Mario Party Island Tour estrena la temporada de Nintendo 3DS con una propuesta repleta de pequeñas propuestas. Un parque temático para los amantes de los minijuegos, con multijugador local y un diseño a la altura de la franquicia. ¿Se situará entre las mejores opciones de ésta consola?

Una misteriosa carta, inserta en una burbuja, llega al Reino Champiñón. Se trata de una invitación para participar en la gran fiesta de los minijuegos, una oferta que los personajes de Mario no podrán rechazar. Esta excusa narrativa nos introduce en un verdadero parque temático de minijuegos, con más de 80 atracciones, siete tableros y un amplio abanico de opciones para jugar, bien por libre o en multijugador local. Hasta cuatro jugadores con sus respectivas consolas pero con un sólo juego.

Hasta aquí, la carta de presentación es impecable. Una oferta vasta en contenidos y con una ambientación muy cuidad. La pega es que el juego llega sin multijugador online, una decisión que a muchos les chocará, sobre todo tratándose de una portátil. Pero no se debe a ninguna limitación técnica. Se trata de una decisión premeditada: La Gran N quiere que todos nos veamos las caras al jugar, que sea una verdadera fiesta. Si tiene sentido esta filosofía en una portátil dependerá del tipo de jugador que se acerque al juego. A priori, estas propuestas funcionan muy bien con otros jugadores al lado, ¿pero qué pasa si no tienes con quién compartir la experiencia? La Gran N ha introducido modalidades que consiguen que el juego, en mayor o menor medida, se disfrute igual sólo que acompañado pero es inevitable preguntarse si no habría sido mejor incluir un multijugador online. Y es que el formato lo pide a gritos y muchos de los minijuegos ganan enteros sabiendo que un humano compite contra ti.

Con todo, estamos ante una propuesta generosa en contenidos y desafiante en su planteamiento. Con coleccionables, juegos de RA, función de StreetPass, niveles desbloqueables y numerosos tableros para los amantes de los dados. Además, los jugadores que deseen un desafío más directo siempre podrán superar la torre de desafíos o lanzarse directamente a por los minijuegos, en modo libre. Pero será mejor que vayamos por partes.

La fiesta de Mario

Quizá, el modo Fiesta se lleve la palma. Allí accederemos a siete tableros diferentes que variarán en su planteamiento y temática. En unos se combinarán eventos dinámicos del escenario con la tirada de dados, como por ejemplo en la Montaña del Bill Banzai, donde la gran bala se activará para hacernos retroceder a las primeras casillas. También tenemos tableros en los cuales nuestras tiradas se complementarán con el manejo de cartas, De un modo estratégico, usaremos los naipes para avanzar con precisión o hacer retroceder a nuestros adversarios. Otros tableros contendrán ítems que aprovecharemos con inteligencia y en general todas las modalidades suponen una excelente opción para quienes deseen embaucarse en grandes partidas.

Mario Party Island Tour 1 2El problema del modo Fiesta es que no todos los jugadores verán justificada la espera de los turnos en un tablero, sobre todo compitiendo contra la IA. Obviamente, la emoción disminuirá si no competimos contra humanos ya que tendremos que aguardar a que concluya cada ronda y hemos de decir que los minjuegos tampoco se presentan con gran celeridad. A no ser que os entusiasmen los juegos de tableros, optaréis por modalidades más directas o acordes con una experiencia portátil e individual.

Torre de desafíos

Si deseas completar desafíos al tiempo que disfrutas de una historia, te recomendamos la Torre de Bowser, tal vez lo más parecido que tenga el juego a una campaña. Allí ascenderás a la cima mientras superas infinidad de minijuegos y jefes finales. Quizá la alternativa idónea si decidís jugar solos pues los tableros, a nuestro juicio, ganan en compañía. Como decíamos, no es igual esperar la tirada de un amigo que la de la máquina.

Mario Party Island Tour 1Eso sí, si te reúnes con 3 amigos que tengan su consola, te vas a echar unas buenas risas, y lo mejor de todo es que sólo necesitarás un juego. Por otro lado, estamos ante una oferta amplia y muy bien diseñada pues además de las dos modalidades comentadas, podremos jugar directamente a los minijuegos, bien reunidos bajo el formato contrarreloj o bien con el clásico ‘ascenso en globo’, que no es sino un torneo que ajustaremos en función del tiempo y los jugadores que participen. Se trata del modo más directo, ideal para aquellos que no quieran entretenerse con animaciones ni turnos.

Mario Party Island Tour 3En líneas generales, la propuesta cumple su cometido, pues ofrece tanta variedad como cantidad, y todo ello bajo una puesta en escena elaborada y cuidada. Cierto, algunos minijuegos no brillan tanto como otros, pero recordad que son más de 80. Por último, los fanáticos de la competición podrán devorar sus marcas y adquirir coleccionables con los puntos de Mario obtenidos durante las partidas. Ya sabéis, el tipo de detalles que consiguen que tengamos el juego siempre a mano.

A nivel técnico destacan sus presentaciones, así como la factura artística global, inspirada en el imaginario de Mario. No estamos ante el juego más potente de la consola y el efecto 3D es casi anecdótico, pero tampoco son las cualidades que le pedimos a un juego de estas características. Por ello, valoramos la calidad en su conjunto y os aseguramos que la firma de Nintendo se aprecia desde los primeros compases.

Si te apasionan los minijuegos no te decepcionará y si tienes amigos o familiares que posean la consola, estás ante una propuesta perfecta para echarte unos piques. Cierto, este tipo de juegos han perdido la frescura de antaño y puede que siendo una portátil se eche de menos el modo online, pero sigue siendo una gran propuesta.

Imágenes del juego

Tráiler de lanzamiento

A continuación, os mostramos el tráiler de lanzamiento del título. Disfrutadlo:

¿Qué os ha parecido?

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios