nave espacial que lo controla todo y allí no sabe cómo satisfacer sus ansias de libertad.

Análisis de Broken Age para PS4 y PC.

Uno y otro completarán su viaje en dos actos de una historia que parece ir por separado en muchos puntos pero que finalmente acaban por desvelarnos una relación, un sentido. Un nexo de unión muy fuerte con bastante sentido.

Mientras llega ese desenlace,  Double Fine va tejiendo una historia que tiene su punto de humor, con grandes personajes que nos recuerdan a la LucasArts más estridente y alocada: la de las carcajadas sin límite y la del absurdo… pero sin perder respeto por algo tan serio como es este Broken Age.

Aventuras y puzzles

No creáis que los de Tim Schafer han revolucionado el género. Se han quedado en un saludable término medio donde en la versión PC llevamos un puntero con el ratón y hacemos click en el momento en el que queramos interactuar con algo.

No penséis que nos encontramos ante una dificultad como las de antaño, con esos absurdos rompecabezas que en los Monkey Island llegaban a la categoría de imposibles. Ahora no han querido ponerlo tan difícil por que no se entendería tanta complicación y tan poca lógica. Así que hay un divertido término medio donde no es complicado resolver la mayoría aunque alguno hay que nos llevará un poquito más de tiempo resolverlo.

Esto convierte Broken Age en un juego que, entre los dos actos, apenas dura unas 15 horas si nos perdemos mucho por los mapas intentando encontrar esos ‘toques secretos’. Pero si vamos de seguido la cosa se consume en dos tardes ‘mal jugadas’.

Análisis de Broken Age para PS4 y PC.

Eso sí, hay diferencias muy evidentes entre el primer y segundo capítulo que seguro que han tenido que ver con los meses que han transcurrido de enero a abril. Y es que ese primer acto es mucho más argumental, pone los cimientos de la historia y la responsabilidad de lo que ocurre en el argumento, plantando incógnitas que pensamos ver resueltas en la segunda parte.

Esto no ocurre así ya que cuando entramos en esa parte final, el juego detiene la carga narrativa y se centra mucho más en el juego. Seguramente por que era importante no estirar la historia más de lo necesario o por que, quien sabe si los jugadores preferían más puzzles. Sea como fuere, se nota un cambio que se hace más imperceptible si los disfrutamos ambos de seguido.

Estilo visual con personalidad

En este punto, es complicado evaluar lo más o menos bonito que nos pueda parecer Broken Age por que ese tipo de valoraciones son completamente subjetivas. Sí se puede decir en su favor que el estilo escogido, precisamente, busca ayudar a la narración de la historia. Tanto en PS4 como en PC es seguro que podrían haber hecho algo más ‘next-gen’, más perfecto, pero si no lo han llevado a cabo es por ser coherentes con el conjunto.

Análisis de Broken Age para PS4 y PC.

Es por eso que se complica valorar un aspecto tan personal. Tan rematadamente bien buscado que a quien suscribe le ha parecido tan bonito como apasionante. Los escenarios están tirados con un gusto tremendo, así como el diseño general de todos los personajes, que actúan dentro de una historia al son marcado por Double Fine, que ha querido ofrecernos un juego con un cuidado desmedido.

El conjunto de Broken Age es muy inspirador. Realmente es un juego que se deja disfrutar fácilmente y que devuelve el brillo a las aventuras gráficas que parecen imponerse ahora, de la mano del nuevo Rey Midas del género que es Telltale Games.

Análisis de Broken Age para PS4 y PC.

Los de Tim Schafer seguramente no han querido reinventar nada y por eso han desarrollado un juego que, incluso en PS4, se maneja tan bien como en PC. No echaremos de menos el conjunto teclado-ratón y nos haremos con los controles del Dualshock 4 fácilmente, en dos minutos.

¡Tim, únete a Ron!

No sé vosotros, pero una vez visto lo en forma que están estos chicos de Double Fine y lo que han sido capaces de volver a hacer, por separado, tanto Tim Schafer como Ron Gilbert, ¿no creéis que ha llegado el momento de que unan sus fuerzas para hacer otra aventura gráfica o lo que sea?

Análisis de Broken Age para PS4 y PC.

Broken Age es un juego realmente divertido, pero también maravillosamente precioso que quiere cautivarnos desde el primer minuto que los cargamos en la consola o el PC. Luego, también, se nos sube a las barbas y nos conseguirá sacar una carcajada a la que nos descuidemos gracias a sus personajes y diálogos. Del mismo modo que lo hacía este tándem de genios hace más de 20 años.

Cuando ellos solos, con LucasArts (o LucasFilm Games), inundaron el mundo de personajes que hoy son iconos de la historia de los videojuegos.

Larga vida a Broken Age y Tim Schafer… ¡¡y únete a Ron!!

  • Anónimo

    No pio ni un juego para descargar

  • Anónimo

    Pero que inutiles que son

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

2 comentarios
  1. Anónimo 14 May, 15 13:00

    No pio ni un juego para descargar

    0
  2. Anónimo 14 May, 15 13:05

    Pero que inutiles que son

    0