Resident Evil: Revelations es la mejor propuesta de la consola 3D. Su regreso a los orígenes ha propiciado un nuevo salto cualitativo en la serie. Con un estilo reflexivo, equilibrado y efectivo, el juego de Capcom ha conseguido resucitar el catálogo de Nintendo 3DS gracias a una historia impecable, un ajustado sentido de la acción y un clima narrativo soberbio.

Siempre resulta reconfortante retomar una saga legendaria y observar que los pilares de la misma se mantienen. El temor ante una pérdida de rumbo absoluta se disipa tan pronto empiezan los primeros compases. De principio a fin, el juego de Capcom rezuma el espíritu de la saga y nos invita a reconciliarnos con esta mítica franquicia.

Y es que uno de los grandes aciertos del juego ha sido la búsqueda de equilibrio. Satisfacer a vieja y nueva escuela no es una tarea fácil y, no obstante, el equipo de Capcom lo ha conseguido. Podemos afirmar que la historia es variada, trenzada a la perfección y dotada de un fuerte peso. ¿El resultado? Un juego cuya profundidad no está reñida con la cantidad de acciones a las que tendremos que hacer frente. Como sabéis, y no abriremos la veda a los spoilers, el juego sitúa la acción a medio camino entre Resident Evil 4 y 5, para muchos, el inicio del fin, para otros un soplo de aire fresco. Sea como fuere, Revelations se erige con identidad propia. La organización BSAA decide investigar un ataque perpetrado por Veltro. Jessica y Chris desaparecen, Jill y Parker van en su búsqueda. Comienza la aventura.


Desde aquí alternaremos diferentes personajes y mediante sobresalientes secuencias cinematográficas afrontaremos con gran expectación todos y cada uno de los episodios. No exageramos. El pulso narrativo es envidiable y, sinceramente, nos ha llamado poderosamente la atención. Por otro lado, el estilo vuelve a combinar la angustia, escenas de sobresalto y la investigación. Utiliza bien el mapa, conoce tus armas y no pierdas detalle… lo impredecible puede asaltarte en cualquier momento.

Para potenciar y mejorar la exploración contamos con la tecnología Génesis, herramienta que alternaremos con nuestro arma para recoger información del entorno, realizar análisis víricos y encontrar ítems. Si bien al principio nos asustó por aquello de sustituir la búsqueda pura y dura, pronto comprendimos que lo que hace es, precisamente, potenciarla, opinión que compartiréis cuando tengáis el juego en vuestras manos. Por otro lado, la jugabilidad es notable, pero alcanza la perfección al jugar con el doble stick (a nuestro juicio, muy recomendable). El esquema es muy básico: 3 armas principales optimizables, 2 armas secundarias, uso del génesis y un panel táctil muy bien aprovechado.


Así pues, podremos intercambiar armas, usar el cuchillo o lanzar explosivos. El control de la pantalla táctil es sencillo y está integrado con todo el sentido del mundo, algo de lo que deberían aprender mucho títulos. Además, tanto el apuntado como el manejo de las cámaras responden al sentido común y su configuración permite adaptar su uso al estilo de cada gamer. Un trabajo redondo y digno de mención.

Además de la historia principal, contamos con el Modo Asalto, que obtendremos una vez superada la campaña principal. Todo un aliciente para aquellos que quieran exprimir el juego al máximo y un ejemplo de buen hacer dentro del catálogo de Nintendo 3DS. La posibilidad de echar partidas cooperativas con otro amigo más, tanto a nivel local como online, terminan de completar un título y muy recomendable.

La puesta en escena está muy lograda y consigue aunar con gran acierto elementos de suspense, exploración, incertidumbre, terror y acción. Evidentemente, las capacidades de Nintendo 3DS tienen un límite bien definido, por ello sorprende aún más el resultado final. A nivel visual viviremos algunos momentos imborrables, por no hablar de la fluidez que posee el título. Es cierto que, en ocasiones, se ha apostado por la uniformidad de ambientes y enemigos pero, repetimos, el balance final es impactante. Por otro lado, la banda sonora jugará un papel fundamental en la aventura. Compases que parecieran moldear la aventura y sin los cuales muchas secuencias no funcionarían igual de bien. Además, el doblaje termina de sumar puntos al que es, sin lugar a dudas, el mejor juego de acción de la consola 3D.


Resident Evil: Revelations ralla la perfección en pilares básicos para el éxito de un juego, como puedan ser su jugabilidad, su trama y su calidad visual. Capcom articula un título sobresaliente, perfecto para los fans e imprescindible para aquellos que quieran rencontrarse con la saga. Un conjunto de elementos donde el todo supera a la suma de sus partes. No te lo puedes perder.

Imágenes del juego

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios