De vez en cuando uno va por el campo andando y según le pega una patada a una piedra, ¡zas!, aparece una sorpresa debajo que nadie esperaba. Pues más o menos así reluce este Life is Strange que tiene un poco de muchas cosas, pero está realizado con un gusto tremendo que denota un afán por hacer cosas distintas y, sobre todo, entretenidas.

Detrás de este Life is Strange están los chicos de Dontnod Entertainment que son recordados por otro juego de Square Enix llamado Remember Me. Un título de hace un par de años que no se convirtió en un exitazo pero que fue valorado por las ideas originales que planteaba y que ahora, de nuevo, vuelven a intentarlo con un resultado parecido.

Life is Strange análisis GZ.

Es importante decir que Life is Strange se apunta a la moda de la distribución ‘episódica’ que Square Enix también va a poner en marcha pronto con su Resident Evil Revelations 2, y constará de cinco partes. La primera, llamada Chrysalis, nos costará casi 5 euros en las tiendas digitales de PlayStation, Xbox y PC y luego las cuatro siguientes, que se pueden ir encargando dentro de un pase de temporada, nos saldrá por algo menos 17 euros más.

De vuelta a la universidad

La historia de Life is Strange está protagonizada por Max, una chica que está cursando estudios de fotografía y que parece tener un don. Un poder sobrenatural que le permite modificar el tiempo, rebobinarlo y cambiar lo que hizo mal en un primer momento. Esto podría ser de por sí un buen comienzo para la historia, pero es que también se mezclan otros componentes mucho más tenebrosos que, lógicamente, a día de hoy solo con un primer capítulo no se sabe qué importancia tendrán dentro del argumento.

Life is Strange análisis GZ.

Además de todo eso, Max tiene una amiga cabreada, habrá un reencuentro y muchas conversaciones que servirán para ir cambiando el devenir de los acontecimientos. Por que si algo hace este Life is Strange es recordarnos a cada instante algo que es fundamental saber, no solo en este juego sino en la vida misma: que toda acción acarrea unas consecuencias y, por tanto, una responsabilidad. Y ese deber no podemos eludirlo.

Es más, a tanto lleva esta máxima Life is Strange que ciertas acciones que realicemos, o decisiones y respuestas que demos, afectarán al devenir de la historia. ¿Cómo lo sabremos? Pues esencialmente por que es el propio juego el que nos lo dirá con una frase que más o menos viene a decir así: “esta acción/decisión afecta al futuro de la historia”. Y cuidado, que aquí entra cosas tan aparentemente irrelevantes como regar la planta que tenemos en la habitación del campus.

Life is Strange análisis GZ.

Míralo todo y háblalo todo

El comienzo del juego es lo suficientemente misterioso como para sembrar en nosotros esas ganas de saber qué pasa, por que se mezclan muchos componentes de misterio con otros que son puramente mundanos, del día a día de una relación entre alumnos y profesores, que se odian y envidian. Es ese contraste y la forma en la que está construida la narración, que Life is Strange te ‘engatusa’, te seduce con ese aire hipster y unos temas musicales realmente bien escogidos.

Life is Strange análisis GZ.

Hay un momento muy conseguido y muy bien realizado que es cuando aparece el nombre del juego y suena una canción que nos va llevando por los pasillos del colegio, con chicos y chicas hablando, profesores que van y vienen y esas taquillas a ambos lados que siempre vemos en las ‘pelis’ de estudiantes. Da una sensación de frescura, de alegría, de ‘diferente’ que le viene muy bien a todo lo que luego nos va a enseñar. Que básicamente es cómo se juega.

Life is Strange es un juego que nos permite movernos por un escenario libremente e ir cotilleando todo aquello con lo que podemos interactuar. En todo momento el juego coquetea con el un estilo gráfico de boceto a lápiz que se traduce en objetos que se resaltan con grandes círculos como los que pintaríamos en un cuaderno, con borrones, con flechitas indicando direcciones o con los mismos botones del pad que nos indican qué podemos hacer con cada objeto. Que básicamente es ver, hablar (si es una persona) o coger, buscar, sacar fotografías, etc.

Life is Strange análisis GZ.

A partir de cada una de esas opciones podremos ir añadiendo objetos al inventario, o conocer datos importantes que nos servirán luego para llevar las conversaciones por el camino correcto. Recordad que podéis hacer retroceder el tiempo y eso siempre es una ventaja cuando estamos todo el rato haciendo cosas que afectan a la historia.

En este punto, hay que decir que si eres de los que van despacio por estas aventuras y quieren enterarse de todo, tendrás contenido para tirarte un buen rato analizando cada rincón del escenario del juego, aunque los amantes de la acción, las cosas rápidas y directas podrían verse algo desesperados.

Life is Strange análisis GZ.

Esta es la clave de Life is Strange: hay que mirarlo todo, hablarlo ‘todo con todo’ el mundo, conocer la mayor cantidad de datos posible sobre el resto de personajes y tenerlos en cuenta por si los tenemos que sacarlos a pasear cuando más necesitados estemos de hacer avanzar en la historia. ¿Y eso? Mirad…

Life is Strange análisis GZ.

Back in Time

Life is Strange tiene una estructura que parece narrarnos la vida de Max como si no existiera un argumento. Simplemente se suceden los acontecimientos y nosotros los vamos protagonizando, hablando, cogiendo objetos o incluso respondiendo a preguntas sobre cualquier tema, como ese que al principio del juego nos pone en un aprieto por culpa del profesor de fotografía.

Ahí será cuando entendamos lo mucho que nos puede servir el poder de rebobinar el tiempo ya que hará que veamos cómo reaccionan de distintas maneras los demás cuando fallamos o cuando sabemos cuál es la respuesta acertada. Esa variación en la imagen que vamos creando de nuestra protagonista también será importante, por que formará parte de lo que Dontnod ha pensado que interesa de Life is Strange, que es la evolución de un personaje que apenas le importa a nadie pero que acaba por convertirse en algo distinto a medida que transcurre el tiempo.

Life is Strange análisis GZ.

Eso sí, aunque lo de rebobinar el tiempo es un recurso que narrativamente ofrece muchísimas posibilidades al juego, al final va decreciendo en importancia y se convierte en un ensayo-error encubierto que nos va llevando de la mano para que acabemos por hacer lo que el juego necesita para avanzar.

Es decir, que si para pasar por un sitio tenemos que conseguir una respuesta correcta ante la pregunta de un personaje, obligatoriamente tendremos que fallar alguna vez para conocer la correcta, viajar atrás en el tiempo y repetir la conversación para, esta vez sí, decir lo que esperan de nosotros. O curiosear más de lo necesario, encontrar un objeto que nos desvela un secreto y volver al pasado para sacarle al personaje eso oscuro que nosotros ya sabemos.

Life is Strange análisis GZ.

Técnicamente, ¿no es para tirar cohetes?

Pues no. Si nos ceñimos a una simple comparación con lo que ofrecen otros juegos, seguramente este saldría malparado, pero hay que reconocer que Dontnod no ha querido que su Life is Strange pase a la historia como el juego más vanguardista en lo que a ‘engine’ y gráficos se refiere. Y queda patente desde la primera pantalla.

Lo que realmente destaca es la soberbia puesta en escena, esa alternancia de partes de juego con secuencias que nos van narrando la historia en un mundo que ha sido pintado a mano por sus creadores. Y cuando decimos ‘a mano’, nos referimos a los colores, a la paleta utilizada, a esa sensación de acuarela que lo impregna todo y que le confiere una personalidad arrolladora.

Life is Strange análisis GZ.

Life is Strange tiene entidad propia, tiene luz, tiene sombras y sabe camuflar perfectamente bajo el barniz de su puesta en escena todos los defectos o, mejor dicho, todo eso que no han querido ponerle por que no lo necesita. Este juego vive de su historia, de sus personajes, de sus diálogos y de lo que ocurre, y luego en un segundo plano está el adorno, los gráficos, lo que nos entra por los ojos en otros desarrollos y que aquí no vamos a echar de menos.

Life is Strange análisis GZ.

Eso sí, tiene una barrera importante para un juego de aventuras como es este que es el idioma: todo está en inglés. Desde las voces hasta los textos. Todo, y no hay opción de ponerlo en castellano por lo que o conocéis perfectamente el idioma, o no sabréis qué está pasando en pantalla.

Life is Strange análisis GZ.

Una pena por que todo lo demás es de notable y, seguramente, Life is Strange hubiera podido convertirse en una de las gratas revelaciones de todo el año. Este primer episodio promete. Veremos a ver los siguientes cómo hacen que la historia evolucione…

Interesantísimo.

Si queréis leer el análisis completo de Life is Strange Episodio 2 para PS4, Xbox One y PC, podéis acceder desde aquí.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

3 comentarios
  1. Anónimo 30 Jul, 15 3:14

    QUE BUENO DEBE ESTAR EL JUEGO NO LO QUIERO JUGAR PERO NO PUEDO Y UN BESO PAR GERMAN

    0