Allá por enero de 2013, Capcom lanzaba al mercado una de las producciones más controvertidas de los últimos años: DmC Devil May Cry. La polémica de la misma no venía provocada por contenidos explícitos o similares, sino por los propios jugadores: la saga había cambiado radicalmente su apartado estético.

Estábamos acostumbrado a ver a un Dante canoso y con mucho carisma. Éste había sido el protagonista de la saga durante una década, y había conseguido empatizar con casi todos los jugadores. Gracias a ello, la franquicia ganó una gran reputación y buena prueba de ello son los diferentes juegos que salieron a las tiendas.

Cuando DmC Devil May Cry se anunció, la expresión más repetida fue una: ¿pero esto qué es? (Cual Matías Prats). Todo lo descrito en el segundo párrafo se fue al traste y se presentó a un Dante con estética emo, demacrado y carente de personalidad. Y para colmo, el desarrollo pasaba a manos de un estudio europeo como Ninja Theory (novato en la saga, que no en el género).

Todo esto apuntaba a que el fracaso estaría consumado cuando se lanzara en enero de 2013, pero la realidad fue bien distinta: el diseño, aunque mantenía los rasgos primerizos, se había suavizado y no era tan profuso el carácter “emo” que tantas críticas despertó; y en cuanto a la jugabilidad, el estudio británico plasmó una visión arriesgada pero muy satisfactoria, hasta el punto de estar entre las mejores de la franquicia.

DmC Definitive Edition

Una revisión

DmC Devil May Cry tuvo unas críticas bastante positivas entre la prensa especializada, y a nivel de ventas logró menos de lo esperado, aunque superó el millón de copias vendidas (cifra que no se alcanza tan fácilmente).

Por tanto, el juego había salido “bien parado” en líneas generales, algo que Capcom sabía perfectamente y que originó una decisión que nos ha llevado hasta el día de hoy: la versión remasterizada del mismo.

dmc_definitive_edition_655

Fiel a la moda de sacar títulos remozados de la anterior generación de consolas, la compañía japonesa ha realizado una remasterización del juego original para las nuevas plataformas, con características a nivel técnico y jugable.

Lo mismo, pero cambiado

La principal seña de identidad de esta versión es una: el juego se mueve a 1080p y 60 frames por segundos. Los 720p añejos se quedan en la estacada para dar paso a la Full HD, aunque el cambio más grandilocuente se vislumbra en lo que respecta a la tasa de frames.

Hay juegos donde los FPS no son tan perceptibles para el ojo humano, por lo que la diferencia no se llega a apreciar. No obstante, hay un género por encima de cualquier otro donde sí que es palpable la tasa de imágenes: en los hack & slash. Que DmC haya aumentado de 30 a 60 FPS es una noticia muy positiva para los fans de la saga, ya que la jugabilidad en sí cambia radicalmente –y no exageramos.

DmC Devil May Cry lanzamiento

Esto se ve complementado con una serie de arreglos a nivel jugable y estético, como puede una corrección de la posición de la cámara en momentos claves –véase los jefes finales- o nuevas texturas en personajes, escenarios y creación de cinemáticas, respectivamente.

Asimismo, esta Definitive Edition también incluye bastantes añadidos para potenciar la experiencia con Dante. Por ejemplo, se incluye “La caída de Vergil”, tres diseños para el protagonista, para las armas y un buscador de objetos (en otras palabras, todos los contenidos descargables lanzados hasta la fecha).

dmc_655

A esto hay que sumarle un Modo Turbo, que aumenta la velocidad del juego en un 20 por ciento; una revisión del Modo Hardcore; nuevos niveles para el Palacio Sangriento de Vergil (y éste como personaje jugable); el Modo Gods Must Die, que eleva la dificultad hasta ser una locura –es incluso difícil pasar de las primeras pantallas-; y se han integrado los mods de la comunidad.

Como se puede observar, Capcom ha realizado su trabajo con esta remasterización y no se ha quedado en un mero plano superficial, como suele ocurrir con otras producciones. No sólo “limpia” todos los fallos hallados dos años atrás, sino que potencia los aciertos y ofrece una nueva experiencia que los más fans agradecerán.

DmC muestra el Palacio Sangriento de Vergil

Al igual que con otras remasterizaciones, la clave es la misma: si se poseen los juegos originales, las diferencias a nivel jugable y técnico son cuantiosas, aunque no se van a encontrar nada “nuevo” que no hayan visto ya (personajes, enemigos, sistema de combate y un largo etcétera, que no hace falta explicar, tienen la misma base y edificación). La decisión depende del jugador, sin más.

No obstante, si nunca se ha jugado a esta entrega y hay ganas de probarla, la decisión es simple: Definitive Edition es la versión idónea para adentrarse en la misma. ¡Ah! Y por 39,95 euros, que es de agradecer.

dmc_definitive_edition_690

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

14 comentarios
  1. Anónimo 13 Jul, 15 14:55

    hola

    0
  2. Anónimo 14 Ago, 15 16:50

    coumadin valtrex interaction kebeededbkeeekka

    0
  3. Anónimo 24 Sep, 15 14:55

    WOW Q PADRE

    0
  4. Anónimo 31 Dic, 15 23:45

    hola ooooooooooo

    0