Parece claro que, aunque la fiebre por los controles de movimiento ha languidecido y aquellos ¿oscuros? años de presentaciones (en el E3 de Los Ángeles) a ‘tontas y a locas’ de los Kinect de Xbox 360 y los PS Move de PS3 han pasado a la historia, con Xbox One hemos tenido la oportunidad de experimentar nuevas sensaciones gracias a un sensor que, sin duda, es infinitamente mejor que el de la generación anterior. Y prueba de ello es este Kinect Sports Rivals.

Este tñitulo, realizado por Rare (¡ay, madre, para lo que han quedado!) es ya el juego completo tal cual lo estaban desarrollando, a diferencia de esa ‘demo’ que llegó con el lanzamiento de la consola con forma de una única prueba a la que teníamos acceso, y que no mostraba apenas nada del juego que hoy sí, ya está en las tiendas enterito.

Como os decimos, por fin llegan todas las pruebas, que no son muchas, pero sí muy divertidas si lo jugamos en grupo. Esto es algo importante que hay que decir y que seguramente ya sabéis: Kinect Sports Rivals es hijo de esa moda ‘party’ que Wii puso tan en boga a finales de la pasada década y que consiste en que en vez de salir al cine o a cenar con los amigos, los traemos a casa y nos ponemos a hacer el cabra compitiendo a tenis, fútbol, carreras de motos acuáticas, escalada, bolos y pruebas de tiro.

Kinect es el auténtico protagonista

Afirmar que ‘este desarrollo está pensado para Kinect y que como tal así se puede comprobar en cada pantalla del juego’ sería una estupidez, ¿verdad? Pues lo vamos a decir ya quem aunque te imaginas que esto es así, no es suficiente para haceros ver lo mucho que ha avanzado la tecnología y lo bien que explota todas las posibilidades de este nuevo sensor ‘next-gen’ Kinect Sports Rivals.

kinect_sportS_rivals_1

El sensor es ahora mucho más preciso, cuenta con mayor definición y eso se nota a la hora de manejar todos los menús, que se mueven de manera fluida en cuanto levantamos una mano o hacemos un gesto. Además, ayuda mucho que cada jugador esté identificado de cara a la consola por lo que no nos confundirá en cuanto nos coloquemos delante de ella uno, dos, tres o hasta cuatro.

Precisamente, uno de los logros de los que presume este Kinect Sports Rivals es, precisamente, lo bien que el sensor es capaz de captar la realidad ya que llega a tal punto que, por fin, nuestro avatar podrá ser creado simplemente poniéndonos delante de Kinect para que nos escanee. De esta forma, cada vez que venga un nuevo amigo a casa podremos ‘meterle’ dentro del juego y la diversión se disparará. No en vano, no es lo mismo jugar contra un personaje predefinido que hacerlo contra un clon digital del colega que tenemos al lado.

kinect_sportS_rivals_7

¿Pero llega a tanto esa detección de este Kinect 2.0? Pues sí. Es tan preciso que, por ejemplo, en las pruebas de motos acuáticas, es capaz de percibir el menor gesto de nuestra mano indicando si queremos acelerar o frenar, o girar sin apenas mover el cuerpo. Esto es algo que ya nos contaron en la presentación a la que acudimos en Madrid (y que debajo tenéis el vídeo) y que tras jugarlo en casa, efectivamente, es tal y como nos los anunciaron.

Ya os decimos que el sensor en Kinect Sports Rivals se comporta de una manera muy precisa y si no hacemos cosas raras cuando jugamos, se ciñe a lo que esperamos, dando una sensación de que todo funciona bien y sin movimientos extraños, lo que es de agradecer debido a la precisión que muchas veces necesitamos para llevar a cabo cada prueba.

kinect_sportS_rivals_2

Eso sí, el único ‘pero’ que podremos echarle en cara es que seguimos necesitando mucho espacio vacío delante de la consola y eso ya es un ‘handicap’ que no sé cuántos de los que andamos por aquí podremos cumplir. Y eso que en este segunda generación no se necesitan los casi dos metros del primer Kinect que si no…

Seis pruebas y mucha experiencia que ganar

Ya os hemos dicho más o menos cuáles son esas seis pruebas que trae Kinect Sports Rivals y son tiro, escalada, carreras de motos acuáticas, fútbol, bolos y tenis. Pensaréis que no hay mucha variedad o que harían falta más, pero la gracia del juego no está tanto en la cantidad de cosas que podemos hacer sino en cómo las vamos a hacer. Nos explicamos.

Una de las patas que sustentan este Kinect Sports Rivals es el de las tribus, equipos, grupos o como queráis llamarlos. Podremos personalizar el equipo al que pertenecemos y al unirnos a ellos podremos empezar la progresión practicando, compitiendo y ganando pruebas para subir de nivel. Hasta un total de 20 por disciplina ¿deportiva?

Esa evolución, lógicamente, se fundamenta en victorias que a medida que vamos acumulando nos permiten acceder a un extenso catálogo de objetos ‘ingame’ que casi siempre tienen que ver con accesorios, ropas, etc., aunque habrá veces en las que podamos tener alguna ventajilla dentro de la partida.

kinect_sportS_rivals_3

Además de estas recompensas, también tendremos la opción de ir aumentando la cantidad de fans que nos siguen ya que si somos buenos, lideraremos los muchos ránkings que hay dentro de este Kinect Sports Rivals y que funcionan como aquellos míticos ‘Hall of fame’ de las recreativas y que tanto pique provocaban cuando queríamos batir a ese amigo que siempre nos ganaba por la mano.

Pero hay más. La pata online de Kinect Sports Rivals tiene el apellido de ‘Hub’ y quiere decir que ahí ya nos medimos a todos los equipos del mundo, en lo que es una liga donde los mejores acaparan todos los flashes de la fama. Y para estar ahí, como podéis imaginar, hay que currárselo mucho.

kinect_sportS_rivals_6

Este ‘Hub’ funciona como un juego aparte que hay que poner en marcha de forma separada del principal y a través de él podremos estar al tanto de todas las novedaes que se producen en la comunidad de Kinect Sports Rivals, así como acceder a los modos de juego (1 ó 2 players) y consultar qué premios se están jugando el resto de competidores que andan liados dentro de este título y que compiten contra nosotros por el ránking mundial.

Patadas, raquetazos, disparos y mucho más

Cada una de esas seis pruebas que tiene Kinect Sports Rivals están pensadas para jugar de una forma bastante distinta. Por ejemplo, tenis y fútbol son los que más desgaste tienen y los que requieren de que nos pongamos de pie, ropa cómoda y nos dispongamos a hacer algo de ejercicio. La escalada no anda lejos, pero no llega a tanto.

Con el deporte de Rafa Nadal podéis imaginar lo que hay que hacer. Partidos individuales o de dobles donde nosotros sólo debemos preocuparnos de darle a la bola ya que de eso de llegar hasta ella ya se encarga la máquina. Pero cuando golpeamos, mucho cuidado con lo que hacemos por que Kinect es capaz de percibir los pequeños gestos del movimiento de muñeca. Si la levantamos al dar el golpe, entenderá que queremos hacer un globo, de igual forma que si queremos un revés cortado lo va a pillar sin problemas. Además, la fuerza también la interpreta y podremos acabar los puntos con golpes ganadores.

kinect_sportS_rivals_5

El fútbol pasa tres cuartas partes de lo mismo. Kinect es capaz de ‘ver’ el toque que le queremos dar al balón, si queremos picarla o golpearla con el empeine aunque, la verdad, donde falla un poquito es a la hora de darle el efecto de ‘rosca’ a lo David Beckham. Unas veces lo pilla pero otras se le escapa por completo.

La escalada en Kinect Sports Rivals es la que más cuesta entender por que al tratarse de una carrera vertical lo mismo tardamos algo más de tiempo en coordinarnos para subir de un apoyo a otro por las paredes. Ahora, cuando le coges el truquillo es divertidísimo, sobre todo eso de coger de las piernas a los adversarios para tirarlos abajo (¿qué me pasa doctor?).

En los bolos es realmente sorprendente lo bien que es posible mandar la bola contra ellos y aquí siempre hemos notado que el sensor detecta a las mil maravillas lo que queremos hacer, si mandar la bola a un lado o a otro o se le queremos dar unefecto especial (exterior pero también de retroceso para que resbale mejor). Si queréis que haga una comparación, es bastante más divertido que aquella mítica prueba del Wii Sports de hace ya algunos añitos.

kinect_sportS_rivals_4

Por último está el tiro y las carreras de motos acuáticas. El primero os podéis imaginar cómo funciona: mucho temple, bueno ojo y apuntar a las dianas que van saliendo y que no es nada fácil, pero con paciencia vamos acertando cada vez a un número mayor. Creo que es la menos divertida… salvo que juguemos con unos amigos y nos piquemos por ver quién es el mejor de la fiesta.

Para finalizar están las carreras de motos que tiene su ‘aquel’, sobre todo a la hora de controlar la máquina sobre la que vamos montados y que tiene su truquillo ya que para girar no hace falta inclinar todo el cuerpo a lo bestia. Con un balanceo de muñecas bastará. Es en esta prueba donde uno se da cuenta de la precisión del sensor que, aunque tengamos las manos delante del cuerpo, es capaz de no solo de ver su posición sino también de adivinar cuándo las tenemos abiertas y cuándo cerradas.

kinect_sportS_rivals_8

Diversión con amigos, o no habrá piques

Kinect Sports Rivals es de esos juegos pensados para jugarlos con amigos, en casa, mientras montamos una fiesta y por el que pasan desapericibos muchos detalles que a lo mejor en otros lanzamientos veríamos como defectos atroces. Gráficamente está muy cuidado pero dentro de ese estilo que no quiere llegar a parecer 100% ‘next-gen’ y que busca más la espectacularidad que otra cosa. Es resultón y ya está y destaca más por su diseño general que por el virtuosismo de efectos, sombreados o iluminaciones. Cosa que tampoco se le exige.

Desde luego, la parte de escaneado de los jugadores es sorprendente y ya solo por eso merece la pena encender la Xbox One para dejar con la boca abierta a nuestros ‘colegas’. Eso, que parece una tontería, es uno de sus puntos fuertes ya que los que estamos jugando en el salón pasamos, mágicamente, a la pantalla para pegarnos por los primeros puestos del ránking.

Sin duda, es el primer gran lanzamiento para Kinect de Microsoft y falta por saber cuáles serán los derroteros que lleve tanto el periférico como los juegos dedicados de los de Redmond que, visto que la fiebre del oro ‘con sensores de movimiento’ ya no es lo que era, a lo mejor tampoco hay que sacar muchos al año.

Y nos da en la nariz que este Kinect Sports Rivals lleva camino de ser ampliado en los próximos tiempos con nuevos deportes (o lo que sean) si el público lo aprueba donde lo tiene que aprobar. Es decir, comprándolo para convertirlo en un éxito de ventas.

Curioso y divertido… con amigos. Sin más.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

3 comentarios
  1. Leon 01 May, 14 18:36

    No se si este juego tendra algun fan y eso… Pero me duele ver para lo que quedo Rare u.u

    0
  2. facundoNombre 04 May, 14 7:48

    holaaa

    0
  3. facundoNombre 04 May, 14 7:50

    todo vien

    0