Vuelve Patapon. Con el mismo ritmo de siempre, los tambores arrancan en una nueva hazaña épica. El sonido de la guerra vuelve a envolvernos y sumergirnos en este excelente título. Jugabilidad en estado puro, el título se presenta maduro y se desprende del afán de innovación para consolidarse definitivamente como una saga con personalidad propia. La batalla ha comenzado.

La nueva secuela ya no tiene que convencer. Para vencer se basta con explotar las cualidades de su predecesora y explorar nuevas formas de juego. Pocos han sido los cambios mas no ha hecho falta mucho para conseguir un notable título.  La estética de Rolito, su creador, se ve plasmada en cada trazo y la dinámica de juego continúa siendo tan adictiva como siempre.

Con la novedad de la inclusión de un multijugador, Patapon 3 ofrece un título continuista pero efectivo. Y esto no es malo, lejos de ser así constituye un ejemplo de cómo perfeccionar un juego. No creo que ante una tercera entrega haya mucha gente con ganas de novedad, ya que sería un tanto absurdo. Eso sí, la frescura impregna el título desde el primer minuto de juego. En esta ocasión, encarnaremos a un patapon. Los héroes cobrarán una gran importancia en el liderazgo de los supervivientes: Aquellos que no han sido convertidos en estatuas.

Para quien no esté familiarizado con la saga, durante el combate tendremos que escoger una melodía para atacar; defender; avanzar; todo ello en función del enemigo a batir y, como no, del ejército que llevemos con nosotros. Sigue los compases de la batalla e intenta trenzar melodías con el fin de alcanzar el climax absoluto, o sea, el efecto ‘Fever’. Sin variaciones a la vista, el título muestra una gran fluidez y efectividad. Desenvuélvete con maestría y mejora progresivamente a lo largo de 100 misiones. Una cifra para nada desdeñable que unida a los cerca de 21 patapones y los 31 final bosses, suman un aliciente más que suficiente para lanzarse a la batalla.

En esta ocasión, encontraremos en el  multijugador el gran motor y pilar de este juego. La apuesta por la cooperación y la posibilidad de luchar con tus compañeros en el modo historia convierten esta modalidad en el corazón del guerrero. Pero si lo que quieres es demostrar a tus semejantes lo que eres capaz de hacer, podrás realizarlo en el modo competitivo. Esto es la guerra y no existe tregua.

Sumad una y otra modalidad y contaréis con un juego largo y acorde con su precio. Por otro lado, la curva de la dificultad es exigente y ajustada al jugador novel y a quienes busquen batallas memorables. Patapon es un nuevo grito de guerra, esta vez maduro y con la sabiduría de la experiencia. Un salto frente al joven espíritu innovador de la primera entrega que convierten al título en un juego sólido y muy recomendable.

Gráficamente es exquisito. Sin grandes alardes sabe cómo convencer. Encantador y cautivador a la par, es capaz de mantenernos en tensión gracias a la excelente capacidad de combinar lo sonoro con un fluido río de imágenes épicas. Notarás el poder de la guerra en cada compás y mantendrás tu cara pegada a la pantalla. No deja respiro alguno y eso nos gusta. ¿Qué no es novedoso? Ni falta que le hace. Patapon 3 va sobrado y ofrece lo que mejor sabe hacer. Si dejas las exigencias a un lado, podrás disfrutar de un título entretenido y con gancho, algo de lo que pocos juegos son capaces.

Imágenes del juego

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios