Bioware es de esas compañías ante las que hay que quitarse el sombrero, por lo mucho que tienen a sus espaldas y por lo bien que siguen haciendo las cosas que, a pesar de estar construidas sobre pilares que tienen ya sus buenos años, acaban por distinguirse gracias a un cierto barniz de modernidad. Como el que hay dentro de Dragon Age Inquisition.

Este tercer juego de una de las mejores sagas aparecidas en los últimos tiempos, es una obra descomunal en cuanto a tamaño que, seguramente, va a sentar las bases de lo que podría ser el género del rol tal y como lo entienden los chicos de Edmonton. Eso sí, no creáis que este juego no está exento de ‘fallitos’.

dragon_Age_inquisition_analisis_gz_28

Además, Dragon Age Inquisition no nació de cualquier manera, fue concebido para tapar un pequeño borrón, un ligero tropiezo que cometieron con Dragon Age II y cuyo argumento y forma de juego ‘se fue por los cerros de Thedas’ olvidándose de todo lo bueno y soberbio que había en Dragon Age Origins. Y es que cuando hablamos de un fallo en Bioware ocurre como con Messi: que aun estando al 60%, sigue siendo mejor que muchas de las compañías de su competencia.

Pero eso no quita para que el pescozón por ese juego se lo llevaran bien puesto, lo que les llevó a replantearse por completo cómo debería ser esta tercera parte. Y mirad que hemos escuchado y visto cosas, presentaciones a puerta cerrada e incluso eventos donde nos han repetido machaconamente que este Dragon Age Inquisition era una vuelta a los origenes (nunca mejor dicho)… pero no. Hay muchos cambios y también sonadas ausencias.

Un comienzo idéntico para todas las razas

La historia comienza con una enorme explosión y una brecha que se abre en mitad de las tierras de Thedas. De repente, nos encontramos en medio del jaleo, con una luz verde que lo inunda todo y caemos al suelo inconscientes. Sin saber cómo, nos levantamos, alzamos la vista y contemplamos una figura en el horizonte. Allá vamos pero es imposible. Caemos de nuevo al suelo rendidos, desmayados y lo siguiente que notamos es que estamos encerrados en una mazmorra, encadenados y nos damos cuenta de que hemos adquirido un extraño don (en la palma de la mano) que nos permite cerrar esas brechas que la explosión ha ido dejando por las tierras de Ferelden y Orlais.

dragon_Age_inquisition_analisis_gz_41

Esto que os acabo de contar y que apenas son cuatro minutos del comienzo, es todo lo que tienen de antecedentes las cuatro razas que podemos elegir para nuestro héroe: humano, enano, elfo y Qunari, que a su vez solo pueden ser o guerreros, pícaros o magos. Ya está. Ahí se acaba todo.

Claro, cuando uno ha leído y visto que en este punto se iba a volver al primer juego, pues se echa en falta ese comienzo con zonas propias, un argumento personalizado para cada raza y luego ya, a partir de cierto nivel, a seguir la historia principal. Y es que este tipo de cosas le dejan a uno así como frío, desangelado, sin ganas.

dragon_Age_inquisition_analisis_gz_40

Máxime por que al final parecen estar imitando el modelo de Dragon Age II cuando teníamos a un único héroe y ya está. Aquí no pasa lo mismo por que es posible personalizarlo (estéticamente) pero luego el comportamiento es más o menos idéntico y la clase cambia lo justo ya que el grupo condiciona mucho cómo vamos a combatir: mismos aliados, pocas variaciones. Es decir, que se han quedado muy por debajo de lo ofrecido en Dragon Age Origins y relativamente cerca de Dragon Age II donde este era, precisamente, más criticado.

Hemos hecho la prueba creando cuatro personajes distintos y el inicio, argumentalmente hablando, es el mismo en todos solo que cambiando la raza y la apariencia de nuestro héroe. Una pena.

dragon_Age_inquisition_analisis_gz_46

Además, hay otro punto donde se intenta dar importancia el juego y resulta artificialmente exagerado, que es en el comienzo de la narración. Para los que no tengan muy fresco cómo acaban los dos juegos anteriores o tenga en una nebulosa lo que eran las rencillas entre los Magos y los Templarios, o qué pintaban los Guardas Grises, o el Velo, o Ferelden, etc., el hecho de que los personajes hablen de ello como si los conociéramos de toda la vida hace que nos perdamos rápidamente.

Uno, que se terminó por pasión Dragon Age Origins y por obligación Dragon Age II, no era capaz de recordar a ciencia cierta cómo estaba la cosa. Creo, sinceramente, que al margen de las decisiones que hubiéramos tomado (y que podremos cargarlas vía Dragon Keep) en los anteriores juegos, no hubiera venido mal una ‘intro’ del tipo ‘anteriormente en Dragon Age’ para poner al día a los jugadores. Tanto a los nuevos como a los que no se acuerdan de cada detalle concreto de lo que jugaron tanto en 2009 como en 2011.

dragon_Age_inquisition_analisis_gz_27

Así, el inicio se vuelve algo artificial, por momentos absurdo donde un personaje (al que representamos) del que todos desconfían se convierte con cuatro frases en la única esperanza de todo el universo y, además, casi sin esfuerzo, se pone a liderar a las tropas de la Inquisición. Esta evolución de partir del anonimato hasta la cumbre estaba muy bien marcada en Dragon Age Origins, a lo largo de todo el argumento pero aquí, otra vez, vuelve a quedar coja y a percibirse como vacía y demasiado rápida.

Thedas es un enorme campo de batalla

Así que de repente, sin saber muy bien por qué, nos encontramos en un mundo donde nos dicen que hay Templarios y Magos que han renegado de sus órdenes y que están colaborando con la Inquisición (que somos nosotros), así que toca convencer a las demás facciones de que nos sigan, que la amenaza real es la brecha que ha surgido así de repente. Pero no. Hay muchos personajes obtusos que no ven el peligro y toca convencerles. ¿Cómo lo hacemos? Pues de la siguiente manera: conquistando el mundo.

dragon_Age_inquisition_analisis_gz_11

A diferencia de los otros juegos de la saga, Dragon Age Inquisition cuenta con un enorme mapa donde se van abriendo ubicaciones que podremos visitar para hacer misiones que tienen que ver con el argumento principal aunque luego, además, hay otros cometidos que van mejorando tanto las estadísticas del grupo como nuestra relación con la Inquisición y el resto de pobladores de Thedas.

Por ejemplo, si decidimos ir hasta la Costa de la Tormenta, antes hay que conseguir puntos de poder para abrir esos enclaves o hacer alguna gestión con uno de nuestros aliados. Por ejemplo, se nos informa de un problema, mandamos a un emisario que tendrá una manera concreta de solucionar los conflictos y cuando nos devuelva el informe, ya entonces podríamos viajar. Y ojo, que ese informe tiene un tiempo para realizarse, que puede ser de 45 minutos, una hora o más tiempo.

dragon_Age_inquisition_analisis_gz_01

Cuando ya podamos ir, se abre ante nosotros un inmenso mapa que funciona como un ‘open world’ donde tendremos que ir haciendo evidente la presencia de la Inquisición así como su dominio. Lo primero se consigue con campamentos, que vamos fundando allí donde veamos una fogata: nos acercamos y ¡zas!, ya tenemos un enclave en el que descansar o refugiarnos.

El dominio se lleva a cabo de otra manera, que es limpiando todas esas zonas de presencia enemiga y plantando la bandera de la Inquisición para reclamar que eso nos pertenece a partir de ahora o, casi mejor dicho, que esa zona del mapa está bajo nuestra influencia, que cada vez se va haciendo más grande.

dragon_Age_inquisition_analisis_gz_26

Claro, esto no será lo único que tengamos que hacer. Por medio hay decenas de ‘quests’ que tienen que ver con granjeros que nos piden ayuda y amparo para protegerles de los Magos y los Templarios (que andan a tortas allí donde se encuentran), o de las propias brechas que van surgiendo por todas partes y que debemos cerrar junto a sus demonios con la ayuda de la herida que tenemos en la mano.

De repente, Dragon Age Inquisition se convierte en una especie de juego de mesa donde vamos moviendo peones y fichas para ir controlando una parte cada vez más grande de Thedas y que hace que, al poco de empezar a jugar, nos volvamos locos para saber qué misiones tienen que ver con la historia principal y cuáles no. Pero eso lo explicamos ahora.

El grupo, la exploración y eso de montar a caballo

Por todo lo que antes os contábamos de los mapas, que son casi como pequeños juegos ‘open world’ dentro del enorme dibujo del mundo, era evidente que Bioware tenía que hacer algo para que las caminatas fueran lo más rápidas posibles. Y por eso ha metido el caballo. Ese animal que corre que se las pela y que será de mucha ayuda dentro del desarrollo.

dragon_Age_inquisition_analisis_gz_16

Pero claro, la inclusión de este equino tiene sus consecuencias y afecta a lo mucho que se vulnera la esencia ‘Dragon Age’: por un lado, al invocar a nuestro caballo, los otros miembros del grupo desaparecen, se meten en una mochila y nos los llevamos a la espalda por lo que se pierde una de las maravillas de la serie, como es escuchar los comentarios que se lanzan unos a otros. Además de esto, se hace extraño ir a toda prisa trotando por el campo para llegar a un campamento y no pararnos a combatir con los enemigos que nos salen de repente, y a los que pasaremos por encima sin inmutarnos. De golpe, dos elementos esenciales de los Dragon Age hasta ahora dejan de tener sentido, con lo mucho que eso influye en la percepción general de este Inquisition.

dragon_Age_inquisition_analisis_gz_33

Por lo demás, el sistema de grupos, subida de nivel, etc., se mantiene tal cual. Ahí no hay cambios ya que, como sabéis, podremos contar con hasta nueve aliados que iremos reclutando por nuestros paseos por el mundo de Thedas y que podremos utilizar de tres en tres cada vez que vayamos a un nuevo mapa.

dragon_Age_inquisition_analisis_gz_09

Las conversaciones siguen el patrón Bioware y seguramente no hace falta recordar cómo funciona esa rueda de respuestas donde tenemos varias opciones: investigar para obtener datos que nos van configurando una imagen de lo que pasa en el mundo, respuestas neutras y educadas, otras son más cándidas y luego ya las ‘borde’ total. Las más directas de todas.

dragon_Age_inquisition_analisis_gz_30

Es tan abierto que puede llegar a paralizarnos

Dragon Age Inquistion es inmenso, no solo en escenarios sino en tareas, conversaciones, circunstancias, historias, personajes, objetos, ingredientes de ‘crafteo’ o de recolección. Cada paso que damos puede significar que hay que tomar decisiones y eso complica bastante todo lo que hacemos en la aventura. Así, es muy difícil concentrarse solo en lo que el juego llama La Senda de la Inquisición ya que paralelamente van apareciendo nuevos encargos que dan la impresión de ser tan importantes como el principal. Tanto si se trata de reclutar a nuevos compañeros de grupo como si necesitamos más poder o influencia para acometer misiones más avanzadas.

dragon_Age_inquisition_analisis_gz_31

Ese entramado ¿social? de Dragon Age Inquisition hace que haya momentos en los que no sepamos qué tiene que ver eso que hacemos con la historia de la brecha, de los Magos o de los Templarios. Mirad, sin hablar mucho con personajes de los escenarios que visitamos y, por lo tanto, sin ser conscientes de que estuviéramos recogiendo misiones, ha habido un momento donde nos hemos encontrado en el Diario con 29 ‘quests’ activas. ¿Pero quién nos las ha dado? Y no creáis que unas cercas de otras. Para nada. Para completar solo una, es muy posible que nos tengamos que recorrer todo un territorio y claro, ya que estamos, pues aprovechamos para cerrar brechas, plantar campamentos, conquistar zonas del mapa, recolectar plantas o minerales para mejorar el equipo, etc. Es decir, que nos dispersamos, que si eres de los que quiere saber cómo acaba la historia principal y centrarte en su cogollo, vas a tener que hacer decenas de cosas más. Aunque no quieras.

dragon_Age_inquisition_analisis_gz_29

Esa sensación de andar perdidos en algunos momentos hace que exista un cierto desapego por lo que ocurre con los personajes, simplificando hasta el extremo en preocuparnos por lo que hay que hacer, sin pensar en las consecuencias para la historia. Y es que no se percibe un tronco principal claro, nítido para seguirlo y que al menos sepamos por dónde andamos: muchas veces nos perdemos en la gigantesca red de opciones, escenarios, mapas y encargos secundarios que inundan Thedas.

¿Y entonces?

Pues que a pesar de todo esto que os contamos, hay algo que tiene Dragon Age Inquistion y que hace que nos empeñemos en seguir jugando, en profundizar en lo que estamos haciendo y que nos afanemos por comprender eso que Bioware se ha empeñado en complicar absurdamente cuando sobre la mesa de desarrollo estaba pensando que iba a inventar la pólvora.

dragon_Age_inquisition_analisis_gz_32

Todo hubiera sido más sencillo si se indicaran las cosas. Hay demasiada dependencia del mapa, al que hay que acceder vía menús, lo que supone parar la partida ver dónde estamos o qué hay alrededor y volver a jugar. Es más, cuando llegamos a un punto en el que hay algo que recoger, no creáis que se ve a simple vista… para nada. Hay que activar el ‘sónar’ ese que tiene nuestro personaje para detectar lo que buscamos.

Ya, ya, me diréis que qué bonito que nos lo pongan tan fácil todo, pero no me refiero a los objetivos de misión, sino a cosas tan elementales como que ‘este NPC sí puede hablar y los otros no’, que están puestos ahí para decorar. O que cuando alguien tiene un encargo o una misión, qué menos que saber que podemos acercarnos a recogerla. Y si ya nos indican si pertenece a la historia principal o a las ‘quests’ secundarias, pues sería la bomba.

dragon_Age_inquisition_analisis_gz_23

Dragon Age Inquistion sobrevive y alcanza el grado de sobresaliente por que en el fondo nos encanta luchar en grupo, poder manejar a cualquiera de los cuatro componentes en el momento de la batalla que sea o dar órdenes con una ‘pausa táctica’ que, esa sí, ha mejorado como nunca antes la habíamos hecho. Aquí sí hay mucho bueno de lo que presumir, por la opción que nos ofrece ahora de incluso crear patrones de movimiento más complejos que las simples órdenes de ‘atacar’, ‘defender’, etc.

El impresionante mundo de Thedas

Hemos dicho que los combates son un motivo para entregarse en cuerpo y alma a Dragon Age Inquistion pero hay otro elemento más que nos invita a hacerlo: el diseño de producción, los gráficos, los entornos, los decorados, los personajes, los enemigos… El trabajo de Bioware ha sido realmente impresionante por lo elaborado de cada detalle y que sirve para ofrecer una perspectiva completísima de lo que en Edmonton entienden lo que es un mundo tan inmenso como abierto.

dragon_Age_inquisition_analisis_gz_12

Aquí Bioware ha tirado la casa por la ventana con centenares, o tal vez miles, de escenarios que son una auténtica delicia, un deleite por la coherencia de su diseño y un tratamiento de las texturas, de las formas, de la iluminación o del grado de detalle alcanzado que le convierte en uno de los mejores de la presente generación. A eso hay que añadirle una banda sonora a la altura, orquestal, que se mira en el cine y del que recoge algunos momentos épicos muy emotivos.

En fin, Dragon Age Inquistion es un juegazo que sobrevive por el inmenso mundo que pone a nuestros pies y que, aunque peca de parecer muy desorganizado y caótico, resiste gracias a ese ADN Bioware que subyace por el fondo: el de los combates en grupo y el rol. Si no fuera por eso, no podríamos hablar de un título de sobresaliente sino de algo bastante inferior.

dragon_Age_inquisition_analisis_gz_10

Al fin y al cabo, con paciencia, todo eso que en la mesa de trabajo se olvidaron de organizar los chicos de Bioware, podremos nosotros darle sentido desde la consola o el PC, poniendo todo el interés del mundo y disfrutando como enanos de saber cómo termina la historia de estos Dragon Age.

  • Gryphus

    O sea, que si nos lo ponen facil, porque es facil. Si nos lo ponen dificil, porque es demasiado dificil. Si no tenemos libertat de movimiento, porque no la tenemos y si tenemos libertat, porque tenemos demasiada libertad.
    Si que es cierto que todo ocurre muy rapido y en nada ya estamos en el meollo, pero no olvidemos que es un juego que cierra una trilogia y, en principio, la historia ya la sabemos. Para los que sean nuevos? Si, tendran un problema de base, pero existe un codice que te va informando de todo, siempre y cuando lo vayas encontrando, en forma de poemas, cartas o libros de historia.
    Mass effect 3 empezaba igual, con un asalto a la tierra y un shepard “recluido”, alguién se quejo de ello? El tercer libro de juego de tronos te cuenta lo que paso en los otros dos? No, porque es una historia viva avanzada en los otros dos libros anteriores.
    Si que admito encontrarme perdido en el primer momento que llego y empiezo a tener distintas posibilidades, pero dudo que haya alguien que se compre un juego de este tipo y vaya ” a saco”. Estos juegos son para ir digeriendolos poco a poco y llegar al final cuando llegue, no una carrera contrarreloj. Acaso alguien ha empezado Skyrim con el objetivo de ir directamente a saber su desenlace?? Un mundo tan grande y tantas cosas en las que perderse… Ni hablar!
    Del resto, no he jugado tanto como para poder opinar mas.

    • Thormas

      Totalamente de acuerdo. Que gran comparación con Skyrim, la gracia de estos juegos no sólo es el final (En el caso de Skryrim el final no tiene ninguna importancia). La gracia es el camino, el recorrer, el hacerte un nombre, el relacionarte con tu banda, los secretos, etc. Para correr y llegar al final tenemos los Call of Duty.

  • Pingback: Dragon Age Inquisition para PC, ahora con un 30% de descuento()

  • Falocostar

    El mejor juego de la década junto con Dragón Age origins, (la segunda parte fue un cagarro , del dos y nunca mejor dicho) ,The witcher y Skyrim
    Después de jugarlo dos veces en diferentes modalidades primero en fácil , para disfrutar de todo el juego , conversaciones, códices , y explorar todo el terreno..y luego en tralla viva
    Puedo decir , siempre bajo mi opinión, que supera incluso a Dragón Origin
    Es fantástico , he disfrutado como un enano, con los personajes, y la historia
    Esta vez Bioware ha acertado, bravo por ellos, han sabido rectificar con el truño de Dragon age 2

  • Pingback: Bioware cancela Shadow Realms, su 'gran' apuesta por la acción RPG MP()

  • Pingback: Dragon Age Inquisition, el mejor juego de 2014 para la prensa española()

  • Pingback: Battlefield Hardline se podrá jugar antes en Xbox One con EA Access()

  • Pingback: Dragon Age Inquisition Jaws of Hakkon ya está disponible para Xbox One()

  • Pingback: Electronic Arts llena Origin de ofertas y descuentos en muchos de sus juegos()

  • Pingback: Las ofertas de primavera llegan a Ubisoft y Homeworld ya tiene fecha en formato físico()

  • Pingback: En Bioware quieren seguir haciendo juegos RPG de Star Wars - TodoJuegos()

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

3 comentarios
  1. Gryphus 21 Nov, 14 15:48

    O sea, que si nos lo ponen facil, porque es facil. Si nos lo ponen dificil, porque es demasiado dificil. Si no tenemos libertat de movimiento, porque no la tenemos y si tenemos libertat, porque tenemos demasiada libertad.
    Si que es cierto que todo ocurre muy rapido y en nada ya estamos en el meollo, pero no olvidemos que es un juego que cierra una trilogia y, en principio, la historia ya la sabemos. Para los que sean nuevos? Si, tendran un problema de base, pero existe un codice que te va informando de todo, siempre y cuando lo vayas encontrando, en forma de poemas, cartas o libros de historia.
    Mass effect 3 empezaba igual, con un asalto a la tierra y un shepard “recluido”, alguién se quejo de ello? El tercer libro de juego de tronos te cuenta lo que paso en los otros dos? No, porque es una historia viva avanzada en los otros dos libros anteriores.
    Si que admito encontrarme perdido en el primer momento que llego y empiezo a tener distintas posibilidades, pero dudo que haya alguien que se compre un juego de este tipo y vaya ” a saco”. Estos juegos son para ir digeriendolos poco a poco y llegar al final cuando llegue, no una carrera contrarreloj. Acaso alguien ha empezado Skyrim con el objetivo de ir directamente a saber su desenlace?? Un mundo tan grande y tantas cosas en las que perderse… Ni hablar!
    Del resto, no he jugado tanto como para poder opinar mas.

    0
  2. Falocostar 24 Ene, 15 14:22

    El mejor juego de la década junto con Dragón Age origins, (la segunda parte fue un cagarro , del dos y nunca mejor dicho) ,The witcher y Skyrim
    Después de jugarlo dos veces en diferentes modalidades primero en fácil , para disfrutar de todo el juego , conversaciones, códices , y explorar todo el terreno..y luego en tralla viva
    Puedo decir , siempre bajo mi opinión, que supera incluso a Dragón Origin
    Es fantástico , he disfrutado como un enano, con los personajes, y la historia
    Esta vez Bioware ha acertado, bravo por ellos, han sabido rectificar con el truño de Dragon age 2

    0