NeverDead se estrena en la escena con una apuesta fresca, original y divertida. Desde Konami, y a cargo de una de las cabezas pensantes de series como Metal Gear Solid, nos llega esta irreverente pieza de acción en tercera persona donde los desmembramientos, lejos de ser un problema, constituyen la principal atracción.

Siempre es interesante contar con propuestas tan atrevidas. Con un estilo a medio camino entre el shooter y el hack’n slash, Konami nos ofrece este divertido título de acción en tercera persona. Un juego que si pudieramos despedazar como a su protagonista, observaríamos partes de Devil May Cry, Shadow of the Damned o, incluso, Bayonetta. Ya sabes, un lanzamiento de corte independiente, historia desenfadada y con constantes guiños a la serie B.

La combinación, en esencia, cumple su cometido y conseguirá dibujar sonrisas en los amantes de la acción e historias que se desmarcan de la línea habitual. Bryce, nuestro protagonista, es un hombre condenado por un demonio a la inmortalidad hace más de 500 años. Su sed de venganza y su condición de no-muerto le llevarán a dar caza a este tipo de criaturas de una forma, cuando menos, peculiar. A su lado estará siempre Arcadia, compañera de este peculiar viaje que servirá de contrapunto a nuestro antihéroe.
Si bien la historia no es su fuerte, el juego goza de cierta distinción, y tanto a nivel narrativo como jugable, derrochará buenas dosis de estilo y diversión. Nuestro protagonista posee una facultad única sobre la que se basará buena parte del encanto del juego. A lo largo de los combates, podrá ser desmembrado, lo que posibilitará situaciones tan hilarantes como efectivas a nivel de jugabilidad. Podremos perder diferentes partes del cuerpo o, incluso, lanzar un brazo para disparar desde otro punto.

En todo momento iremos armados con ambas manos, y contaremos con una espada para enfrentarnos en combates cuerpo a cuerpo. Sin duda, la jugabilidad sorprenderá a más de un gamer dada su apuesta por las ráfagas incesantes, la destrucción de elementos del escenario y una particular manera de combinar el uso del stick al hacer uso de nuestra espada. En conjunto, la cosa funciona, y el hecho de poder acabar desprovisto de nuestras partes del cuerpo hasta ser una simple cabeza peleona, le otorga muchos puntos.

Y es que, si bien inmortales, ser una cabeza desvalida no nos deja en buen lugar. En los momentos en que el enemigo nos reduzca a este nivel, tendremos que avanzar hacia nuestras piezas con el fin de recomponernos, u optar por esperar hasta poder reconstituirnos. Ojo, porque podemos acabar de merienda en el interior de un bicho y de esto, amigos, no habrá quien nos salve.

Otro de los detalles curiosos del juego es que, en ocasiones, tendremos que utilizar la cabeza para resolver algún que otro puzzle… en el sentido más literal del término. Así pues, nos desprenderemos del cuerpo para acceder a lugares a los que, de otro modo, no podríamos llegar. En este sentido, agradeceremos estos momentos de reflexión y pausa entre tanta carnicería.

El juego tiene su gracia, mucha. Además, nos complace observar títulos que no siguen la línea marcada y NeverDead, con algunos aspectos irregulares, que los hay, lo consigue. Efectivamente, habrá momentos en que la dinámica propuesta se repita y la historia no enganche tanto como debiera, pero se suplen con creces gracias al toque cómico que aporta la condición del personaje y el enérgico estilo que transmite el juego. Además, los 8 capítulos del título se complementan con un multijugador para 4 personas a lo largo de más de una decena de retos. Todo un detalle para un lanzamiento que, en principio, no tendría porque ofrecer más que su divertida campaña.


A nivel gráfico, elogiamos su diseño artístico y la fluidez de su puesta en escena, con elementos destructibles y un estilo que rebosa personalidad. El apartado sonoro, sin destacar, cumple su cometido y amenizará nuestra experiencia de juego sin alardes ni florituras. Respecto a su jugabilidad, puede que el control no termine de convencer a todo el mundo, pero destacamos sobre todas las cosas su propuesta, original y atractiva a partes por igual, así como los contenidos adicionales a la campaña. Además, el juego goza de cierta progresión y consigue encontrar su sitio dentro de una escena plagada de superproducciones pero con poca alama; y aquí, es donde NeverDead encuentra su sitio.

NeverDead llega en un momento perfecto para desconectar de shooters millonarios y, a menudo, idénticos entre sí. Un juego de acción en tercera persona que sabe encontrar su espacio entre las costosas producciones de la industria y los juegos indie, lugar donde el título de Konami se mueve como pez en el agua.

Imágenes del juego

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios