Criterion games toma las riendas de la saga y la devuelve al mundo de los arcade en este alucinante clásico de las carreras de acción. Nuevo lanzamiento de este mítico juego de persecuciones que se estrena con los desarrollladores que hicieran grande la saga Burnout.

El esquema de juego es un viejo conocido por todos, sobre todo por los más veteranos. Criterion Games retorna a Need for Speed al más puro estilo acción y arcade. Un juego cuyas premisas están muy claras: Corre y pasa por encima de tu rival. Y es que esto no es un juego de simulación ni pretende serlo; Tampoco lo queremos. Pudiendo elegir entre policía o corredor ilegal, a medida que vayas superando las pruebas del modo historia, irás recibiendo recompensas en forma de medallas para posteriormente desbloquear nuevos coches y zonas de conducción. En estas, podrás elegir entre correr directamente o probar el circuito, todos abiertos y, si bien están correctamente recreados, no aspiran al realismo extremo.

Sucede lo mismo con los automóviles, auténticas joyas de lujo con los que cuentan tanto corredores como policía. Se trata de coches diseñados para su disfrute y que distan de un realismo extremo que, como apuntábamos, no es el objetivo del juego. La conducción es sencilla y está diseñada para la acción. En este sentido, Need for Speed: Hot Pursuit se luce. Sin inventar nada nuevo, ubica la dinámica del juego en las sensacionales persecuciones, sus contrarreloj y las carreras. Acción, acción y más acción. Se trata de eso: Nitro, clavos en el asfalto y huir cuando sea necesario. Nada nuevo. Nada malo.

De hecho, esto es lo que hace grande a este juego. Gran cantidad de eventos, superior a la centena, que te garantizan una gran diversión. Como viene siendo habitual, la pantalla partida queda relegada al olvido y los creadores nos ofrecen a cambio un modo online muy conseguido. Sin grandes alardes, Need for Speed Hot Pursuit presenta un modo muy jugable que promete grandes partidas de 8 jugadores y que sabe aprovechar la vertiente social de las nuevas tecnologías: con muro, canal de fotos y fluida interacción.

Gráficamente el juego es notable. Permite que la experiencia sea satisfactoria pese a la gran cantidad de objetos en pantalla, todos ellos muy logrados. Con unos efectos sonoros correctos pero que no deslumbran, y un una puesta en escena fluida, el Nuevo Need for Speed puede resumirse en un juego satisfactorio y que, quizás, pudo haber dado mucho más de sí.

La propuesta de un Need for Speed no es mala: cien por cien acción, directo al juego y con un sólo objetivo: divertir. No hay que confundirlo con Gran Turismo. Esto es acción a raudales, sin complicaciones, pero con mucha adrenalina. Una apuesta sobre seguro que consigue convencer.

Imágenes del juego

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios