Hay juegos que se les ve venir desde lejos. Desde ese primer tráiler de anuncio uno ya puede adivinar si es posible esperar algo bueno o malo de un título. Al menos cuando por medio está Nintendo y su sagrada costumbre de ir utilizando a sus míticos personajes (principales y secundarios) para crear nuevas franquicias que triunfan sí o sí.

Y este Captain Toad Treasure Tracker llegaba con varios elementos que hacía adivinar que estábamos ante uno de los mejores juegos que podrían llegar a Wii U. Por un lado está su personaje, y por otro la genialidad de su desarrollo. Puro Nintendo. Pura inteligencia. Pura diversión.

La historia del juego no creáis que sirve para algo. La cosa va de que Toad y Toadette están de expedición por esos mundos de Dios y de repente, cuando se disponen a recoger la primera estrella de la primera fase, aparece un pajarraco y se lleva nuestro acompañante. ¿Qué hacemos? Pues está claro: hay que correr tras sus plumas para rescatarlo aunque, de por medio, hay que ir recogiendo todo lo que veamos.

captain_toad_treasure_tracker_analisis_gz_40

Aquí Nintendo recurre a uno de esos elementos que son ya míticos en la historia de los grandes juegos de la compañía, reutilizando elementos que son ya cconvenciones en muchos de sus desarrollos más importantes: eso de recoger estrellas es una forma de mantener el vínculo con el padre natural de este Toad, que vino al mundo para acompañar a Mario y a toda su parentela. Pero vamos por partes.

Escenarios cerrados con mucho que hacer

En Captain Toad Treasure Tracker hay algo más de 70 niveles que podremos superar rápidamente ya que no son especialmente difíciles. Otra cosa es que intentemos conseguir todo lo que hay en cada escenario, tanto de monedas, como champiñones de oro, diamantes, etc. Esta es la clave de la vida útil del juego que si bien lo podremos completar en unas pocas horas sin cumplir muchos de estos objetivos al 100%, sí que podremos alargar su duración rejugando cada fase para alcanzar ese porcentaje pero invirtiendo mucho más tiempo.

captain_toad_treasure_tracker_analisis_gz_35

Si os somos sinceros, de primeras este Captain Toad Treasure Tracker da la sensación de ser un juego de dispositivo móvil, de ideas cortas, muy bien realizado, pero que se ciñe en exceso a la vieja costumbre de tener tantas fases como pantallas, que es como antiguamente se definía a lo grande o pequeño que era un videojuego. Cada fase está repleta de plataformas, recovecos, escaleras, edificios, ascensores, pasadizos, puentes, etc., y todo diseñado con un gusto impecable, que recuerda al gran Super Mario 3D World.

El diseño de estos escenarios recuerda al de esos dioramas que juguetean con el concepto de maqueta y que en este juego lo que hacen es concentrar en muy poco espacio un trayecto que debemos completar a los mandos de una seta que la pobrecita tiene sus movimientos muy limitados. ¿Entonces cómo lo hace?

captain_toad_treasure_tracker_analisis_gz_33

A Toad le pesa mucho la mochila

Este pequeño detalle podrá parecer accesorio pero es esencial para entender cómo funciona Captain Toad Treasure Tracker. Y es que al llevar esa mochila a la pobre seta le resulta imposible dar saltos y eso le obliga a tener que buscar la manera de llegar a las distintas plataformas recurriendo a los mecanismos que el juego pone en nuestra mano.

captain_toad_treasure_tracker_analisis_gz_27

Y eso de los ‘métodos que el juego pone en nuestra mano’ es lo que diferencia a este título de los demás. No solo dentro de Wii U, sino del resto de consolas del mundo. No veréis una apuesta tan decidida por la simpleza, por la sencillez y por la belleza como este Captain Toad Treasure Tracker. Y eso es un lujo que está pensado al milímetro.

Pero volviendo a Toad, decir que lo único que puede llevar a cabo es andar, recoger flores (que esconden monedas, nabos, setas rojas o verdes, etc.) y subir o bajar y activar los mecanismos que le van a permitir darle la vuelta como un calcetín a todo el escenario. Esta es la clave del juego, que antes de lanzarnos a coger la estrellla hay que pensarse mucho lo que vamos a hacer, por dónde vamos a ir, qué enemigos nos cierran el paso e incluso qué escondrijos podrían albergar tesoros tales como diamantes, monedas, vidas extra, etc. que son de obligada recogida para alcanzar el 100%.

captain_toad_treasure_tracker_analisis_gz_14

No penséis que porque Toad tenga unos movimientos muy limitados no vamos a poder hacer cosas. Aunque al principio las fases tienen una estructura más o menos sencilla, de andar, subir por escaleras, etc., a medida que avanzamos tendremos que recurrir a ruedas que hacen girar enormes porciones de mapa, ‘dobles Toad’ que tenemos que mover al mismo tiempo para activar palancas simultaneas, tiradores para subir o bajar plataformas, soplidos para elevar ascensores e incluso piquetas para abrir pasadizos que abren nuevas habitaciones en el mapa.

captain_toad_treasure_tracker_analisis_gz_13

El Gamepad hace más de lo que parece

La disposición de los mapas es otro de los puntos fuertes del juego ya que tendremos en todo momento a la vista todo el diseño de la fase que estamos jugando. Con el ‘stick’ derecho podremos mover la cámara en cualquier dirección, pero también con los acelerómetros del Gamepad es posible cambiar la perspectiva, como si se tratara de una cámara de Realidad Virtual.

