Cuando llegó la noticia de que Hyrule Warriors estaba en desarrollo, fuimos muchos los que nos empezamos a preguntar si esa mezcla de The Legend of Zelda y Dinasty Warriors saldría más cerca de un lado o del otro. Y tras jugarlo varias veces hace unos meses, quedó claro que Nintendo no iba a padecer un ataque de celos y por eso no ha obligado a Tecmo Koei a que agarrara la fórmula de sus Zelda como fuera.

Por eso que estamos ante un Dinasty Warriors de los muchos que han salido en estos últimos 15 años y que tiene su público más que fiel, pero cambiando todo el envoltorio para que nos enganche por la parte de los Link, Zelda, Impa, Sheik, Darunia, Ganon, etc. Ya sabéis, ese ejército de personajes que se resisten a llegar a Wii U y que esperemos, Nintendo, ya tenga a bien decirnos pronto cuándo llegará por fin el primer Zelda-Zelda para Wii U.

WiiU_HyruleWarriors_22_Zant_02

Historia Zéldica por donde se mire

Que Hyrule Warriors se detenga en la cantidad de mamporros que pegamos por minuto no quita para que entre fase y fase nos cuenten una pequeña historia que, ya os aviso, que tiene a la princesa Zelda como centro de atención. Primero por que tendrá unos extraños sueños sobre el advenimiento de unos ‘tiempos oscuros’, y luego la perderemos de vista así que toca ir a buscarla.

WiiU_HyruleWarriors_46_Movie_02

Antes, Link tendrá que demostrar que es el elegido, el portador de la Trifuerza y que sus dotes en el combate están muy por encima del común de los mortales de Hyrule. Así que en la primera fase nos tendremos que ganar las ‘vestimentas del héroe’, que son el típico gorro con la pechera verde más los pantalones y las botas, en lo que es uno de los ‘costumes’ más geniales de la historia de los videojuegos.

¿No hay más historia? Bueno, esencialmente no. Luego va desarrollándose una serie de encuentros con personajes clave de la franquicia y que a medida que los ayudamos o derrotamos, se unirán al elenco de los que podemos usar dentro de la partida.

No hay un único protagonista

En el juego no creáis que utilizamos a un único personaje. Antes de empezar cada uno de los escenarios dentro del Modo Leyenda, podremos escoger un protagonista al que previamente podemos dar forma. Esto significa que con cada combate ganamos puntos para subir de nivel y eso, más todo lo que recojamos de rupias de colores, podremos ir añadiendo habilidades defensivas, de ataque, ítems como pociones, armas, etc.

WiiU_HyruleWarriors_16_Ghirahim_02

Esta configuración del personaje podría hacer que tuviéramos uno preferido dentro de todos los que abramos, pero no deja de ser el viejo método de tentarnos a que los tengamos todos lo mejor configurados posible. Os llevará vuestro tiempo, pero realmente merece la pena.

Ya os avisamos que la forma de jugar con unos y con otros no varía sustancialemnte. Así a primera vista lo parecerá, por que movimientos, armas, etc., sí que cambian, pero en los tipos de combate apenas se perciben diferencias. Por eso, cuando entremos en las luchas tendremos varias acciones que podemos hacer desde muy temprano, como golpe normal, golpe fuerte, poder especial (cuando se carga la barra de energía), golpes mágicos, bombas (o arcos, garfios, bumerangs, etc.) o esquivar.

WiiU_HyruleWarriors_12_Ganondorf_04

Con esa combinación de botones tendremos que abrirnos paso por los mapas que funcionan como unas serie de habitaciones estancas a las que hay que acceder, derrotar a los enemigos que nos salgan y, por último, acabar con el lugarteniente de la tropa para hacernos con el control del bastión.

Ojo, Hyrule Warriors nos permite configurarlo con dos tipos diferentes de controles, bien tirando por la parte Dinasty Warriors o dejando los botones típicos de los Zelda. Hay diferencias entre algunos y es una manera muy inteligente de no imponernos nada. Si venís de parte de Tecmo entonces cogeréis el de la saga original, y si estáis invitados por la parte de Eiji Aonuma, pues seguro que os quedaréis con los controles ‘Zelda’. Por cierto, genial reencuentro con aquel modo de enfoque en el enemigo (botón L) que estrenó la saga con el tridimensional Ocarina of Time. Muy útil cuando hay que acabar con enemigos de enjundia, para no distraernos con los goblins (o lo que sean) más pequeños.

WiiU_HyruleWarriors_18_Ghirahim_04

Bastiones para qué os quiero

Como os decimos, los mapas de combate están compuestos por lo que llaman bastiones, y son zonas controladas por el bando enemigo o por el nuestro, que deben ser conquistadas o defendidas. En el primer caso las veremos en rojo y con un indicador de enemigos a los que hay que eliminar para hacer que salga su jefazo.

WiiU_HyruleWarriors_21_Zant_01

Con éste la lucha será más encarnizada pero no por ello menos entretenida. Tendrán ataques especiales y según su dificultad, incluso rutinas que debemos conocer para hacerlesc daño de la única manera que permiten. Una vez derrotado este ‘medium boss’, la zona pasará a nuestro poder.

Las fases se desarrollan más o menos igual una detrás de otra, y según nos van pidiendo ayuda otros personajes (como Zelda, Impa, etc.) así hay que ir a una zona u otra del mapa. Esas llamadas las veremos claramente en el minimapa que hay en pantalla y en el que resalta algún elemento que nos indica que hay que ir hacia allí. Esa mano consiste esencialmente en barrer de enemigos la zona para limpiarla y, así, cumplida la misión, ir a otro lugar para seguir con la tarea.

WiiU_HyruleWarriors_44_Ganondorf_vs_King_Dodongo_03

Esto hace que cada nivel se repita una y otra vez, además de las propias luchas que no dejan de ser un ‘pulsa el botón hasta que desaparezcan todos’. Cuando esto ocurre, llega el momento de tener que vernos las caras con un enemigo gigantesco que, por regla general, lo irá destuyendo todo y al que debemos parar los pies.

¿Tiene inventario este juego?

Bueno, hablar de inventario en el concepto ‘Zeldísitico’ es un poco arriesgado pero sí que hay sitio para algunas ocsas. Las más importantes son las bombas (o los arcos, boomerangs, garfios, etc.) en la batalla, o las pociones para recuperar vida, magia, etc., y luego las que podemos añadir al inventario entre batalla y batalla.

WiiU_HyruleWarriors_60_Adventure_Mode_04

Estas últimas se compran en tiendas dentro del juego y como podréis imaginar, se adquieren con rupias, que las hay de distintos colores y que junto a otros elementos nos permitirán fabricar los llamados sellos que, en Hyrule Warriors, son los que potencian las habilidades de algunos de los protagonistas. Lógicamente un juego con aspiraciones de Zelda no puede dejarse por el camino los corazones, que podremos rellenarlos durante la batalla rompiendo cántaros, cortando la hierba o eliminando a ciertos enemigos.

WiiU_HyruleWarriors_61_Adventure_Mode_05

Sí, sí, habéis leído bien. Cortar la hierba, como también abrir cofres y escuchar el característico ‘tinininininiiii’. En eso este título es una constante referencia a los grandes elementos distintivos de la franquicia aunque cuidado, aquí no veréis reseñas de TODOS los juegos que han salido, sino solo de apenas tres: The Legend of Zelda Ocarina of Time, Twilight Princess y Skyward Sword. El primero el de N64 y más tarde ¿remasterizado? en 3DS, el segundo en Gamecube y Wii como en el caso del último de los juegos.

Ojo, una cosa debéis tener en cuenta si queréis que vuestras luchas en Hyrule Warriors sean más sencillas es que al equipar objetos a nuestros protagonistas, si éstos son los adecuados, los ‘stats,’ serán mucho mayores y podremos avanzar en el juego más fácilmente. Esto se sabe por un icono amarillo que os sale en la parte superior derecha de cada objeto que equipamos.

Modos, multijugador y más

Aparte del modo Leyenda que es el principal y el que va abriendo todos los demás, está el llamado ‘Libre’ que como su propio nombre indica nos deja escoger el escenario que queramos (de los que hemos desbloqueado), el héroe que más nos guste y entrar a pegar golpetazos para ir ganando riquezas con las que desbloquear o equipar a los personajes. Antes de entrar en la fase, podremos ver las condicones de la batalla para ganar o perder, los personajes que forman parte, cuántos enemigos hay dispersos en cada momento, la música que queremos escoger, etc.

WiiU_HyruleWarriors_36_Lana_vs_Cia_04

¿Multijugador? Tenerlo como tal lo tiene pero esencialmente es un tipo de juego local, es decir, con la misma consola, con uno mirando a la pantalla de TV y otro a la del Gamepad. Seguramente podrían haber intentando darle más profundidad al juego con opciones online, pero Nintendo en esas cosas no suele ser especialmente propensa.

El modo Aventura funciona como un juego distinto dentro de Hyrule Wariiors, con su pantalla de presentación y todo y contándonos una historia que parece sacada de un libro de 8 bits: colores planos, gráficos que pertenecieron a las versiones de NES, en fin, todo un cúmulo de elementos que nos harán soltar más de un suspiro cada vez que veamos a ese Link pixelado en verde y marrón.

WiiU_HyruleWarriors_59_Adventure_Mode_03

El objeto es poder desbloquear contenido del juego cumpliendo las misones que nos van imponiendo y que se desarrollan dentro de un mapa que bien podría ser el del juego de 1985. Movemos a un personaje por él y nos vamos encontrando con ítems que serán de mucha utilidad cuando volvemos a los otros modos de juego. Sobre todo el Libre que es el que nos deja escoger distintos elementos de mapas, personajes, etc., para echarnos partidas sueltas.

¿Más Zelda que Warriors o viceversa?

Hay que decir que Hyrule Warriors es un Dinasty Warriors en toda regla que calca milímetro a milímetro cada pixel de sus combates y formas de ir liberando el mapa de la presencia enemiga. Donde ya no es tanto la franquicia de Tecmo es en el el envoltorio, en la cuestión gráfica, en los que se ve y se escucha, ya que recoge todo el legado de la IP de Nintendo.

WiiU_HyruleWarriors_11_Ganondorf_03

Aunque escuchemos los mismos efectos de sonido, movimientos de lucha, etc., en realidad estamos jugando a algo que es totalmente ajeno a la esencia ‘Zelda’. Mientras uno nos habla de mazmorras, puzzles y mucho de habilidad, aquí todo es fuerza bruta, poder de aniquilación y muchos reflejos para esquivar los golpes que nos den.

Aunque las luchas tienen su gracia y su mecánica para hacerlas bien, podríamos caer en la tentación de ponernos a pulsar los botones alborotadamente, sin sentido, como esperado a que la divina providencia nos quite de enmedio a los miles de enemigos que pueblan la pantalla. Es aquí donde Hyrule Warriors se hace muy divertido ya que tiene muy bien medidos los tiempos.

WiiU_HyruleWarriors_23_Zant_03

Cada combate viene a durar unos 30 minutos más o menos. Están pensados para no irse más allá y eso es una muestra clara de que quien tuvo esta idea de juego, sabe que más allá de ese tiempo podría llegar a cansar y parecer repetitivo. Ese luchar, parar, gestionar personajes y volver a luchar está muy bien llevado y gracias a eso no cansa, sobre todo en los primeros momentos cuando queremos tener acceso a todos los modos de juego y personajes. Ojo, que no solo hay ‘collectables’ de ese tipo. Los hay de muchas clases y os iréis enterando a medida que paséis las fases.

La fórmula de Hyrule Warriors es muy simple y por eso no pide demasiadas virguerías gráficas. Son tantos los personajes que aparecen en pantalla que se disculpa que cuando lleguen los grandes enemigos no parezcan muy precisos, muy detallados o muy espectaculares. Es obvio que cuanta más calidad mejor, pero este título tiene lo que necesita, algo que Nintendo siempre ha llevado a gala cuando de lo que se trata de es de divertir.

Hyrule Warriors es lo que es. Un título de que no es un Zelda pero que tampoco quería aparentarlo. Es un Dinasty Warriors camuflado y eso gustará a los amantes de Tecmo Koei y a los de Nintendo… por la parte que toca de los Link, Zelda, etc.

Un juego que hay que tener si cuentas con una Wii U. Máxime si tenemos en cuenta la carestía que andamos padeciendo… ¿no os parece?

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

1 comentario
  1. Leon 30 Sep, 14 3:11

    O.O Wow no crei que le dieran una nota tan alto…

    0