Killer Instinct es uno de esos nombres que los jugadores tienen metido en el alma, aunque sólo sea por su pasado ‘Nintendero’ de hace más de 18 años. Cuando una RARE comprada por los creadores de Mario y Zelda decidieron lanzar un juego del lucha para una nueva consola que iba a salir al mercado. La que fue luego Nintendo 64 iba a contar con la presencia de estos luchadores. Pero luego todo es cambió.

Killer Instinct acabó saliendo en máquinas recreativas, por mor del acuerdo con Bally-Midway y, más tarde, en un cartucho de SNES que le sirvió a Nintendo para presumir de potencia frente a una Sony que intentaba abrirse camino en los videojuegos con su primera PlayStation.

Ahora, RARE ya no es de Nintendo, sino de Microsoft, y esa franquicia le ha llegado a Xbox One como de rebote. Tras no tener ni una sola noticia de ella en los últimos lustros. ¿Qué ha pasado? Bueno, pues que la lucha empieza a reverdecer viejos laureles y que nunca está de más una saga que mantiene a muchos de sus fans repartidos por el mundo.

Análisis de Killer instinct en Gamerzona.

Gratis para jugarlo desde el primer día

El juego de Double Helix Games no saldrá en formato físico y estará disponible para su descarga desde el mismo día 22. Killer Instinct es lo que se conoce como free2play, es decir, que nos lo podemos bajar y jugar gratis por lo que de primeras dispondremos de un único luchador (Jago), un único escenario y seis oponentes: Sadira, Orchid, Thunder, Jago, Glacius y Sabrewulf. Con este panorama, os podéis imaginar que no da para divertirse mucho, por lo que si nos picamos rápidamente tendremos que tirar de pack de pago. Que los hay.

Y concretamente serán dos: el más asequible será el llamado Combo Breaker que cuesta casi 20€ y nos desbloquea a todos los luchadores y, tras el lanzamiento de la consola, liberará a otros dos, un tal Fulgore y Spinal. Dos clásicos del juego original de mediados de los 90. Por otro lado, tendremos una opción más cara, la Ultra que por 40€ tiene lo mismo que la de 20 pero añade el juego original de 1995 (1994 en recreativas), trajes y otros accesorios para personalizar a nuestro luchador.

¿Que no queréis un pack completo sino ir comprando luchadores por separado? Pues os costarán a razón de 5€ cada uno. Es decir, 7×5=35€, y no habéis empezado a comprar accesorios, trajes o el juego original que es una especie de extra que está muy bien pero que en realidad, luego, lo usaréis muy poquito. ¿Un sacacuartos? Pues sí.

Análisis de Killer instinct en Gamerzona.

¿Qué tal se juega?

Si decidimos no acordarnos de esta condición de free2play que acaba por convertirse en free2pay a los pocos días de picarnos con su enorme jugabilidad, deciros que Killer Instinct es un gran juego de lucha, que tiene la virtud de ser muy sencillo de controlar si en algún momento de nuestras vidas hemos estado picados con un Street Fighter, Tekken o Virtua Fighter.

La forma de realizar los golpes es muy familiar, con los típicos ‘cuartos de vuelta’ en el D-pad (o el stick, aunque es más incómodo) y luego uno o dos botones para poner en marcha algunas de sus varias (tres) patadas, (tres) puñetazos y recursos como agarres o llamadas típicas y que se pusieron tan de moda en los 90. Auténtica Edad de Oro de este tipo de juegos.

Por lo demás, como siempre, podremos elegir entre varios tipos de juego (el Supervivencia es especialmente estresante), que no incluyen un modo historia parecido al que podrían tener aquellos viejos desarrollos de Capcom con Street Fighter. Aquí se olvidan de argumentos, sentimentalismos o venganzas y demás excusas al estilo Blanka para centrarse en las tortas. Que no son muchas pero sí están muy bien coreografiadas.

Análisis de Killer instinct en Gamerzona.

Los combates son muy dinámicos y rápidos y cada luchador tiene su estilo. Jago es el que nos regalan lo compremos o no y es muy ágil y llega a disparar sus ‘hadouken’ al más puro estilo Ryu, y tiene una espada que le convierte en un tipo muy ‘cortante’ (chiste malo) al estilo Raiden. De los demás, pues ya os podéis imaginar: hay luchadores tipo místicos, bestias y salvajes con golpes realmente espectaculares que pone en marcha la consola con una suavidad pasmosa.

Por cierto, los escenaros no están desbloqueados de primeras y al no haber un modo de abrirlos derrotando a sus dueños, hay que adquirirlos como todo en este juego: pagando con puntos KP. Que se consiguen con cada lucha, haciendo grandes puntuaciones y derrotando sin un rasguño a algún adversario. No es un buena noticia, pero es lo que hay.

Los combates se realizan por Rounds y con las barras de energía heredándose de uno a otro. Es decir, si en el primer asalto dejamos nuestra barra verde a medias y ganamos, el enemigo empezara el 2º round en con el indicador en rojo, por lo que tendremos cierta ventaja al contar con una barra entera más lo que nos queda de la del primer combate.

Análisis de Killer instinct en Gamerzona.

Los ‘combos’ son esenciales, así como la forma de romperlos cuando el enemigo los encadena. Para ello tenemos herramientas que los más avezados sabrán cómo ejecutar fácilmente, pero que en Double Helix han decidido ponérnoslo un poquito más fácil con una serie de indicadores que nos irán insinuando que ha llegado el momento de romper la racha del contrario. Del mismo modo, podremos ‘finiquitar’ al enemigo cuando una de estas barras esté a tope y veamos que al contrario no le queda mucha vida.

Todo está 3D, pero recuerda a los juegos 2D

A diferencia del Killer Instinct original, que estaba realizado con lo que por aquella época se llamaba ‘gráficos prerrenderizados’, esta nueva versión de Xbox One es totalmente 3D, aunque gusta mantener la esencia 2D del género, y se vale del potencial de la ‘next-gen’ de Micorsoft para poner en marcha un montón de efectos absolutamente geniales. Muchos de los golpes son alucinantes, estéticamente, y dan ganas de repetirlos para volver a verlos aunque hagan menos daño que otros menos espectaculares. Por cierto, un denominador común que estamos viendo en muchos desarrollos para Xbox One y PS4 es el uso desmedido de efectos de partículas. Pues bien, aquí tendremos de esos unos cuantos, hasta hartarnos, lo que le da al juego una textura de calidad increíble.

Además, como os hemos contado, las peleas son fluidas, muy divertidas y rápidamente le cogemos el tranquillo a nuestros luchadores. Killer Instinct es en este aspecto como una bicicleta, que una vez que has aprendido a manejarla ya no se te olvida. Según cogemos el mando y sin apenas esfuerzo empiezan a salir los combos, ciertos movimientos de agarre y golpeo que, aunque después nos los podremos aprender de memoria (el juego nos permite consultarlos), son bastante sencillos de ejecutar.

Análisis de Killer instinct en Gamerzona.

Pero bueno, no creáis que todo es de color de rosa. El ‘pero’ del juego, con mucha diferencia, es la escasez de luchadores. Seis de inicio (más dos de regalo) se nos antojan muy, muy escasos y si los pack van a costar a razón de 20€, no nos podemos ni imaginar cuando empiecen a llegar con más frecuencia nuevos protagonistas.

El juego que Microsoft nos pone en Xbox Live para bajarlo gratis tendría que haber venido con dos o tres de regalo y luego ‘packs’ que, juntándolos todos nos metieran a otros 20 para disfrutar de verdad, probando golpes, personalizando con los accesorios que podemos colocarles y eligiendo colores y trajes específicos.

El free2play de Killer instinct seguro que nos va a salir muy caro si nos gusta de verdad y por esa estrategia tan ‘rácana’ el juego se queda a las puertas de ser un auténtico ‘must have’. O mejor dicho, el juego de Double Helix se va a quedar para vestir santos online. Por que lo que sí tiene (pero no hemos podido probarlo porque no está todavía operativo) es que las luchas versus contra otros jugadores del mundo por conseguir ránking y KP van a ser épicas.

Análisis de Killer instinct en Gamerzona.

Y tal vez por ahí, mirándolo como un MMOF (massive multiplayer online fighter) seguro que encuentra su camino y su éxito. Un reconocimiento que sería muy merecido vistas sus enormes virtudes gráficas, técnicas pero sobre todo de juego. Que le llevan hasta un punto de calidad que nunca tuvo el juego original (contando el tiempo transcurrido y la evolución tecnológica de sus respectivas plataformas).

Killer Instinct es el renacimiento de un juego mítico que cuenta en Xbox One con mimbres suficientes como para devolver al género de la lucha hasta donde merece. Pero para que eso suceda, Microsot (o quien sea) tiene que llenar de ‘chicha’ sus entrañas. Y ahora, por lo que hemos visto y jugado con la versión Ultra que es ciertamente ‘carera’, Killer Instinct está al 10% de capacidad (que diría la batería de mi móvil).

Un gran juego, y exclusivo de Xbox One. ¿Se puede pedir más?

Imágenes del juego

Vídeo del juego

A continuación, te ofrecemos el tráiler de presentación del título:

Y tú, ¿lo has probado ya? Si es así, no dudes en compartir con nosotros tus impresiones.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

8 comentarios
  1. Adrii Gutierrez 18 Nov, 13 20:20

    Este juego debio y debe pertenecer a nintendo o por lo menos ser parte de nitendo porque fue kien lo hizo lo q es ahora…. nintendo lo merece..

    0
  2. LuisBravoC 19 Nov, 13 20:06

    Me parece perfecto, igual pensaba comprarlo si no fuera free to play xD

    0
  3. Dadu 21 Nov, 13 3:20

    Esta diferente, y perdió lo que le hacia diferente a los demás, pues recuerdo, los personajes parecían muy reales en aquel entonces, ahora se ven animados, como un dibujo animado. La voz parece la misma, pero recuerdo que los nombres de los combos eran con mas entonación. Pero esa es solo mi opinión. Aunque creo que definitivamente lo jugare aunque sea para probar. Creo que esa es la idea de Microsoft, ya que mucho cambio, creo que pudieron hacer un buen trabajo aunque tengan poca credibilidad. Por eso, creo, que lo pusieron free to try.

    0
  4. juanjo_dpr9 29 Nov, 13 23:44

    El colmo fue en el E3, cuando un arrebato sexista del tío en la presentación hacia la tía desató las iras más tarde en las redes sociales. El juego es bueno, habrá que ver qué tal va en las nuevas consolas de la next-gen.

    0