No sabemos exactamente cómo quedará la apuesta de Microsoft en el género de los ‘game builder’ tras los últimos acontecimientos que han llegado, precisamente, meses después de que se desvelara este Project SPARK, que lleva dando vueltas en su fase beta desde la primavera. ¿Podemos augurarle mucho futuro a este desarrollo de Team Dakota?

Si atendemos a las simples razones económicas, desde luego la cosa no pinta bien, por que Microsoft ya ha apostado 2.500 millones de dólares para quedarse con la franquicia líder en esto de los ‘juegos para crear juegos’. Minecraft es ahora propiedad de los de Redmond y cuesta mucho pensar que vayan a invertir muchos esfuerzos en Project SPARK cuando el título de los pixels y los cubitos es ya una apuesta segura.

project_SPARK_analisis_gz_04

Pero bueno, será el día a día el que diga si a Mocrosoft le compensa mantener dos franquicias o si es mejor centrarse en explotar la que ahora mismo mayores visos de negocio tiene. Por muy bien que nos pueda parecer Project SPARK y sus mundos tridimensionales que podremos editar a nuestro antojo.

¿Creador o jugador?

El primer dilema que nos plantea es cuál es el rol que queremos desempeñar. Si preferimos crear un juego desde cero o ponernos a disfrutar de los que Microsoft ha desarrollado como muestra del potencial que tiene esta herramienta. Por que más que un juego, estamos ante un ‘engine’ que nos permite cambiar cualquier elemento para darle el sentido que más nos apetezca.

Como jugadores, ya os avanzamos que el catálogo es inmenso, lo que no significa que todo tenga calidad. Si optamos por la ‘aventura’ que Team Dakota ha programado, asistiremos a un juego muy elemental, muy básico y sin apenas dificultad alguna. Elegiremos a un héroe y, misión y misión, nos irán llevando por una historia sin apenas complicaciones y que consiste en eliminar a todos los enemigos que nos salen al paso.

project_SPARK_analisis_gz_05

Capítulo a capítulo iremos comprobando todas esas cosas que podemos hacer y que básicamente son tres: combates, manipular el terreno para abrirnos paso aunque los obstáculos sean inmensos y puzzles, muy básicos. Ojo, que ese es el camino que Team Dakota ha seguido, pero después puede hacerse casi cualquier cosa: juegos de fichitas, carreras, deportivos o lo que nuestra imaginación nos dé.

Si acabamos pronto esa aventura que viene de serie podremos bucear en todos los contenidos que ha generado ya la comunidad. Decir que la cantidad no se corresponde con la calidad, aunque hay algunos que son muy curiosos y que dan una idea del enorme talento que hay suelto por el mundo y todavía por descubrir. Obviamente, nosotros podremos hacer lo que queramos. La complejidad de nuestro juego dependerá de las muchas o pocas horas que le dediquemos y, más importante aún, de conocernos al dedillo la herramienta.

Vamos a crear… ¿pero el qué?

Es esencial empaparnos con el tutorial de creación paso a paso que trae. Ver cada opción, para qué sirve este menú o aquel parámetro que podemos modificar. Eso nos permitirá tener una idea clara de qué podemos construir y qué no. Así, a partir de ahí, toca inciar el proyecto de nuestro juego.

project_SPARK_analisis_gz_50

Una vez dentro del editor lo más aconsejable es ir viendo cuáles son los primeros pasos, si queremos editar un escenario ya creado o si preferimos hacerlo desde cero. Esto segundo os llevará más tiempo y sobre todo mayor soltura manejando las opciones principales. Por ejemplo, empezar con un escenario vacío donde hay que colocarlo todo puede provocar vértigo en quien se atreva a hacerlo, por lo que para hacer pruebas es casi mejor recurrir a algo que ya esté creado.

La dificultad nos la imponemos nosotros, pero ya os avanzamos que cuando se conoce al dedillo la herramienta es increíblemente satisfactorio ver cómo existe la posibilidad de crear un juego de verdad, con sus escenarios detallados, con sus muchos objetos, enemigos, héroes y, más importante que todo eso, las reglas que hará que sea divertido.

project_SPARK_analisis_gz_51

Además, no solo importa contemplar lo que somos capaces de hacer, sino descubrir las ideas y soluciones que toman algunos jugadores para conseguir resultados espectaculares. De verdad que sorprende lo mucho y bien que algunos saben resolver ciertos problemas y esos recursos son siempre una manera de aprender a hacer mejor las cosas.

Pero ya os decimos que no hay límites a lo que podremos construir: aventuras en tercera persona, FPS, pinballs, juegos de puzzles al más puro estilo Tetris (salvando las distancias, claro), etc. Como diría el clásico, “los límites los pone tu imaginación” y por lo que hemos podido ver, es tan cierto como las frases de las que se ha servido Project SPARK para promocionarse.

Jugar, lo que se dice jugar…

Todo lo que tiene este título de Microsoft y Team Dakota de juego en sí es lo que ya os comentamos antes de la aventura que viene de serie, un juego muy básico pero que tiene su aquel, sobre todo por los combates contra los ¿goblins? que recuerdan (de aquella manera) a los de un ‘hack’n slash’. Encima, nuestro héroe puede subir de nivel, así que pues mira, solo por ver a dónde llegamos podría ser interesante terminarla.

project_SPARK_analisis_gz_29

Además, antes de empezar esas fases nos dejarán elegir entre cuatro personajes de los que dos de ellos están abiertos. Al menos en el llamado ‘Starter Pack’ que es el que nosotros jugamos y que tiene algo más de contenido que el normal que estará disponible en el bazar de Xbox.

El resto de ‘juegos’ serán los que haya creado la comunidad y aquí hay de todo. Desde homenajes a Zelda con una fase protagonizada por un tal Link en el mundo de Midrule, hasta pinballs puros y duros con gráficos al estilo Fable. Las diferencias de calidad entre unos y otros son bastante acusadas y a casi todos los trabajos les falta ese ‘puntito’ que los hace ser realmente divertidos. Siempre podremos coger el trabajo de otro usuario, bajarlo a nuestra Xbox One y editarlo para poner eso que creemos que le falta o quitarle cualquier otro aspecto que entorpece la partida.

project_SPARK_analisis_gz_45

Es por eso que jugar, lo que se dice jugar, poco… una vez que nos terminemos las misiones de Campeones que el propio Team Dakota ha desarrollado ya que lo importante está en lo otro. En crear contenidos.

El bazar es grande, muy grande

Estamos ante un juego gratis pero como todos estos ‘free2play’ al final, si nos picamos, hay que pasar por caja. Ya sea para conseguir herramientas, personajes jugables o la posibilidad de editar los contenidos editados por otros usuarios. A la menor oportunidad, aparecerá un menú donde podemos canjear créditos o fichas para adquirir contenido adicional.

Con el paso de las partidas y los logros que obtenemos siempre podemos acumular de estas dos divisas, pero ya os avanzamos que al final, por mucho que juguemos horas y horas, las cantidades que nos exigen son tan grandes que hay que pagar sí o sí. Esto lógicamente no es malo, pero os lo avisamos por que a medida que nos vaya enganchando, más querréis tener esos objetos, personajes o lo que sea que puede hacer nuestro juego un poco mejor.

project_SPARK_analisis_gz_52

En la parte de los objetos, lo que hay son casi siempre elementos que podremos usar para enriquecer los escenarios con tótems rústicos, agujas de roca, pilas de madera, ganchos de piedra, bancos, barricadas, lápidas, mesas, monumentos, tuberías, velas, barcas, espadas, enemigos, tiendas, edificios, trampas, rayos, armas y packs de escenarios desérticos, cuarteles de caballeros, campamentos enemigos, etc. La lista es interminable y si su éxito llega pronto, aumentará todavía más.

¿Cómo lo vemos?

Estamos ante un buen ejemplo de lo que supone un comienzo esperanzador para un título que aspira a ser referencia en Xbox One y PC en los próximos tiempos. Elementos para crear no le faltan, herramientas tampoco e incluso su apartado gráfico está muy cuidado y luce maravillosamente bien cuando lo usamos para nuestros juegos.

project_SPARK_analisis_gz_46

Sin duda, aquí Team Dakota se ha puesto la venda antes de tener la herida y para evitar a los ‘creativos’ que recargan mucho el escenario de sus juegos terminen por colapsar la consola, han optado por introducir un apartado gráfico discreto, con aire ‘toon’ para restarle carga de trabajo a Xbox One, tanto de modelado como de texturas. Esto le quita espectacularidad, pero lo hace más compatible ante  lo que la imaginación de la comunidad sea capaz de desarrollar.

Por la parte de herramienta, Project SPARK es sobresaliente, divertido, absorbente y muy recomendable si quieres dar rienda suelta a tu imaginación, o a tus ganas de hacer trabajos espectaculares que mostrar luego a alguien como currículum para dedicarte a esto. Eso sí, si lo vais a comprar como un juego, para divertiros y pasar grandes ratos, estos no llegarán vía saltos, puzzles o enemigos. No tienen nivel.

project_SPARK_analisis_gz_27

Gran producto que cumple con su función de ofrecernos una herramienta potente, ¿profesional? para crear nuestros propios juegos. Ahora, eso de jugar ya es otra cosa. Pero, ¿que os ‘tiraréis’ las horas muertas frente a la pantalla de Xbox One poniendo y quitando ríos, mesetas, montañas, casas, personajes…?, eso lo tenéis asegurado.

Esperemos que Minecraft y sus 2.500 millones no manden al traste este Project SPARK. Notable.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios