Seguramente no hay mejor homenaje para una fecha como la de hoy, 23 de abril, en la que se celebra el Día del Libro, que analizar un juego como LEGO El Hobbit cuya raíz principal tiene que ver con la maravillosa obra escrita por J.R.R. Tolkien en el año 1937, y convertida después en tres películas por obra y gracia del señor Peter Jackson.

Películas que, por cierto, son una libre interpretación del primer libro escrito de la saga de los Bolsón y que salvo algunos puntuales hechos, en general se inventa de todo o cambia el orden de acontecimientos que no están en el libro: personajes, enemigos, héroes, villanos, escenarios y cualquier cosa que pudiera servirle al neozelandés para hacer que el ‘aburrido’ libro tome vida en el celuloide.

lego_hobit_analisis_gamerzona_02

Pero como nos toca hablar de LEGO El Hobbit, hay que ceñirse a lo que ocurre en las películas, por muy poco que se parezca al libro, para desgracia de los que lo leímos y nos cautivó cuando apenas contábamos con 13 ó 14 años y disfrutamos como enanos de Frodo, los enanos, Gandalf y hasta Gollum.

Paso a paso por las (dos) películas

Pero LEGO El Hobbit si hace algo bueno es que es un fiel reflejo de las dos primeras películas, las que se han estrenado en diciembre de 2012 y 2013, es decir, Un Viaje Inesperado y La Desolación de Smaug respectivamente, que nos cuentan el épico viaje de los enanos comandados por Thorin hasta las puertas y el interior de Erebor, esa maravillosa ciudad subterránea que el dragón decidió quedarse para disfrutar de sus riquezas.

lego_hobit_analisis_gamerzona_07

En LEGO El Hobbit visitaremos la ciudad de los enanos, el claro de los Trolls, la cueva de los Trasgos, las llanuras del Cambiapieles, nos atacarán las arañas en el Bosque Negro, visitaremos Rivendel o la ciudad de los Elfos de Thranduil y Legolas, escaparemos por el río metidos en barriles, llegaremos hasta la nubosa ciudad de Lago gracias a la ayuda de Bardo y mucho más…

¿Pero no eran tres las películas de El Hobbit? Sí, así es, pero como el juego ha salido este mes de abril, no es plan de SPOILEARNOS lo que ocurre antes de tiempo. Sería un poco contraproducente para el negocio al que se dedican tanto New Line Cinema como Peter Jackson y por eso este juego no cuenta nada de El Hobbit Partida y Regreso, que es como se llamará la tercera y última entrega.

lego_hobit_analisis_gamerzona_03

¿Entonces no podremos jugarlo? Bueno, a día de hoy no hay nada oficial (fecha y precio) salvo los rumores que apuntan a que el desenlace de la historia lo podremos disfrutar vía DLC que podremos bajarnos a nuestras consolas, si no el mismo día del estreno de la película, sí que en las fechas posteriores de las navidades. Así que toca esperar.

Fichas con mucho sabor a Tolkien

Por lo demás y como seguramente habréis visto en las películas, en el juego podremos disfrutar de las escenas más típicas, las que cuentan con más acción y, por suerte, alguna que otra que en el cine se pasa muy por encima. Como la llegada de Smaug a Erebor.

Es en ese momento cuando podremos darnos un paseo por las calles graníticas de la ciudad de los enanos y realizar algunas acciones que dan profundidad a la historia. Concretamente, en LEGO El Hobbit podremos buscar la Piedra del Arca o perseguir a Smaug por la cámara del oro antes de que nos eche de la ciudad a fogonazos.

lego_hobit_analisis_gamerzona_18

El juego mantiene la esencia de la franquicia LEGO que, como en otras ocasiones, ya hemos comentado que suelen ser la mejor manera de hacer la versión más fiel y real de una película o la franquicia que sea. Gracias a lo bien ambientado que está, con la música de Howard Shore y todos los elementos de la película que hacen que nos parezca estar metidos dentro de la Tierra Media.

Si recordáis, en La LEGO Película hablábamos de que habían metido en el juego un buen catálogo de juguetes que debíamos montar por piezas cada ‘equis’ momentos de su desarrollo y en este LEGO El Hobbit ocurre lo mismo. Aunque podremos destrozar cualquier objeto de la pantalla para recoger fichitas, en algunos momentos serán necesarios ingenios más avanzados que sólo se consiguen construyendo estructuras más complejas.

lego_hobit_analisis_gamerzona_04

Además, para este LEGO El Hobbit algunos de esos ingenios tendrán una utilidad secundaria ya que nos obligarán a fabricar objetos para completar misiones o abrir nuevos caminos por los que seguir. Se trata de una especie de ‘mesas de crafting’ donde entregando los ingredientes que nos solicitan (diamantes, cuerdas, maderas, etc.), fabricaremos utensilios que nos permitirán avanzar por la historia.

Como siempre, mucha ‘rejugabilidad’

Cualquier juego de LEGO tiene un elemento que conocéis de sobra que es el de contar con un factor de ‘rejugabilidad’ muy alto ya que además de los personajes con los que vamos manejando la historia principal (a saber, en este caso, Frodo, los 12 enanos, Gandalf, Radagast, Bardo, etc.) existe un buen elenco que podremos desbloquear para usarlos, incluso, en nuestras visitas a las fases que ya hemos completado. Muchos de ellos se desbloquean jugando pero otros cuestan su buen dinero y nada mejor que entrar una y otra vez para recoger fichitas y después comprar a todos los héroes… o villanos que sean.

lego_hobit_analisis_gamerzona_13

Es por eso que aunque el juego en sí no sea muy largo, si después nos ponemos a ‘cuchillo’ a intentar conseguirlo todo, entonces será cuando el tiempo se multiplique. No en vano mucha parte de su gracia está ahí por que, al menos en este caso y en la mayoría de los juegos que forman parte de la franquicia LEGO, siempre sabemos lo que va a ocurrir en sus argumentos, que llegan a convertirse en meros elementos decorativos. Y es que, ¿quien no sabe cómo acaba Star Wars, Harry Potter, Piratas del Caribe o Indiana Jones antes de empezar a jugar?

Ambientación total ‘made in Tolkien’

Especial mención merece la habilidad más conocida de Frodo que es la de colocarse el anillo y volverse invisible y el efecto que torna la pantalla en una especie de mundo sombrío donde no hay colores y en el que se escucha por el fondo esos murmullos del que parece, es, el mismísimo Sauron.

lego_hobit_analisis_gamerzona_14

Un Sauron, por cierto, que no debería aparecer por El Hobbit ya que no se le ha perdido nada allí, al menos si atendemos a lo que J.R.R. Tolkien escribió en el libro. Otra cosa es lo que Peter Jackson haya decidido hacer, que muchas veces no es algo que esté al servicio de la coherencia de la historia sino más bien del espectáculo y los fuegos artificiales. Concretamente, la presencia del Nigromante (Sauron) y de Dol Guldur es anterior a los hechos contados en El Hobbit y es ahí (en los escritos de Tolkien) donde Gandalf recibe de Thrail II las llaves de Erebor que posteriormente le dará a Thorin en la primera película.

lego_hobit_analisis_gamerzona_16

Por suerte, en el juego se han quitado de enmedio estas idas y venidas y se han centrado en lo que protagonizan los enanos, los doce, donde cada uno cuenta con sus distintas habilidades. Ya sabéis cómo es la mecánica de un LEGO, donde dos, tres o más personajes deben combinar sus poderes para ir abriéndose paso por el escenario. ¿Más de lo mismo? Sí, pero basado en El Hobbit, y eso es decir mucho.

Otro LEGO más, ¿no van demasiados?

Está claro que cuando TT Games se puso manos a la obra con aquel primer LEGO Star Wars en 2005 no imaginaba que iba a crear, en sí mismo, un género dentro del mundo de los videojuegos capaz de camuflarse dentro de las franquicias más famosas de la historia: que si Batman, que si Indiana Jones, que si Harry Potter, que si Piratas del Caribe y un largo etcétera que se han ido sucediendo desde entonces.

Todos y cada uno de los juegos calcan, salvo pequeñísimas variaciones, el mismo desarrollo y siempre consiguen resultados espectaculares tanto en críticas como en ventas. ¿Cómo es posible? Pues va a ser, en primer lugar, el público más jovencito al que se dirigen y, en segundo lugar, que… ¡son muy divertidos!

lego_hobit_analisis_gamerzona_17

Da igual que te consideres un ‘gamer casual’ o ‘pro’ que estos juegos suelen ser endiabladamente entretenidos por la enorme simpleza de su planteamiento cooperativo que ya hiciera famoso aquel The Lost Vikings de Blizzard, donde para avanzar había que ir combinando habilidades y poderes. Pero no es sólo eso. LEGO El Hobbit apela al más viejo de los deportes en los videojuegos que es la pntuación tomada a partir de la cantidad de fichas de LEGO que recogemos por el escenario.

Todos esos elementos, junto con la perfecta recreación de la licencia que explotan, hacen de ellos auténticos superventas que convencen a todos los púbicos sin excepción. Gráficamente siempre están muy trabajados, con detalles que gustan y que dejan ver el enorme talento de los que diseñan los juguetes que, en ocasiones, vemos después en las tiendas. Pero hay más: respetan los diálogos, las voces en castellano de los actores de doblaje de las películas, los épicos temas musicales de Howard Shore y el espíritu de la acción.

lego_hobit_analisis_gamerzona_12

Todo ese compendio de virtudes hace que este LEGO El Hobbit siga siendo tan recomendable como cualquier ‘LEGO…’ de los que han salido en los últimos nueve años, sólo que en esta ocasión el ‘damnificado’ es un universo tan variado, épico y espectacular como es el de las (tres) dos películas de El Hobbit.

Ni os lo penséis. Si os gustan los juegos de LEGO, pero más todavía el universo de Tolkien, este LEGO El Hobbit seguramente os parecerá uno de los mejores que hayan visto la luz jamás. Por encima de los lanzamientos de Electronic Arts ‘aparentemente más serios y reales’ basados en El Señor de los Anillos.

¿Que no? Probadlos, veréis.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

1 comentario
  1. Anónimo 20 Abr, 15 13:40

    gracias

    0