Para hablar de Final Fantasy Type-0 HD es necesario echar la vista atrás y ponernos melancólicos –bueno, quizás tanto no-. Corría el E3 de 2006 y Square Enix se subía al escenario de Los Ángeles bajo una sonora ovación. Vítores, palmas y el jolgorio al que nos tienen acostumbrados los yanquis en cada presentación.

La compañía japonesa anunció, de una tacada, varios títulos de la franquicia Final Fantasy bajo el sello Fabula Nova Crystallis. Ésta sería una compilación que estaría capitaneada por Final Fantasy XIII, y que después contaría con un título para móviles llamado Final Fantasy Agito XIII y otro para sobremesas denominado Final Fantasy Versus XIII.

Final Fantasy Type-0 HD

Nueve años después, bien sabemos que este macroproyecto nada tiene que ver con el original: Final Fantasy XIII tuvo tres juegos; Versus XIII es ahora, por arte de magia, Final Fantasy XV; y Agito XIII cambió su nombre por Final Fantasy Type-0 (y en lugar de salir para móviles vio la luz en PSP exclusivamente en Japón).

Y precisamente, este último título es el que hoy nos ataña, ya que cuatro años después de salir en la portátil de Sony aparece en PlayStation 4 y Xbox One. ¿Merece la pena esta remasterización?

Final Fantasy Type-0 HD

La perspectiva lo cambia todo

Vamos a entrar en materia de manera directa: Final Fantasy Type-0 HD es una remasterización bastante discreta. El salto gráfico dado desde PSP es palpable nada más poner el disco en nuestra consola, pero precisamente ahí radica el problema: es un juego de PSP, y por mucho que se estire el chicle, “de donde no hay no se puede sacar”.

Square Enix se ha esforzado en extraer el máximo partido a la producción, pero las texturas de los personajes dejan mucho que desear; los escenarios tienen bordes que dañan la vista; y el acabado en líneas generales está más cercano a un juego de PS3 que de PS4 (y de comienzos de PS3, podríamos llegar a decir).

Final Fantasy Type-0 HD

Uno lee estos dos párrafos y puede pensar: “Huyo del juego como de un troll de las cavernas”. Pero esperad. Como remasterización puede fallar, es indudable, pero no hay que olvidar que este título nunca salió en nuestro país, y en lo que respecta a argumento y mecánicas de juego el producto es notable tirando a sobresaliente.

Quizás un usuario japonés pueda plantearse esa curiosa dicotomía de disfrutar de la entrega original en PSP o hacerse con él, pero un jugador español no debería tener dudas: es necesario jugar a Final Fantasy Type-0 HD. Y es obligatorio porque posiblemente sea una de las mejores producciones que ha dado la saga durante el último lustro.

Ya de entrada la trama es más madura y oscura que la de casi todos los Final Fantasy. Se apuesta por una estética más derrotista, donde la muerte y la sangre –explícita- sustituye a esos entornos más halados a los que nos tiene habituados la serie.

Y seamos sinceros: se agradece este viraje. Esa pesadumbre que se manifiesta en la historia principal, donde unos chavales agrupados bajo el pseudónimo de la Clase 0 tienen que liberar a su país de las garras del Imperio, es cautivadora. Engancha y mantiene pegado al jugador, y siempre se tiene la imperante sensación de “dame más”.

Final Fantasy Type-0 HD

El argumento es un soplo de aire fresco dentro de la franquicia Final Fantasy, pero es que el sistema de combate también incorpora los suficientes elementos novedosos como para exclamar un “sorpresa”.

No existen combates por turnos, sino que todo se desarrolla en tiempo real. Es un híbrido de Action-RPG, una mezcla de lo que pudimos ver en Final Fantasy XII y Kingdom Hearts. De hecho, si hubiera que compararlo con alguno, el ejemplo es claro: Final Fantasy XV (con la gran salvedad de que éste bebe, al ser posterior y compartir director hasta hace nada, de Type-0).

Final Fantasy Type-0 HD

Podemos mover al personaje con total libertad por el escenario, a la par que realizamos los comandos asignados a los cuatro botones principales del mando. Asimismo, podemos cambiar el curso de cada lucha intercambiando personajes con un toque de cruceta, lo que facilita un mayor dinamismo.

Hay 14 “luchadores” diferentes, cada uno con sus propias habilidades y orientadas a un tipo de combate. La correcta elección de cada uno en batalla es esencial para el buen transcurrir de la misión. De hecho, Square Enix tira de toque añejo y obliga al jugador a subir de nivel casi individualmente, ya que los personajes que se quedan en la reserva, y no en el equipo principal, no obtendrán la experiencia del combate.

Si hay que ponerle una pega al sistema de juego, que es bastante notable, sería la cámara. Es correcta, aunque cuesta dominarla debido a los “bandazos” que pega en numerosas ocasiones (nos ha recordado a la de Resident Evil Revelations 2, por ejemplo).

Y no podemos olvidarnos de dos características que aparecen para la ocasión y se antojaban más que necesarias. La primera de ellas son las invocaciones. Podemos controlar –sí, sí, controlar- a Ifrit u Odin entre otros, seres que también ganarán experiencia y con los que necesitaremos farmear para hacerlos más fuertes.

Final Fantasy Type-0 HD

El otro aspecto que echábamos de menos, y que ahora por fin se vislumbra, es la presencia de un mapamundi. Explorar la totalidad de éste nos llevará decenas de horas, pero es que esto es lo que buscábamos desde hacía años: la necesidad de perdernos entre un denso paraje; de dejar de lado el curso narrativo y embarcarnos en misiones secundarias con las que potenciar el equipo.

Final Fantasy Type-0 HD como remasterización deja mucho que desear. No es mala… pero tampoco es buena. Sin embargo, si olvidamos el aspecto gráfico –que no el sonoro, ya que éste es precioso y viene con voces en inglés y japonés-, tenemos ante nosotros una de las producciones de Final Fantasy más merecedoras de los últimos años.

Si estáis con mono de un RPG que os conquiste por su historia y su jugabilidad, aquí tenéis el candidato perfecto. Eso sí, perdonadle las dolencias gráficas: se ha adaptado mal a los nuevos tiempos.

Final Fantasy Type 0 HD.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios