Ya está aquí, con un año de retraso, DriveClub, el título de velocidad que tenía que haber llegado a PSN el ‘day one’ de PS4 en el mercado y que por esos azares del destino ha visto cómo se iba mes a mes hasta aterrizar en octubre de 2014. La pregunta es obvia, ¿la espera ha merecido la pena?

Bueno, pues lo que está claro es que la espera ha sido larga y al final, todo parece indicar que el juego se mantiene más o menos como lo recordábamos, cuando lo jugamos el año pasado en la Madrid Games Week en el ‘stand’ de Sony. Velocidad, conducción y mucho de ‘pata’ social para picarnos contra nuestros a migos o contra el mundo.

Si queréis recordar lo que escribimos entonces, aquí tenéis el primer avance de lo que en 2013 era DriveClub. ¿Y qué era? Pues la medicina que Sony nos quería inyectar en vena para hacer la espera hasta un hipotético Gran Turismo ‘next-gen’ un poquito más alegre. Un desarrollo esencialmente divertido y lleno de retos que completar, casi siempre, junto con nuestros amigos.

driveclub_analisis_gamerzona16

Antes de nada, hay que recordar una cosa importante, y es que a partir de mañana, si eres suscriptor de PS Plus, podrás bajarte gratis este DriveClub… con matices. La edición qwe te vas a poder descargar no lo tiene todo, eso está resevado para el juego en formato físico o la edición que podremos comprar en PlayStation Store llamada ‘Upgrade de la edición PlayStation Plus de DriveClub’.

La normal, la que es ‘gratis’, no cuenta con todo el contenido que, básicamente, son los 55 circuitos localizados en Escocia, Canadá, Noruega, Chile e India, 50 coches (entre 7 compactos, 15 deportivos, 15 de rendimiento, 8 súper y 5 híper) y 50 eventos offline para el modo individual del Tour. Como podéis imaginar, incluso para esta versión completa hay que ser suscriptor de PS Plus.

driveclub_analisis_gamerzona18

Pero entremos en el juego que es lo que interesa y aquí ya os decimos que no hay muchos cambios en el trabajo de Evoluction Studios. Ojo, cuando decimos esto, nos referimos a las líneas generales, a lo que es el trazo gordo por que luego más tarde sí que se han metido la tijera para afinar lo que no estaba del todo bien.

Vamos a crear un Club

Una de las piedras angulares del juego está en la posibilidad de tener un club. Esto viene a ser como las ‘guilds’ de los MMORPG donde podemos crear una comunidad alrededor de un nombre y un escudo y fabricar eventos personalizados para ganar e ir recogiendo recompensas. O también, como miembros, participar en todo lo que organicen los demás y enseñar nuestros coches y los diseños que hemos creado para copar los ránkings mundiales.

Esta es la clave del juego, su componente social, su constante exposición de lo que somos, a dónde pertenecemos y lo que hacemos y ganamos. Es por ese lado por lo que se justifica todo lo demás y DriveClub adquiere toda la dimensión que es capaz de conseguir.

driveclub_analisis_gamerzona11

Ojo, para que nuestro club sea ‘legal’ al menos debe contar con dos miembros y podemos elegir que se una todo el que quiera o que para hacerlo sea necesario una invitación por nuestra parte. Esto, lógicamente, tiene todo el sentido para los grupos de amigos que quedan a ciertas horas y se tirán los días muertos corriendo allá donde haya una buena recompensa y no quieren intrusos.

No nos olvidemos de que todo está orientado a la compentencia feroz, a medirnos casi en cada tramo de los 55 circuitos a algún contrario, alguien normalmente desconocido pero que tiene un tiempo que podemos batir y sumar puntos para ganar ránking en la clasificación mundial.

Nuestro perfil es importante

Todavía no hemos hablado de las carreras, pero es que todo tiene una explicación. Tan importante como el Club, que es el centro neurálgico del juego, está nuestro perfil como conductor. Al principio seremos unos novatos pero a medida que completamos las carreras y reunimos los desafíos de cada prueba, vamos añadiendo experiencia que nos permite subir de nivel.

driveclub_analisis_gamerzona08

Eso, a su vez, hará que desbloqueemos coches y que podamos ganarnos la posibilidad de acceder a pruebas de mayor pericia, pero todo tiene un sentido. Y es que además de subir de nivel, luego con cada marca podremos a su vez ir añadiendo más experiencia sumando carreras a nuestras espaldas. Este indicador se mide en kilómetros y por ejemplo, habrá un momento donde DriveClub nos diga que ‘nos faltan 9 kilómetros para alcanzar el nivel 6’ con la marca Volkswagen.

Esa experiencia de la que hablamos sí necesita de una explicación, por que no se consigue sólo al terminar las pruebas. Mientras estamos en ellas hay que andar antentos para ganar más puntos y, así, hacer más rápida la progresión. Esto es un detalle importante por que, como suele ocurrir en este tipo de desarrollos, se bonifica especialmente a los que mejor lo hacen: si no chocamos contra nada, si nos mantenemos a rebufo, si vencemos en un duelo de derrapes, etc.

driveclub_analisis_gamerzona05

En ese perfil que tenemos hay una pestaña de desafíos, que son básicamente pruebas especiales que hay disponibles en los servidores de DriveClub y que tienen una fecha de caducidad. Uno de los pilares a los que este juego se quiere abrazar es precisamente que siempre tengamos cosas que hacer. Han huido de un desarrollo lineal de ir ganado carreras para abrir modos y todo es mucho más abierto, más disperso. Podemos entrar en el juego con la intención de seguir con los desafíos offline pero, de repente, vemos una prueba para Minis con una recompensa interesante. Pues allá vamos, de cabeza a intentar ganarla. O al revés, es posible diseñar un desafío y se unan un montón de jugadores de otros clubes para arrasarlos y pasarlos por encima.

Como veis, hay mucho siempre que hacer y todo tiene que ver con el ‘pique’ entre pilotos o clubes, que son el sistema de organización social ideado por Evolution Studios para DriveClub.

¿Y las carreras qué tal?

Pues parece claro que por mucho menú, desafío, garaje para guardar coches, etc. que tengamos, al final lo que importa es cómo sean las carreras, y en este punto Evolution ha querido que sean lo menos ortodoxas posibles. A ver, en muchas hay que llegar el primero, o en el Top 3 como dice el juego, pero luego se salpicarán otras formas de competir, sobre todo, contra los tiempos que hace la comunidad.

driveclub_analisis_gamerzona04

Ya os decimos que aunque unas veces competiremos contra 11 adversarios y en otros momentos será contra el reloj, lo cierto es que dentro de las mismas carreras hay desafíos que importará mucho que los hagamos bien. Esencialmente, cuando empezamos una nueva prueba corremos contra el resto de participantes pero, de repente, vemos un indicador azul a lo lejos. En el momento que lo cruzamos entraremos en una competición contra otro jugador por superarle en puntos de conseguir realizar bien las trazadas de varias curvas. O tramos de velocidad (en amarillo) en los que hay que superar los kilómetros por hora del jugador-enemigo, o enfrentamientos ‘cara a cara’ por hacer más y mejores derrapes que otro en curvas marcadas normalmente con el color naranja.

Así que aunque tengamos que correr contra los demás jugadores, a la vez hay pequeñas fases en las que tenemos que preocuparnos de ganar puntos venciendo en esos duelos uno contra uno. Cosa que agiliza mucho las carreras y nos mantiene con objetivos intermedios además del obligatorio que es ganar. Las pruebas se suelen dividir por tipos de vehículos y como es obvio, podremos ir haciendo cada vez más grande nuestro garaje, añadiendo más marcas para poder elegir en el futuro cada vez mejores desafíos donde las recompensas son todavía mayores.

driveclub_analisis_gamerzona17

El tipo de conducción no creáis que es muy ‘simulador’. Si tuviéramos que definirlo roza en algunos momentos el ‘arcade’ con derrapes que tienen su complicación pero que están enfocados para hacer mucho más entretenida la experiencia. Decir que no te lo pasas bien con este título es difícil ya que su sencillez de manejo permite que la mayoría de jugadores medios, sean o no expertos como Fernando Alonso, podrán obtener grandes resultados a las primeras de cambio.

Un juego para ti solo

Cuando DriveClub está conectado es cuando coge luz, cuando somos capaces de tener todas sus posibilidades de entretenimiento abiertas. Si lo hacemos fuera de esos servidores es cuando se apaga, cuando no tienen sentido muchas de sus opciones de Club, sobre todo, pero también la pata de los desafíos, que va a ser la que desde Evolution tengan que trabajarse más.

Si por ese lado consiguen un juego competitivo, sonde sus potenciales miles de jugadores quieran aparecen en los ‘hall of fame’, entonces seguramente estaremos ante uno de los títulos más disfrutados de estas navidades. No olvidemos que los suscriptores se lo podrán bajar sin pagar, con menos contenido, pero con el justo como para saber si les pica y quieren seguir profundizando. Y esa alma free2play es a la que Evolution quiere agarrarse para pensar que podrían tener una pequeña bomba de entretenimiento.

driveclub_analisis_gamerzona03

Gráficamente qué decir. El modelado de los coches es realmente bueno, y los escenarios tienen un nivel de detalle muy alto. Aunque tendremos más de cinco perspectivas para jugar, personalmente me sigo quedando con las interiores, por el grado de realismo y control que tenemos del coche… aunque cualquiera de las otras tampoco desmerecen.

Sí que le hubiéramos metido en su modo offline algún esqueleto que sirviera de nexo entre pruebas. Sin ánimo de comparar, un festival Horizon no le habría venido nada mal ya que ahora mismo todo queda en un simple menú con las pruebas disponibles y ya está. Solo tendremos esa sensación de pertenecer a algo cuando probamos los Clubes, cuando creamos uno y empieza a tener actividad.

driveclub_analisis_gamerzona12

Es ahí donde DriveClub realmente es atractivo, por lo mucho que nos dejará hacer en esas organizaciones de pilotos y que harán que el juego gane en vida propia y, más importante aún, en vida personalizable. Podríamos llegar a tener un juego propio, con pruebas propias al margen del resto del mundo y disfrutarlo como auténticos enanos.

Seguramente que DriveClub podría habr tenido más. Tal vez lo conseguirá próximamente pero de momento con lo que tiene está bien. Sobre todo para saber si somos capaces de hacernos un Club y llevarlo a lo más alto del ránking mundial. Si lo usamos por ese lado, las alegrías están garantizadas. Pero si vamos solos por ahí se perderá mucho del poder de convicción de un juego que muy bien pensado.

DriveClub es una divertida evolución de los juegos de velocidad.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

6 comentarios
  1. daniel merdall 07 Oct, 14 15:57

    8.4? WTF a duras penas creeria que es un 7, no recomiendo a nadie comprar este juego a menos de que baje de precio

    0
  2. daniel merdall 07 Oct, 14 15:57

    8.4? WTF a duras penas creeria que es un 7, no recomiendo a nadie comprar este juego a menos de que baje de precio

    0
  3. Jason Voorhees 08 Oct, 14 0:10

    Un año de retraso y en e dia 1 problemas de conexion, vamos que no se conecta al online que es mas de la mitad del juego, no hay repeticiones de las carreras, no hay modo foto, no hay LLUVIA! y que paso con esos trailres espectaculares que veias el clima cambiar y tal? toca esperar 2 meses mas que saquen un parche? ? QUE ESTAFA!

    0
  4. Jose Antonio 14 Oct, 14 23:31

    No entiendo como en un año no an tenido tiempo en darse cuenta de k esto iva a pasar, sabiendo la demanda k hay por el juego y mas aun si sale una version gratuita (que por cierto ya era hora de regalar un juego para ps4 que fuera bueno) volviendo a lo de antes.. pienso k esto es un cachondeo por k pagamos por los servidores para poder jugar.. y deberian mejorar estos problemas.. que bastantantes nos dio la ps3 cn algunos juegos

    0