Como diría el clásico “toda saga tiene un comienzo” y Deep Silver ha querido proseguir su (pronto sus) Dead Island por el principio. Solo en lo argumental, por que en lo que tiene que ver con el juego y su desarrollo es completamente distinto a lo visto en la primera de las dos entregas que pronto habrá. Es más, es que este Escape Dead Island podría ser considerado un ‘spin-off’ en toda regla.

Así que como tal hay que tomarlo ya que viene a sentar las bases de lo que más tarde ocurrirá en los los otros juegos (Dead Island 2 todavía está ‘work in progress’), que enganchan su historia a esta que hoy nos llega gracias a un estudio sueco llamado Fatshark. ¿Un experimento o un producto con entidad propia para ser considerado el inicio de una franquicia en sí misma?

escape_dead_island_analisis_gz_04

La respuesta a esas preguntas la tendrán las unidades que se vendan en las tiendas y eso ya va a estar complicado. En primer lugar por que juegos que no ‘tengan un nombre’ importante suelen quedar relegados en estas fechas por la presencia de esas sagas que vuelven a casa por Navidad. Pero es que en esta ocasión, Escape Dead Island encima solo llega a PS3, Xbox 360 y PC. Cosa que no queremos decir que sea mala, pero estando el mercado como está, con el 90% de los potenciales clientes mirando cómo subirse al carro de PS4 y Xbox One pues… ya nos entendéis.

De todas formas, Escape Dead Island es un juego bastante normalillo que para nada tiene que ver con el otro Dead Island que hemos disfrutado y que, para empezar, se dedicaba a otra cosa: unos ‘shooter’ muy logrados que tenía incluso una pata de mejora del protagonista con la que este juego de acción en tercera persona siquiera tiene.

Una isla paradisíaca dos días antes del apocalipsis

Escape Dead Island nos cuenta lo que ocurre justo antes de que se produzca el brote de zombies que padecimos en aquel celebrado Dead Island del año 2011. Gracias al guión que han desarrollado para este ‘spin-off’, podremos conocer los pormenores de esa explosión de terror y cómo estaba la isla un poquito antes de empezar aquel juego.

escape_dead_island_analisis_gz_08

El caso es que manejaremos a un tal Cliff Calo, que acaba llegando a la isla de Narapela en el archipiélago de Banoi, llamado por los rumores que hablan de que están ocurriendo cosas muy raras que será mejor que documente para investigarlas. Dicho así suena genial, pero claro, cuando ponemos pie en el puerto empiezan los problemas: llamadas de auxilio, destrucción y lo peor de todo, zombies por todas partes.

Este es el origen que intenta explicarse en Escape Dead Island como el punto de partida argumental de la franquicia y, además de las tareas que vamos a tener que llevar a cabo en el juego, habrá otras que serán 100% trama e historia. Y es que a diferencia de los otros Dead Island, aquí sí que lo que se cuenta tiene su importancia y no es una simple excusa para pegar tiros.

Tanta como que Cliff tiene unas extrañas visiones, que van a ser el contrapunto ¿paranormal? de una trama que es muy real. Así que cuando veamos las cosas que les ocurren a todos los protagonistas, seguramente quedaréis enganchados y os querréis quedar hasta el final para saber qué ocurre. ¿Es esta razón suficiente para comprarse un juego? Tal vez no, pero solo si nos agarramos a este clavo ardiendo, podremos hallarle sentido a comprarnos Escape Dead Island.

escape_dead_island_analisis_gz_05

Luchar, luchar sin parar… y algo más

Escape Dead Island es un juego que de primeras parece tener las ideas muy claras: hay que documentar lo que está ocurriendo en la isla y además de hacerlo, hay que acabar con la amenaza zombie en la medida de lo posible. Lo que pasa es que cuando iniciamos la partida, se empiezan a entrecruzar otros elementos que lo van enriqueciendo.

Por ejemplo el sigilo. No es que estemos ante un ‘Splinter Cell’, pero desde luego tiene partes donde lo mejor es no agitar la colmena de los infectados y pasar de largo. Total, lo importante muchas veces es simplemente seguir vivo y como el objetivo principal es documentar el brote, pues hay que ceñirse a lo que nos piden.

Ojo, que esto no quita para que haya momentos de lucha, que serán los más dentro de Escape Dead Island ya que al final nuestro protagonista, si por algo destaca, es por su contundencia para acabar con los zombies de Banoi. Eso sí, lo hará de la manera más simple que podéis imaginar ya que aquí Deep Silver y el estudio sueco no se han complicado lo más mínimo y, seguramente, es el punto por el que más flojea.

escape_dead_island_analisis_gz_07

A medida que van pasando los combates uno se da cuenta de que el juego no avanza y no lo hace por que el sistema de armamento es fijo, no cambia por que no nos recompensa con cada nuevo logro o fase superada. Simplemente nos encontramos una nueva arma, la cogemos y la usamos. No es producto de habernos trabajado nada, de haber aprendido una habilidad o algo parecido ya que esta pata ‘rolera’ brilla por su ausencia.

Aquí sí que podemos afirmar que Escape Dead Island nos defrauda bastante ya que al no haber incentivos inmediatos por los que luchar, solo nos queda asirnos al objetivo último, que es descubrir qué está pasando con la historia del juego. Es ese el único motor que le queda al título de Deep Silver cuando sus programadores han decidido despojarlo de todo lo demás.

Esto provoca que los combates no parezcan tener mucha más mecánica que pulsar el botón para eliminar al enemigo, sin crear tácticas o estrategias específicas en función del tipo de enemigo que nos ataque. Por que no dudéis que los habrá distintos, pero casi idénticos en lo que a comportamiento se refiere.

Repetitivo, muy repetitivo

Si algo define perfectamente el desarrollo de Escape Dead Island es que es ‘repetitivo’. Lo es en las luchas y en algunos enfrentamientos contra jefes finales que no suponen un desafío para el jugador que ya sea más o menos experto. Y aquí no nos referimos a que sea un ‘hacha’ de los videojuegos, sino a que simplemente haya visto mundo, se haya pegado ya con los suficientes como para saber cómo se solventa un problema casi antes de tenerlo.

escape_dead_island_analisis_gz_02

Es esa la sensación que más impregna a este juego, como que ya lo hemos jugado, y por eso al final su único reclamo queda para la historia, para los acontecimientos que en él ocurren y que tienen el acierto de ir mezclando personajes que, como en el caso de Xian Mei, ya hemos podido incluso manejar en el primer Dead Island. Claro, si eres de los que disfrutaron de ese título en 2011 y te quedaste con ganas de más, solo por saber todo lo ocurrido antes de aquel desarrollo te esperarás hasta el final, hasta los títulos de crédito que diría un cinéfilo.

Esta sensación de ‘deja vù’ (como los que tiene nuestro protagonista) se basa sobre todo en los combates, que los hay divertidos mientras que otros son completamente plomizos, o demasiado complicados sin ninguna razón aparente, lo que puede pillarnos descolocados y morir más de lo deseable. ¿Y qué ocurre en ese mometo? Pues que hay que volver al último punto de guardado o ‘checkpoint’, y toca volver a cargarse a otro par de hordas que nos ha costado lo suyo derrotar… o que simplemente eran bastante aburridas.

escape_dead_island_analisis_gz_01

En este punto llega a recordarnos al último Yaiba Ninja Gaiden Z, que nos hacía tener que volver a pasar por lo mismo muchas veces, cosa que era especialmente molesta cuando moríamos cerca del siguiente punto de control, lo que nos obligaba a tener que reintentar pasar una y otra vez la misma fase. Y ya sabéis lo que pasa cuando un punto del juego se nos atraganta: que lo mejor es dejar reposar la partida unas cuantas horas para no seguir tropezando contra la misma piedra.

Gráficamente y demás, ¿qué tal anda?

Bueno, aquí tendrá mucho que ver los gustos de cada uno y si te ‘mola’ este toque ‘cómic’, sin duda que te apasionará: lo que está claro es que en Deep Silver tomaron la decisión de hacer bien distinto a este Escape Dead Island del Dead Island original y así ha sido, hasta el punto de que tiene mucha personalidad.

escape_dead_island_analisis_gz_09

Si os somos sinceros, a partir de ahí se acaban sus virtudes si exceptuamos el argumento y que seguirlo nos puede llegar a parecer el gran divertimento de este Escape Dead Island. Por que en los demás no se nota que hayan conseguido dar con la tecla, y eso que contaban con un ingrediente que bien podría haber dado mucho más juego: los zombies.

Son estos infectados los que parecen no ser los protagonistas del juego. De haberse trabajado más esta parte seguro que Escape Dead Island hubiera sido, cuando menos, algo más divertido. Tampoco estamos pidiendo que se convierta en un Dead Rising, pero cuando un está creando un ‘spin-off’ sin reglas, ¿por qué no jugar con algo parecido? Ni en este punto saben explotar la fiebre ‘zombie’ que actualmente estamos viviendo con todo tipo de productos basados en estos no-muertos.

Un juego que está bien, sin más, que es entretenido solo si nos empeñamos y que tiene en la historia que cuenta su gran valor. Y de que nos enganche y nos sepa seducir, depende que estemos así de contentos de habernos comprado Escape Dead Island.

  • Pingback: Análisis de Escape Dead Island para PS3, Xbox 360 y PC()

  • Anónimo

    Cuando se termina el juego y uno aparece nuevamente en el barco es jugar otra vez lo mismo

  • Anónimo

    zegt:Nog van <3te gelceieitferd met je verjaardag! Wat een prachtig (en praktisch) cadeau! Ik rijd nog altijd rond op de opoefiets die ik kreeg in groep 7. Dat is inmiddels alweer dertien jaar geleden, maar hij doet het nog prima! Ik heb laatst met het mooie weer heerlijk gefietst met blote voeten op de trappers

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

2 comentarios
  1. Anónimo 20 Jun, 15 6:11

    Cuando se termina el juego y uno aparece nuevamente en el barco es jugar otra vez lo mismo

    0
  2. Anónimo 19 Jul, 16 9:06

    zegt:Nog van <3te gelceieitferd met je verjaardag! Wat een prachtig (en praktisch) cadeau! Ik rijd nog altijd rond op de opoefiets die ik kreeg in groep 7. Dat is inmiddels alweer dertien jaar geleden, maar hij doet het nog prima! Ik heb laatst met het mooie weer heerlijk gefietst met blote voeten op de trappers

    0