Por fin sale a la calle Motorstorm, Apocalypse. Un título portador del mejor espíritu arcade, y la conducción más salvaje y espectacular. Una saga que tuvo el honor de pertenecer a los primeros juegos en inaugurar el catálogo de PS3 y que hoy ve la luz con innovadoras y brillantes cualidades técnicas como, entre otras cosas, estar íntegramente pensado y diseñado para la tecnología 3D.

Y es que, los privilegiados que cuenten con este avance, podrán disfrutar de un juego cuya puesta en escena nos lanza de lleno a una auténtica oda a la destrucción y la velocidad. Un título salvaje y sin freno, que apuesta por mantener elementos clásicos  y esenciales de los juegos arcade y off-road pero arropados por un alarde creativo y visual pocas veces visto hasta ahora. Una demostración de fuerza y de las posibilidades de las tecnologías ‘next gen’.

Si los primeros juegos de la saga entrelazaban de forma muy correcta la conducción con la naturaleza, esta vez, en una vuelta de tuerca, conoceremos a la madre natura enfadada y en estado puro. Conduce e intenta deshacerte de tus rivales al tiempo que esquivas los múltiples accidentes y contemplas la más absoluta destrucción en forma de desastres naturales. ¿El resultado? Espectacular. Dicho lo cual, sólo por el sobresaliente apartado gráfico, el juego merecería estar entre los títulos del año, pero si además, le añadimos el especial cuidado que ha depositado Evolution por permitir una conducción repleta de acción y desafíos, el juego es, sencillamente, sobresaliente.

Como apuntábamos anteriormente, una de las cosas que sorprende gratamente es el cambio de ambientación. El esfuerzo de Evolution por ir más allá de los manidos bosques y montañas que empezaban a transmitir monotonía en el género, se ve reflejado a lo largo de la saga y el resultado hoy, con Motorstorm, Apocalypse, es realmente brillante. En una vuelta de tuerca, y completamente pasado de rosca, el giro actual hacia lo hiperbólico y la exageración más absoluta, convierten a este descerebrado juego en una auténtica joya, trasladando a los pilotos un territorio urbano repleto de accidentes, explosiones, fuego, postes que caen, carreteras abiertas y muchas rampas.

El modo historia, llamado Modo Festival, consistirá en ir progresivamente avanzando desde abajo hasta hacernos con todos y cada uno de los desafíos. De este modo, iniciaremos nuestra aventura conduciendo diferentes máquinas entre motos, coches o monster trucos, y, a modo de práctica, iremos progresivamente haciéndonos con el control de todos ellos. Así pues, si iniciamos el modo fácil, encarnaremos a Mash, un piloto novato dispuesto a hacerse valer dentro de la competición más salvaje que jamás haya existido. A la hora de afrontar la dificultad media, lo haremos con Tyler, uno de los mejores pilotos del torneo; mientras que si pasamos al nivel difícil, conduciremos con Big Dog, como su nombre indica, un perro viejo y todo un veterano.

Así pues, contáis con cerca de 40 carreras; 3 niveles de dificultad; y hasta 13 vehículos disponibles. Además, entre cada pista, iréis disfrutando de las diferentes secuencias en forma de cómics, cuyo fin, y lo consigue, es animar y amenizar la experiencia, entorpeciendo poco o nada el ritmo frenético del juego. Su jugabilidad, muy bien medida, presenta una curva de dificultad bastante bien graduada: De este modo, a medida que vayamos avanzando aprendemos todo tipo de maniobras y artimañas, al tiempo que iremos discriminando las habilidades de cada tipo de vehículo, desde los destructores super truck, hasta las motos.

Elegir entre velocidad, ligereza y habilidad o potencia y capacidad de colisión y daño sobre otros vehículos dependerá del objetivo y de nuestras intenciones en un juego en el que, en ocasiones, quedar el primero no es lo más importante. De hecho, se puntuará y premiará el tiempo en carrera y posición pero también los daños inflingidos sobre otros vehículos. No obstante, el equilibrio queda compensado al adaptar el tipo de coche a distintas opciones de camino en un mismo circuito, en función del vehículo seleccionado. Como ves, el juego es altamente rejugable, teniendo la opción de intentar recoger todas las tarjetas distribuidas por los circuitos, además de intentar quedar el primero en cada carrera con el fin de desbloquear nuevos retos.

Motorstorm ApocalypseDe hecho, en este sentido, Motorstorm no inventa la pólvora, pero la maneja muy bien. No deja de ser un título Off-Road, con rampas, nitros y colisiones, pero tremendamente divertido y bajo un proyecto descomunal. No deja de ser efectiva su exagerada propuesta. Entre los desastres, observaremos grupos de saqueadores cuyas acciones alocadas repercutirán en la carrera o militares interviniendo que se convertirán en un divertido obstáculo más. Respecto al paisaje, si bien ya conocíamos títulos que incorporaban la destrucción como parte integral de la carrera, no hasta este punto. La transformación del mismo es sensacional y si bien no podemos detener el vehículo, tendremos la opción de visualizar la catástrofe en low motion. Por otro lado, se incluyen nuevos vehículos como las choppers, muscle cars, superbikes y vehículos old schooll, que imprimen al juego un toque de gracia y nostalgia muy acertado.

En cuanto a las modalidades que encierra el modo Diversión Violenta, encontraremos la opción de configurar carreras, con un mini-editor en el que podremos, al igual que en el anterior título, crear partidas para ser jugadas por un total de hasta 4 jugadores en modo pantalla partida, algo que agradecemos y que muchos juegos abandonan en aras de la modalidad online. En este sentido, el modo online nos permitirá compartir nuestras victorias vía facebook y twitter, siendo el componente social un elemento muy destacable. Así, tendremos la opción de crear o participar en partidas para un máximo de 16 jugadores, en las que podrás jugar con otro amigo desde la misma consola. En dichas partidas, irás obteniendo mejoras en velocidad, control y combate. A medida que vayamos avanzando contaremos con diferentes premios: Por ejemplo, si queremos cambiar las piezas de nuestro vehículo, estas irán ligadas a un modo determinado de conseguirlas. ¿Quieres ruedas nuevas? Golpea a 30 enemigos. Del mismo modo, contaremos con desafío, medallas y un sinfín de retos que te proporcionarán muchas horas de diversión.

Gráficamente, el juego es espectacular y lleva muy lejos las posibilidades de rendimiento de la plataforma. Avances que se ven reflejados en la sensación de velocidad, conjugando perfectamente ambos aspectos, esenciales en este tipo de juegos. Creemos que el título, definitivamente, se ha regenerado. Los esfuerzos depositados ven sus frutos en un juego técnicamente impecable. Si a esto le sumamos la excelente jugabilidad con que contaban sus anteriores entregas y aquí se muestra colosal, el resultado es un juego de conducción arcade sensacional e imprescindible que no te decepcionará.

Imágenes del juego

Sony pone a prueba nuestra habilidad al volante en zonas con un ambiente desolador. No te pierdas el espectacular y salvaje trailer de MotorStorm: Apocalypse, un arcade de conducción exclusivo de Playstation 3.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios