Desde que Gran Turismo salió al mercado hace más de 15 años, todo el mundo pareció quedarse acomplejado por el trabajo de Sony y todos aquellos juegos de velocidad importantes, de franquicias ‘first party’ que debían llegar a las diferentes consolas, se vistieron de realismo, seriedad, carreras con solera y cientos y cientos de coches que eran réplicas de los de verdad.

Pero mira tú por dónde que hay de vez en cuando quien se resiste a ser como Gran Turismo, a no tener por qué ser tan cuadriculado ni tan ‘respetuoso’ con el espíritu puro del automovilismo y existen otras ramas más desenfadadas, gamberras y, si me apuráis, divertidas. Eso de coger un Mercedes y correr en un circuito de velocidad está muy bien, pero hacerlo por medio del campo, dando brincos por las colinas, lo mismo es mejor todavía.

forza_horizon_2_analisis_gamerzona_06

Y esa es la principal diferencia entre el Forza Motorsport 5 de finales del año pasado y este Forza Horizon 2: que uno va de niño listo, gafotas y ‘sabelotodo’ refinado, y el otro de vividor (o vividora) desenfadado que va por el mundo de fiesta en fiesta disfrutando de la velocidad y los coches.

Un mundo abierto online y offline

Dicho lo anterior, hay que decir que Forza Horizon 2 es uno de esos juegos que de repente llegan y le dejan a uno con cara de tonto. Sobre todo por que a pesar de haberlo visto en muchos sitios (E3, presentaciones, etc.) no habíamos sido capaces de pillarle todo su ‘rollo’. Que lo tiene y es realmente profundo. Por ejemplo…

Seguro que conocéis a un tal Test Drive Unlimited. Basado en la mítica franquicia de los 80 y 90, este juego que lanzó Atari hasta para PSP (¡obra magna!) se atrevía hace ya unos cuantos años con llevar el concepto MMO y ‘open world’ al género de conducción. No tuvo la suerte de llegar en el momento adecuado, pero muchas de esas ideas son las que hoy pone en marcha Turn 10 para Forza Horizon 2.

forza_horizon_2_analisis_gamerzona_10

Para que os hagáis una idea, existe un enorme mapa en el juego donde se desarrolla el festival Horizon en el que compiten miles de jugadores de todo el mundo, ya sea online u offline… pero ya os avanzamos que incluso en ese caso, hay momentos en los que ambos modos no se diferencian. Nos explicamos.

Forza Horizon 2 vuelve a traernos a la actualidad una cosas llamada drivatars y que no son otra cosa que nosotros mismos, los jugadores que vamos por las carreteras compitiendo, de paseo, derrapando, haciendo tiempo o lo que sea. Todos esos datos los coge la máquina y los envía a un servidor donde Microsoft luego los mete en los juegos del resto de usuarios. Así, aunque no estemos conectados, veremos coches con nombres que son réplicas de jugadores de verdad, que han pasado por ahí y que han hecho un buen tiempo en algún tramo o simplemente iban de paseo por el carril contrario ‘haciendo el cabra’.

forza_horizon_2_analisis_gamerzona_26

Este comportamiento lo padeceremos en primera persona dentro de nuestra consola, lo que significa que el tráfico no será el típico de un juego de coches donde la IA de la máquina se encarga de todo. Es decir, no veremos a muchos coches circular como robots, sin salirse de la trazada y ya está. Al revés, comprobaremos cómo unos adelantan justo cuando circulamos frente a ellos, o cómo se salen en las curvas y buscan atajos para llegar a algún sitio.

Esa sensación de caos le viene muy bien al juego ya que en cualquier momento podremos acercarnos a uno de estos drivatars, pulsar el botón X y empezar una carrera contra él. Una especie de desafío que ya vimos esbozado en otros juegos antes y que, por ejemplo, estaba dentro del último Need for Speed Rivals de 2013.

forza_horizon_2_analisis_gamerzona_15

Al igual que en Test Drive Unlimited (sobre todo el 2), podremos en cualquier momento pulsar el botón de pausa y entrar o salir del modo Horizon Online, que es el que tiene, ese sí, a decenas de jugadores conectados y haciendo lo mismo que en el mapa offline pero en modos competitivos de campeonatos, pruebas sueltas, etc.

Por cierto, este Forza Horizon 2 tiene también algunas pinceladas de cooperativo pero si queréis eso lo contamos luego con las experiencias vitales que son realmente divertidas.

forza_horizon_2_analisis_gamerzona_20

El festival Horizon

Forza Horizon 2 gira alrededor de una competición llamada festival Horizon. Allí los organizadores han cogido una buena parte del mapa del sur de Francia y lo han convertido en circuitos y trazados donde podremos competir en distintas clases de carreras. Como siempre, según el coche que tengamos, así podremos participar en unas pruebas u otras.

forza_horizon_2_analisis_gamerzona_18

Éstas se dividen en carreras puras y duras por las carreteras del gigantesco mapa o, en algunos casos, otros tipos de pruebas que sirven para ir ganando puntos con los que desbloquear nuevos niveles y habilidades. En Forza Horizon 2 somos un piloto que puede ir ganando ciertas ventajas (hasta 25) que potencian maniobras como ir a rebufo de un adversario, derrapar en una curva, etc. Y son esas mejoras las que podemos obtener y aprender de cara a nuestro perfil, por lo que no están vinculados a los coches que tengamos en el garaje.

Es por eso que, como ya ocurriera con Forza Motorsport 5, tan importante es ganar como hacerlo bien, con clase, de una manera limpia, sin chocar. ¿Y eso? Bueno, ya sea dentro de una competición o paseando de una ciudad a otra, cada vez que hagamos un derrape, tomemos una buena curva o encadenemos varios kilómetros sin salirnos, acumularemos ganancias que luego podremos invertir en el coche o una personalización concreta para adaptarlo en el taller a nuestra forma de conducir.

forza_horizon_2_analisis_gamerzona_21

Todos los eventos que hay disponibles aparecen en un mapa enorme y es recomendable ir completándolos hasta que consigamos la mejor puntuación posible. Aunque haya carreras o mini-campeonatos o desafíos, se pueden repetir una y otra vez para obtener mejores recompensas y ganar más créditos para tener acceso a más coches, etc.

forza_horizon_2_analisis_gamerzona_28

No os vamos a contar cuál es el sistema que utiliza para que vayamos mejorando nuestro garaje, pero si os gustan este tipo de juegos, ya os hacéis una idea. Las victorias llaman al dinero y las habilidades, y cuanto mejores somos en la carretera, coches más potentes podremos adquirir para ser los ganadores del festival Horizon.

Muchos extras y cosas por hacer

En Forza Horizon 2 hay muchas cosas que hacer, no solo por el tema online/offline sino por que el mapa está salpicado de pequeñas tareas que podemos llevar a cabo. Una de las más divertidas si no hay nada importante en juego es el de los trayectos de una ciudad a otra. Cuando la historia avanza, todos los que formamos parte del circo de conductores se lanzan hasta la siguiente sede del festival y es posible ver cosas tan divertidas como que nadie respeta el trazado de la carretera y se tira de cabeza a correr campo a través.

forza_horizon_2_analisis_gamerzona_12

Este es uno de los recursos que el juego pone en nuestras manos. En muchas carreras, el único requisito que debemos cumplir es el de pasar por los puntos de control. Si nos pasamos alguno, podemos rebobinar (en plan Prince of Persia Las Arenas del Tiempo) y hacer bien la trazada para no perder mucho tiempo y ya está. Pero hasta el siguiente ‘checkpoint’ el camino que cojamos depende de lo que nos apetezca: podemos arrasar arbustos, cosechas, matorrales… nada podrá pararnos mientras buscamos llegar los primeros.

Hay otras carreras absolutamente geniales, como las competiciones contra aviones. Sí, sí, habéis leído bien. Nosotros vamos en un Ferrari (u otro modelo) y los cazas de combate, o los cargueros, deben ganarnos. ¿Cómo? Pues pasando por los mismos puntos de control que nosotros: ellos son infinitamente más rápidos que nosotros pero, sin embargo, nosotros podemos maniobrar con mayor eficacia ya que una de estas aeronaves, para dar la vuelta, debe recorrer varios kilómetros.

forza_horizon_2_analisis_gamerzona_02

A estas carreras improvisadas, que ya os decimos que pueden ser online o no, hay que añadirle otros eventos tan divertidos como las Experiencias vitales. Se trata de coches de ensueño, Ferraris, McLarens, etc., que hay repartidos por el mapa y que nos dejan conducirlos a modo de disfrute y cuyas fases tienen que ver con objetivos concretos: superar el máximo de velocidad registrado por un radar, escapar campo a través, etc.

forza_horizon_2_analisis_gamerzona_13

Precisamente, estas Experiencias vitales pueden ser disfrutadas en una especie de cooperativo donde otros jugadores nos van a ayudar a que alcancemos esa misión. Son pequeños sorbos bastante entretenidos y que sirven para dar variedad a un desarrollo que, de por sí, está pensado para no dejarnos descansar un minuto: es posible competir, desafiar, correr para batir récords, pasear, conducir por placer, saltarnos radares… ¿algo más?

Coches, muchos coches

Pues sí. Ese algo más son los coches. Un montón de modelos que cuentan con categorías muy dispares para que las competiciones no estén muy decompensadas y sea posible luchar en igualdad de condiciones, apelando únicamente a nuestra habilidad al volante. Como siempre, decir que conseguir la mayor cantidad de coches será un objetivo que será tan importante como lo es ganar todas las carreras, cruzar todos los radares, exprimentar todos los coches de ensueño, etc.

forza_horizon_2_analisis_gamerzona_08

Precisamente, el tipo de conducción de Forza Horizon 2 es mucho más arcade, menos técnico y se agradece ya que nos recuerda a viejas glorias como los Ridge Racer de PSX, donde al entrar en una curva podíamos negociarla derrapando y saliendo casi a la misma o mayor velocidad a la que entramos. Este tipo de conducción ameniza mucho más el juego y, aunque pierde realismo, es lo que mejor podía sentarle a la fórmula de Forza Horizon 2.

De lo mejorcito que hemos jugado este año

Si te gustan los juegos de velocidad, sin duda que este Forza Horizon 2 es una de las sorpresas más gratas de todo el panorama actual. Eso sí, nos da que ha elegido un momento bastante crítico para llegar, en el que se van a agolpar los títulos de F1 de Codemasters, The Crew de Ubisoft o DriveClub de Sony, que experimentan todos con la parte más social y online del género.

forza_horizon_2_analisis_gamerzona_04

Decir que el título de Turn 10 tiene armas para enfrentarse sin problemas a todos ellos porque es de los que mezclan muchos tipos distintos de competición y, además, lo hace con una perfección endemoniada. Gráficamente los coches brillan sin parar, cada modelo, cada detalle, cada pequeño accesorio se ve reflejado con una nitidez increíble. Pero es que hasta las gotas de agua de la lluvia quedan sobre el chasis, así como los golpes que le damos y que nos cuestan un buen dinero arreglar.

Sin duda, la perspectiva que más nos ha gustado (esto es completamente subjetivo) es la interior, dentro del coche, aunque hay otras cuatro más que son las típicas del género: limpias, solo capó, exterior cercana y exterior alejada.

forza_horizon_2_analisis_gamerzona_14

Otro detalle que le permite al juego ofrecer una cara más desenfadada es la música. Habrá ‘radio stations’ con tipos de música que podemos cambiar (o apagar) mientras corremos y a diferencia de otros títulos, a medida que vamos ganando es posible desbloquear nuevos temas musicales. Es un punto que gustará a los que les divierta conducir con la radio puesta pero en nuestro caso, la verdad, nos atraía mucho más escuchar rugir a los cientos de caballos de nuestro motor.

Forza Horizon 2 es un grandísimo juego que es capaz de diferenciar su oferta de juego del Forza Motorsport 5 que salió el año pasado. Como antes dijimos éste es divertido, escandalosamente ‘adictivo’ (permitidme esta vieja palabra) y está diseñado para que lo juguemos como lo juguemos, tengamos la permanente sensación de estar compitiendo contra otros jugadores del resto del mundo.

Un gran juego.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

1 comentario
  1. AnitaaLuv :3 28 Sep, 14 14:00

    A mi lo que me parece mal , esque el jugador tenga que ser siempre un tío! Podrían dejarnos escoger , no?? También hay chicas jugando…

    0