Traición, venganza, tiranía… Arkane Studios recoge valores clásicos y universales para construir una propuesta de acción demoledora. Un título dotado de una trama envolvente, moldeada con un diseño artístico memorable y respaldado por una jugabilidad flexible y gratificante. Una vez más, Bethesda nos trae los mejores lanzamientos del año y, en el caso de Dishonored, no decepcionará a nadie.

La expectación era máxima y no nos ha decepcionado. Fue uno de los títulos que más impacto nos causó durante nuestro paso por el E3 2012. Ahora, tras sumergirnos en profundidad y patear todos los rincones de Dunwall City, podemos afirmar que estamos ante una propuesta explosiva. Dishonored sigue a pies juntillas los cánones de una apuesta sobre seguro. Un ambiente cuidado al milímetro, una trama absorbente y una jugabilidad precisa y con capacidad de adaptación. Que entre las filas de este estudio encontremos leyendas como Viktor Antonov, director artístico de Half-Life 2, ayuda. Pero sin duda, el sello de Bethesda vuelve a ser garantía de éxito.

Dishonored

Podríamos describir el juego como una título de acción táctica, subjetiva y steampunk. En Dishonored encarnaremos a Corvo, antiguo Lord Protector de la Emperatriz de Dunwall, que de la noche a la mañana ve caer el reino al que servía. El protector y ojo derecho del trono es acusado de traición al caer en una trampa orquestada para imponer una cruenta tiranía. Tras el asesinato de la Emperatriz y la desaparición de su hija Emily, nuestro objetivo en el juego pasará por unirnos a los aliados, encontrar a esta niña y restablecer el trono, acto que limpiará a su vez nuestro honor.

Lo que a priori se presenta como una historia interesante, nada que no hayamos leído o visualizado anteriormente, termina erigiéndose como un planteamiento absorbente y repleto de interés gracias a la incorporación de elementos de fantasía y ciencia ficción. Corvo, en su lucha por la redención, es dotado de extraños poderes, habilidades que afectarán directamente a la jugabilidad del título y que combinaremos con nuestro armamento. El responsable de ello es el Forastero, también conocido como Outsider. Este nos marcará y elegirá para librar esta peculiar cruzada, donde lo sobrenatural se entremezcla con el más despiadado realismo.

Dishonored 1
Así pues, recorreremos la ciudad de Dunwall superando diferentes misiones y objetivos, dotados de armamento y habilidades mágicas. La urbe, una ciudad ballenera, combina la estética del Londres de 1666, (aquel azotado por la peste y la pobreza), la ornamentación propia del siglo XIX y tecnología futurista al servicio, eso sí, de la tiranía más perversa. En este sentido, el ciudadano vivirá la dominación de un sistema que utiliza el progreso para someter a sus nuevos súbditos.

Por suerte, el bueno de Corvo también contará con sus propias armas, que podremos mejorar conforme avancemos por la aventura mediante la recolección de monedas. A ello sumaremos las habilidades mágicas, reguladas por un sencillo sistema de runas. La combinación de ambos aspectos será lo que posibilite al jugador disfrutar de una gran libertad a la hora de escoger las diferentes rutas para cumplir la misión. Si tuviéramos que poner un ejemplo cercano os remitiríamos a Deus Ex: Human Revolution, similar en cuestión de gameplay.
Dishonored 2

En este sentido, el juego es sobresaliente. Podremos despistar a los guardias con ruidos, apostar o por un enfrentamiento más directo pero siempre de un modo reflexivo. Además, será crucial no provocar demasiado escándalo, pues dispararemos el indicador de ‘Caos‘ del juego, lo que desatará interesantes consecuencias. Tendremos, pues, que estrujarnos el cráneo para dar con la clave.

En este sentido, las habilidades serán de gran utilidad. Teletransportación, lanzar una oleada de ratas, poseer a un vigilante o potenciar nuestros sentidos son tan solo algunos ejemplos. La combinación es vasta y muy flexible, lo que permitirá que no haya un único modo de afrontar una misma situación. Por supuesto, estas habilidades estarán limitadas, lo que ayudará a potenciar el componente táctico y estratégico.
Dishonored 3

Además, el juego amplía esta anarquía jugable con cierta libertad en el plano moral, resolviendo además su planteamiento lineal con un eficiente sistema de exploración. Conseguir monedas (mejoras), runas (poderes) y talismanes será un aliciente, pero también decidir tu camino en momentos determinantes de la partida. Por último, señalar que todos nuestros recursos se aglutinan en una interfaz muy sencilla, dividida por objetivos de misión, diario de campo, inventario y poderes. Todo muy accesible y directo, perfecto para recién llegados. Además, contaremos con una sistema de acceso directo a recursos y una rueda para elegir armas y habilidades. Fácil, rápido y sencillo.

En el apartado técnico, el peso del juego lo lleva el excelente diseño artístico. Tanto a nivel visual como en el plano sonoro, estamos ante una auténtica proeza audiovisual. Además, la IA responde de forma notable y la curva de dificultad, con 4 niveles a nuestra elección, se encarga de que gocemos de una gran experiencia de juego. La iluminación, el acabado del agua o el diseño que lucen los personajes nos ha encantado y la traducción al castellano es encomiable.
Dishonored 4

Como síntesis, podríamos definir el desarrollo de Dishonored como un bloque sólido, donde narrativa, gameplay y aspecto audiovisual caminan por una misma senda. Conseguir esta jugada no es sencillo, y por ello hablamos de una propuesta indispensable. Arkane Studios ha trenzado un juego original, absorbente y repleto de estilo. Un imprescindible para los aficionados a la acción táctica y, en definitiva, uno de los grandes de 2012.

Imágenes del Juego

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

3 comentarios
  1. Manu Plin 12 Oct, 12 20:21

    PARECE COPADO!

    0
  2. Ajuua 17 Oct, 12 3:21

    Por juegos como estos mi ciclo escolar esta jodido

    0
  3. crs 06 Nov, 12 22:42

    se be bacan ojala tuviera un ps3 ( rayos)

    0