Esto al principio nos hace mucha gracia, pero luego se vuelve algo incómodo ya que al más mínimo movimiento que llevemos, lo veremos reflejado en la pantalla del juego. Y Podríamos perder de vista algún enemigo o peligro de la fase que daría con los huesos de Toad en el fondo de un precipicio.

captain_toad_treasure_tracker_analisis_gz_29

Al manejar la perspectiva con tanta libertad es muy sencillo buscar por el escenario el menor resquicio para saber por dónde seguir, como continuar para llegar hasta la estrella. De igual forma, protagonizaremos niveles en los que viajamos en vagonetas y hay que disparar a los enemigos o a las monedas y diamantes moviendo el Gamepad en el aire y mirando a través de su pantalla, sin necesidad de tocar los ‘sticks’ de movimiento.

captain_toad_treasure_tracker_analisis_gz_05

Eso sí, hay un elemento del uso del Gamepad que Nintendo debería depurar y es que muchas de las indicaciones de pantalla nos obligan a quitar la vista de la TV, y eso nos lleva a perdernos el espectáculo visual que este Captain Toad Treasure Tracker pone en marcha con un nivel realmente sobresaliente.

Maravillosamente bonito y terriblemente divertido

Captain Toad Treasure Tracker es una hoda a la simpleza pero no por ello el juego renuncia a tener un apartado gráfico y técnico sensacional. El diseño de cada elemento no tiene el menor secreto por que está sacado del soberbio Super Mario 3D World, pero en lo demás es una pieza absolutamente medida, bien planteada y mejor realizada.

captain_toad_treasure_tracker_analisis_gz_10

No en vano si algo nos llamó la atención de este Captain Toad Treasure Tracker cuando lo probamos en el pasado E3 fue su diseño de los escenarios, esa perspectiva isomérica por momentos que podemos convertir en cenital y que nos muestra con una nitidez envidiable lo que ocurre en la pantalla. No hay puntos muertos, zonas que se escapen a nuestra mirada por que el juego nos permite escudriñar cada pixels de sus mapas para ver qué debemos hacer. Aquí Nintendo vuelve a hacer un trabajo sublime, de los que se recuerdan por mucho tiempo y que hacen que tener una Wii U sea casi una obligación.

captain_toad_treasure_tracker_analisis_gz_02

Y es que, ¿cómo perderse un tipo de juego que solo fabrica Nintendo? ¿Cómo resistirse a no probar entre tanto Call of Duty, GTA, Assassin’s Creed o Far Cry una joya como este Captain Toad Treasure Tracker? Ahora mismo eso es imposible de conseguir, por mucho ‘indie’ que nos digan que Sony y Microsoft han metido en sus ‘stores’ digitales.

captain_toad_treasure_tracker_analisis_gz_51

Captain Toad Treasure Tracker está a mitad de camino entre lo que un AAA ofrece por los 70 euros que vale y lo que un ‘indie’ de apenas 9,99 suele traer. Sus 40€ parecen una cantidad justa para un juego con poca miga, mucha diversión, un despliegue efectivo de ‘filosofía Nintend0’, un apartado técnico/gráfico de sobresaliente y que, eso sí, se queda muy corto si lo cogemos con muchas ganas. Y es que las fases acaban siendo muy pocas, aunque las rejuguemos, ya que las vamos gastando como si fueran pipas: rápidamente, con ganas de llegar a la siguiente, por lo que Captain Toad Treasure Tracker nos dejará con la sensación de querer más.

captain_toad_treasure_tracker_analisis_gz_44

Que Wii U no tiene un futuro halagüeño lo sabe todo el mundo, pero si Nintendo se preocupa de que el nivel de sus lanzamientos sean como los de este Captain Toad Treasure Tracker, desde luego que le va a servir para que unos cuantos cientos de miles de usuarios más se acaben por enganchar a la máquina, comprándosela a la que puedan. Y aunque no acabe siendo la más vendida de entre las PS4 y Xbox One, encontrará su hueco como consola de emergencia. Esa que nos desintoxica de tanta franquicia repetitiva que invade los lanzamientos de las ‘next-gen’ de Sony y Microsoft.

Soberbio. Un tesoro… de Nintendo.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios