Ya está aquí la nueva generación, los nuevos juegos y, sobre todo, la Xbox One, que es la primera en aterrizar en España. Lo hará el próximo 22 de noviembre, viernes, con un buen ramillete de juegos que van a merecer la pena. ¿Dead Rising 3 está entre uno de esos títulos más que recomendables? Pues sí. Nos da en la nariz que sí.

Dead Rising es una de las sagas que todavía le quedan a Capcom que no ha sido criticada por algunos de sus fans más acérrimos. En la otra serie de zombies, Resident Evil, ya sabéis lo que pasó con las sexta parte, que muchos le criticaron a los japoneses un cambio tan poco respetuoso con el espíritu original.

Pero bueno, como bien sabéis, para gustos los colores. Ahora, en este juego de zombies, de muchos zombies, Capcom se ha explayado a gusto, ha concebido un enorme despiporre de juego donde lo menos importante es la historia y lo que nos cuentan ya que el cogollo realmente atractivo se encuentra en las calles, en la diversión… ¡¡en la jugabilidad!!

Análisis de Dead Rising 3 para Xbox One en Gamerzona.

Los militares, siempre enredando

Los Perdidos es la ciudad californiana donde se lía la marimorena con los zombies. No os contaré cómo pasa todo, pero sí debéis saber que los pocos supervivientes que hay en la ciudad tienen que salir cuanto antes ya que los militares han decidido que es más cómodo lanzar una bomba que lo arrase todo, en vez de ir uno por uno cargándose sólo a los infectados. Así las cosas, Nick Ramos, nuestro protagonista, tendrá que buscarse la vida para salir como sea de la ciudad. ¡Ah!, y por si os interesa, los acontecimiento que narra este juego ocurren 10 después que los de Dead Rising 2. Hasta aquí todo normal.

Dead Rising 3 pone en marcha el típico argumento apocalíptico que hemos jugado miles de veces sólo que en esta ocasión se han encomendado al Dios de los ‘sandbox’ para hacer una especie de GTA con muertos vivientes al que le han añadido un ingrediente absolutamente original, que no tiene el juego de Rockstar: la cantidad de enemigos por metro cuadrado a los que nos tendremos que enfrentar.

Análisis de Dead Rising 3 para Xbox One en Gamerzona.

De verdad, nunca antes habíamos visto unas calles tan llenas de enemigos. Nunca habíamos tenido una sensación de agobio tan bestial al mirar a una avenida y ver los cientos, tal vez miles, de zombies que hay dispersos por Los Perdidos. Ante una masificación así, a Capcom no le ha quedado más remedio que convertir la ciudad en un enorme arsenal donde cualquier objeto que veamos puede ser utilizado como un arma. Y cuando decimos todo, es TODO. Sin limitaciones.

Armas, para qué os quiero

En los otros Dead Rising ya ocurría esto, pero sin duda todo tenía una escala mucho menor. Es de imaginar que gracias a que el juego corre en Xbox One esta densidad de zombies por metro cuadrado es así de salvaje, pero os podemos asegurar que esta masificación no significa un aumento de la dificultad sino más bien, al contrario, de la diversión.

Análisis de Dead Rising 3 para Xbox One en Gamerzona.

Quedará mal decirlo así (que luego nos acusan de fomentar la violencia) pero el objetivo cuando salimos a las calles es buscar el arma más poderosa para limpiar rápidamente grandes zonas infestadas de zombies. Para conseguirlo, Capcom ha ideado un sistema de creación de armas que ya estrenó en Dead Risibg 2, con ‘blueprints’ (planos) que podremos recoger para crear otras más poderosas: así, con unos guantes de boxeo y el motor de una motocicleta, podremos crear una pistola que dispara puños en plan broma de payaso de circo. O juntar un mazo y una cortadora para hacer un arma doble que da igual por qué lado golpeemos, que es absolutamente letal.

Esto, que os sonará de la anterior entrega, no tiene nada que ver con las miles de posibilidades que nos brinda este juego en Xbox One. Lo bueno de estas combinaciones es que pueden realizarse fácilmente (en una mesa de trabajo) y, eso sí, recordad que tenemos un máximo de cuatro objetos que llevar encima cuando salgamos a la calle, por lo que es bueno juntarlos antes según nos indican esos planos, para liberar espacio para otras cosas útiles. Del mismo modo, es recomendable llevar algo de comida para que en los momentos críticos nos podamos echar unos bocados y recuperar la salud.

Análisis de Dead Rising 3 para Xbox One en Gamerzona.

Pero no sólo de armas se defiende uno de lo zombies. A lo largo de la aventura veremos pistolas de bengalas que son utilísimas para mover a los zombies lejos de nosotros, ya que los pobrecitos se ven atraidos por las luces brillantes. También, probaremos un arma especialmente destructiva como son las abejas reina. Sí, sí, habéis leído bien. Abejas reina que si las lanzamos contra los zombies, todos los que están alrededor caen con la cabeza reventada. ¡Ah!, y Kinect también será un ‘arma’ ya que gracias a su micrófono podremos distraer a los zombies o provocar estampidas mayores si sienten que tenemos mucho ruido donde estamos jugando.

Vehículos para todos los gustos

Si cualquier objeto puede ser utilizado como un arma, no os podéis imaginar el catálogo de vehículos que hay por toda la ciudad. Capcom ha hecho hincapié en este detalle por la enorme extensión de la ciudad, que necesita que nos movamos de un lado a otro rápidamente. Hay coches (varios modelos), motos (igual), todoterrenos, furgonetas de fuegos artificiales, coches fúnebres, apisonadoras (sobran los comentarios), barredoras, etc., y todo lo anterior mezclado. ¿Esto qué significa?

Análisis de Dead Rising 3 para Xbox One en Gamerzona.

Bueno, pues del mismo modo que nos podemos fabricar armas al gusto mezclando varios componentes, igual pasa con los coches, que consiguiendo un simple plano nos permitirá mezclar lo mejor de cada uno y crear un ingenio todavía más destructivo. Esto le da al juego una enorme versatilidad porque vehículos pensados sólo para atropellar se convierten, por arte de chapuza al estilo MacGyver, en un blindado con torreta artillera y todo.

Análisis de Dead Rising 3 para Xbox One en Gamerzona.

¿Y quién maneja ese segundo puesto que hemos creado? Pues depende de cómo estemos jugando, si solos o acompañados en su brutal modo cooperativo. Y lo de brutal, en este caso, no lo decimos sólo por que mueran más zombies por metro cuadrado gracias a la ayuda de un amiguete, sino porque la diversión se dispara exponencialmente.

¿Dijo usted ‘sandbox’?

Sí. Dijimos ‘sandbox’ pero salvando muuuuchas distancias. Dead Rising 3 no es un GTA con zombies en el más puro y estricto sentido de la palabra, pero lo que está claro es que Capcom se ha mirado mucho en la serie de Rockstar para crear Los Perdidos. Y es que estamos ante el mapa más grande visto jamás en esta serie, con tantos lugares a los que podremos ir que nos van a obligar, como en el juego de Los Santos, a ir y venir una y otra vez por las mismas calles hasta que terminemos por conocerlas al dedillo.

Análisis de Dead Rising 3 para Xbox One en Gamerzona.

Además, aunque la historia principal nos va llevando por nuevos destinos dentro de la ciudad, si decidimos no hacer por el momento ningún encargo del argumento, siempre nos podremos distraer con pequeñas misiones de salvamento o eventos especiales que reportan muchos PP (puntos de prestigio) que luego nos servirán para ganar mejoras. Y es que acabar con un zombie puede reportarnos entre 2 y 4 PP pero si vamos a salvar directamente a alguien, la cosa puede irse hasta varios cientos. Así que vosotros mismos.

Otra de las cosas que le confieren al juego una sensación de libertad (al margen del escenario gigantesco o que haya que utilizar coches para ir de un lado a otro), es que no habrá límite de tiempo, como sí ocuría en los anteriores juegos. Ahora no estaremos condenados por el cronómetro que nos va diciendo que tenemos que darnos prisa para acabar con unas decenas más de zombies.

En Dead Rising 3 podremos tomarnos la cosa con calma y limpiar todo lo que haga falta Los Perdidos buscando recompensas y ciertos objetos que hay escondidos por sus calles. Precisamente, si utilizáis la aplicación Xbox Smartglass, podréis acceder a un mapa de la ciudad donde aparecerán enclaves escondidos, tiendas o, incluso, ordenar ataques aéreos para limpiar grandes zonas del mapa. Funcionaría como una especie de mapa táctico no sólo con información, sino también funcionando como centro de mando de operaciones…

Análisis de Dead Rising 3 para Xbox One en Gamerzona.

El primero de una nueva generación

Si nos guiamos por las pantallas, los vídeos y la primera impresión que causa el juego, podríamos llegar a pensar que Dead Rising 3 podría pasar por un juego de Xbox 360 pero con un poquito más de definición en sus gráficos. Bueno, pues ya os decimos que no. Que os lo quitéis de la cabeza. y es que nada más empezar el juego uno se da cuenta de que esa finura técnica que sí tiene, por ejemplo, Ryse Son of Rome, se sustituye aquí por un despliegue de diversión y entretenimiento absolutamente increíble. Y tanto es así que luego más tarde, cuando intentamos pensar en por qué tenemos la sensación de que en Xbox 360 no sería igual Dead Rising 3, caemos en que sería imposible que un mapa así de grande y con tantos cientos de miles de zombies pudiera moverse con un mínimo de suavidad en la ‘vieja generación’.

Dead Rising 3 empieza frío y comienza a enganchar (en el buen sentido de la palabra) cuando entramos en Los Perdidos. Cuando encontramos a los primeros supervivientes que nos van a echar una mano. Cuando empezamos a crear nuestras propias armas y vehículos y cuando la historia va cogiendo ritmo con la entrada de facciones de supervivientes que, al estilo Mad Max, son más peligrosos que los propios zombies.

Si casi siempre hemos visto que los cambios de una generación a otra, al menos en la historia que va de PSX hasta aquí, se hacían patentes en el número de polígonos que podía tener un modelo 3D, en Dead Rising 3 esa preocupación no le ha quitado el sueño a Capcom, que ha preferido hacer un juego inmenso, de proporciones monumentales, lleno de zombies y con una ciudad diseñada para ser recorrida cuándo y cómo queramos, y que rezuma libertad para hacer lo que nos plazca.

Análisis de Dead Rising 3 para Xbox One en Gamerzona.

Y en el caso de Dead Rising 3 estamos hablando de acabar con el mayor número posible de zombies, evitar que nos muerdan, reírnos con el divertido sentido del humor que destila y ya si eso, si nos queda tiempo, enterarnos de qué va la historia. Nunca antes habéis visto un juego con tantos enemigos por metro cuadrado  nunca antes había sido tan divertido acabar con los muertos vivientes. Dead Rising 3 es uno de los títulos a tener en cuenta para estas navidades y, si os gustan los zombies, uno de los imprescindibles.

Imágenes del juego

Vídeo del juego

A continuación, te ofrecemos el tráiler de presentación del título: Y tú, ¿lo has probado ya? Si es así, no dudes en compartir con nosotros tus impresiones.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

5 comentarios
  1. MestasDeejay 18 Nov, 13 17:28

    dioscolega

    0
  2. David Mendoza 20 Nov, 13 22:58

    me gustaria saber si el personage se desplasa igual de lento que en el dead rising 2?? es que es eso lo que me fastidio del juego, ir de un lado a otro con un trote lentisimo

    0
  3. Anónimo 15 May, 16 0:00

    el ultimo capitulo

    0