Hacer un remake de un juego clásico siempre es comprometido. No por el trabajo de desarrollo en sí –que también-, sino porque tocar una obra con bastantes años a sus espaldas puede acarrear que los fans de ese título no queden contentos con el resultado final. Ejemplos hay miles y sería una odisea poner aquí todos, así que mejor hablar del remake que ahora llega a nuestras manos: Gauntlet.

gauntlet_690

En 1985, es decir, hace ya casi tres décadas, Atari lanzó una recreativa llamada Gauntlet, que ofrecía una propuesta dungeon crawler en su máxima expresión. 29 años después, Arrowhead Game Studios nos trae un remake del juego original que recupera el sabor añejo de esta entrega, aunque con las correspondientes novedades y adaptado a los nuevos tiempos (al fin y al cabo, los creadores de Magicka saben bastante sobre este género en particular).

El esquema principal de este Gauntlet “2014” es el mismo que el de su versión homónima: podemos controlar a Thor, Merlín, Questor o Thyra, es decir, al Guerrero, Mago, Elfo y Valquiria respectivamente. Cada uno tiene sus habilidades especiales y, cómo no, sus parámetros físicos. Por ejemplo, el Elfo es conveniente utilizarlo a larga distancia debido a su poca vida, mientras que el Guerrero aguanta mejor las embestidas y tiene más vitalidad.

gauntlet_655

Cualquier jugador aficionado a los dungeon crawler conocerá las virtudes y defectos de cada personaje sin haber jugado previamente, al igual que también el planteamiento jugable. La misión principal es ir completando estancias muy variopintas, desde cuevas hasta palacios siniestros. Todas están repletas de enemigos de diversa índole, a los que habrá que ir derrotando sin cesar a la par que recogemos el oro de cada habitación.

Precisamente, este es uno de los aspectos novedosos, ya que con las monedas que cojamos iremos mejorando al personaje. Para “elevar” al personaje en su totalidad habrá que completarse la aventura varias veces, ya que al igual que las mejoras son el punto positivo, el negativo lo pone la escasa duración de la campaña, que en unas cinco horas aproximadamente la tendremos ventilada.

gauntlet_655 (2)

Sí, se deja jugar varias veces, dado que es dinámica y entretenida, pero teniendo en cuenta que no existen más modos de juegos, no habría estado mal ampliar la duración de la misma. De hecho, éste es quizás uno de los puntos que más “escaman” una vez completada, ya que se obtiene la sensación de que saldrán posteriores expansiones o contenidos descargables que ampliarán la experiencia jugable de la misma.

Por suerte, y como ya hemos dicho, lo que se pone en pantalla se deja jugar notablemente, tanto de manera individual como en cooperativo. Obviamente, el título está pensado para jugarse con más personas –hasta un total de cuatro-, pero no habrá ningún problema a la hora de disfrutarla sin nadie a nuestra vera –salvo la dificultad añadida para destrozar a más enemigos con menos manos.

gauntlet_655 (3)

Por su parte, el apartado técnico cumple con su cometido, y luce adecuadamente tanto en lo gráfico como en lo sonoro. Empezando por esta última, el título viene traducido al castellano y doblado al inglés –muy bueno, por cierto-, y con una banda sonora aceptable, que sabe amoldarse a cada momento y sensación –hecho que se le pide a cada juego y que no resulta tan fácil de implementar.

Lo gráfico, en cambio, está un listón por debajo. No es que sea malo el trabajo realizado por Arrowhead, pero se podría haber mejorado en muchos aspectos, como las texturas del escenario o, lo más importante, la situación de la cámara (que debería virar en determinados momentos para visualizar mejor a los personajes en pantalla). No obstante, hay que destacar el buen acierto del estudio a la hora de implementar un modo “clásico”, que nos dejará jugar a Gauntlet como si fuera el original (y muy bien logrado, por cierto).

gauntlet_655 (4)

Gauntlet es un dungeon crawler rápido, vertiginoso e ideal para jugar con otros amigos. No llega al nivel de Diablo –son palabras mayores-, pero sí ofrece una experiencia muy amena para todos los jugadores. Quizás sus fallos recaen en la duración, el apartado gráfico y el precio al que sale (19,95 euros por 5 euros), pero no se pueden considerar “graves”, ya que la jugabilidad permanece intacta y sigue entreteniendo. Y si un juego divierte, ¿para qué queremos más?

Gauntlet

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios